Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Google quiere ser operadora de telefonía móvil

Ultima un acuerdo con Sprint y T-Mobile para usar sus redes de telefonía móvil

Google tiene intenciones de crear una compañía de telefonía móvil. EFE

Se cumplen los peores temores de las operadoras de telefonía. Google no se conforma con proveer conexión a través de fibra óptica en algunas ciudades de Estados Unidos. Tampoco con sus globos de conexión en zonas desfavorecidas. Ni tan siquiera con su abultada inversión en SpaceX para contar con una red de satélites que den conexión a Internet desde el móvil. Su siguiente meta es ser operador de telefonía móvil, una forma de impulsar sus propios aparatos, sin tener que contar con compañeros de viaje en cada país para su distribución.

En EE UU está en conversaciones con Sprint y T-Mobile, dos operadoras, según apunta AP, para contar con su cobertura y ofrecer planes junto a sus aparatos, móviles y tabletas Nexus, que suelen estrenar las nuevas versiones de Android. Ninguna de las dos empresas de telefonía ha querido confirmar el acuerdo a The Wall Street Journal.

Google ofrece fibra de banda ancha en Kansas, Utah y Texas. Se espera que estos sean los primeros lugares donde operen sus móviles para poder combinar experiencias combinadas, tanto de uso como con facturación unificada.

Sprint y T-Mobile están lejos de la posición de liderazgo de AT&T. En el último año, ambas han llevado a cabo promociones agresivas. La primera, con una oferta de nuevos clientes que, literalmente, cortaba por la mitad el gasto que tuvieran con el operador anterior. La segunda, con roaming de datos ilimitado, aunque de baja velocidad, en más de 100 países. Los ingresos de Google les ayudarían a equilibrar sus cuentas.

El proyecto, cuyo nombre interno es Nova, ha realizado sus primeras pruebas con varios empleados durante este otoño. Está bajo la supervisión de Nick Fox. Este plan encaja con una filtración durante este verano que apuntaba al desarrollo de una aplicación de control de gasto de datos en el móvil.

El terreno de las operadoras virtuales cuenta con numerosos competidores. MetroPCS, por ejemplo, ofrece planes de voz y datos ilimitados por 40 dólares. Tracfone, propiedad de América Móvil, la firma del magnate Carlos Slim, iguala el precio, conexión 4G y llamadas a México. El margen es ajustado, pero suma 20 millones de clientes.

Hace dos años, durante el MWC de Barcelona, César Alierta pidió abiertamente que las grandes empresas de Internet pagasen por el uso de su infraestructura, entendiendo que era clave para el desarrollo de su negocio. Este movimiento por parte de Google le dota de independencia frente a las grandes operadoras, a la vez que le da un mayor campo de experimentación para proyectos en los que hay gran consumo de datos y necesidad de conexión constante, pero prefiere que no trascienda su actividad. El mejor ejemplo serían las pruebas con los coches sin conductor.

Más información