Selecciona Edición
Iniciar sesión

El paro en España seguirá por encima del 21% hasta 2019, según la OIT

El desempleo crecerá en ocho millones de personas a nivel global en los próximos cinco años, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder. EFE

La tasa de paro en España bajará de manera gradual durante los próximos cinco años, pero continuará siendo una de las más elevadas entre las economías desarrolladas durante la presenta década, puesto que superará el 21% al menos hasta 2019, para cuando la Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevé que el desempleo alcance el 21,49%, frente al 23,6% estimado para 2015.

En concreto, la institución internacional pronostica que la tasa de desempleo en España bajará desde el 23,6% estimado para 2015 al 22,8% en 2016, situándose en el 22,16% un año después y en el 21,82% en 2017, mientras que en 2019 la tasa de paro en España sería del 21,49%.

De confirmarse las expectativas de la OIT, la economía española cumpliría una década completa con el desempleo por encima del 20%, puesto que en 2010 la tasa de paro en el país ya se situó en el 20,23%, frente al 8,4% registrado en 2007, año en el que comenzaron las dificultades en el sector hipotecario y financiero que desembocaron en una crisis global.

Por otro lado, la OIT añade que los recortes salariales en países como España pueden haber contribuido a reducir los diferenciales en competitividad de costes en el seno de la zona euro, donde se aprecia una relativa convergencia de los costes laborales unitarios.

"Sin embargo, esto no siempre se ha traducido en una mejoría de la competitividad externa y una recolocación interna hacia los sectores más productivos", indica la institución.

De hecho, la OIT señala que en España, donde las exportaciones se han recuperado, el crecimiento de las empresas se enfrenta a dificultades relacionadas con la debilidad de la demanda doméstica, las restricciones en la concesión de crédito y la estricta regulación de los mercados de productos.

Rebajas salariales

El Informe de la OIT dedica un epígrafe a las devaluaciones salariales --reducir la protección del empleo, debilitar la negociación salarial y reducir los salarios mínimos para aumentar la competitividad-- que emprendieron algunos países europeos como fórmula para escapar de la crisis. Para explicar estas políticas pone de ejemplo el proceso vivido en España durante este periodo.

"En España los salarios reales se han contraído en casi todos los sectores desde 2011. Solo se ha registrado un crecimiento salarial en las industrias extractivas y en el sector de la energía y marginalmente en el sector de las artes y el entretenimiento", señala el informe. Y continua: "La contracción de los salarios en España ha sido especialmente notable en el sector público: entre 2011 y 2013, los salarios reales disminuyeron un 4,2% en la sanidad, el 2,7% en educación y 2,3% en el resto de la Administración pública". Señala además que otros sectores como "el comercio mayorista y minorista, profesionales y actividades científicas, y el transporte y almacenamiento" registraron rebajas salariales medias cercanas al 1,5% entre 2001 y 2013".

Ocho millones más de parados en el mundo

A nivel global, la OIT advierte de que las perspectivas laborales en el mundo empeorarán durante los próximos cinco años, hasta el punto de que el paro aumentará en tres millones de personas en 2015 y en ocho millones entre 2016 y 2019, lo que situará el total de desempleados en el mundo en unos 212 millones en 2019, frente a los 201 millones que había en 2014.

Así lo refleja la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su último informe sobre 'Perspectivas Laborales y Sociales en el Mundo', en el que advierte que recuperar los niveles de paro y subempleo anteriores a la crisis será una "ardua tarea".

De hecho, el número de parados actual (201 millones en 2014) supera en 31 millones la cifra registrada antes del estallido de la crisis global, que ha provocado la destrucción de 61 millones de empleos hasta 2014.

La OIT calcula que, contando con las personas que se incorporarán al mercado laboral durante los próximos cinco años, se necesitarán crear 280 millones de nuevos empleos hasta 2019 para suplir la brecha de empleo generada con la crisis.

La organización avisa además de que los jóvenes continúan viéndose afectados por el paro "de manera desproporcionada". Así, en 2014, cerca de 74 millones de personas de entre 15 y 24 años buscaban trabajo, triplicando la tasa de paro juvenil la de los adultos.

Más información