Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los mercados digieren con calma el resultado y solo castigan a Atenas

El BCE y el FMI insisten en que descartan quitas o un trato especial a Grecia

Las grandes bolsas europeas suben y los bonos periféricos mejoran

Vista del panel principal de la Bolsa de Madrid. EFE

Ni las bolsas temblaron ni los mercados de bonos europeos se desplomaron. Los mercados arrancaron la semana no solo con calma, sino con subida decidida en el caso de las bolsas, justo después de que el partido izquierdista Syriza, que quiere renegociar la deuda europea, ganara las elecciones con una amplia mayoría. Los inversores apostaron por comprar más que por vender títulos debido a que, por una parte, el desenlace ya se daba por descontado a la vista de los últimos sondeos y que, la semana pasada, el Banco Central Europeo (BCE) anunció un programa de compras de deuda pública y privada sin precedentes —60.000 millones mensuales hasta septiembre de 2016— que disparará la demanda y, por tanto, los precios.

En el lenguaje de los mercados quedó claro que una salida de Grecia del euro no está en el horizonte, ni tampoco un impago desordenado de la deuda, aunque en el medio plazo de las dificultades de las negociaciones entre Grecia, Bruselas y los acreedores puede alentar la volatilidad. Este lunes, de momento, sí sufrió el golpe la Bolsa de Atenas, que perdió el 3,20% durante la sesión, y los inversores exigieron más rentabilidad a los bonos griegos (es decir, que bajó su precio): el interés de los títulos a 10 años, la principal referencia, pasó del 8,4% del viernes al 9,06%, pero esta tasa se sitúa en el mismo nivel en el que se encontraba el pasado miércoles, justo antes del anuncio del BCE. La deuda griega lleva varios meses empeorando en los mercados.

Sin embargo, no hubo contagio: los inversores aliviaron los intereses que exigen a otros bonos periféricos —españoles, italianos y portugueses—, mientras que los subieron para países como Alemania o Francia. Así, la prima de riesgo, que es el diferencial de rentabilidad respecto a los bonos germanos, considerados el refugio, bajó: de 101 a 98 puntos básicos (o 0,98 puntos porcentuales) para España y de 116 a 110 para Italia, por ejemplo.

Las grandes bolsas amanecieron con cierta confusión, con subidas y bajadas, pero acabaron en verde: Madrid subió el 1,08%, Fráncfort el 1,40% y París el 0,74% y Milán el 1,15%.

El interés de los bonos griegos sube al nivel del miércoles, antes del plan del BCE

El euro, que durante la noche del domingo al lunes estuvo cayendo en los mercados ya abiertos de Japón o Australia, rebotó. El domingo, durante el recuento de votos en Grecia, la divisa europea llegó a tocar su nivel mínimo en 13 años, hasta los 1,1098 dólares. Este lunes acabó subiendo un 0,63% respecto al cierre del viernes, hasta cambiarse por 1,27 dólares.

Pese a lo positivo de la jornada, la mayor parte de analistas esperaban reacciones más adelante. “Los inversores han pasado el fin de semana analizando los efectos de la relajación cuantitativa europea [compras de deuda del BCE] y ahora les toca valorar las consecuencias de estas elecciones. El peligro es que estas consecuencias se materialicen ahora, ya que la relajación cuantitativa a gran escala no verá la luz hasta marzo”, advirtió Stephen Tariyan, responsable de deuda corporativa de Henderson Global Investors.

“No me sorprende la tranquilidad de los mercados porque han sido los resultados esperados, la gran pregunta ahora es cómo irán las negociaciones”, advirtió, por su parte, a este periódico Zslot Darvas, economista húngaro del Instituto Bruegel. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, recalcó que la institución “está dispuesta” a apoyar a Grecia pero descartó en declaraciones a Le Monde quitas o “condiciones especiales” para un país. Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) reiteró también que descarta participar en una quita de la deuda de Grecia “por motivos legales”, en palabras del consejero ejecutivo Benoît Coeuré.

Más información