Selecciona Edición
Iniciar sesión

Carlos Slim, primer accionista individual del ‘New York Times’

El magnate mexicano aumenta su participación del 8% al 16,8%

El control del diario permanecerá en manos de la familia Sulzberger

Edificio del diario en Nueva York. AP

El multimillonario mexicano Carlos Slim se convirtió este miércoles en el primer accionista individual de The New York Times, después de aumentar su participación del 7% al 16,8%, según anunció el periódico en un comunicado. Slim, segundo hombre más rico del mundo después de Bill Gates, ha ejercido su opción de compra de 15,9 millones de acciones ordinarias, a un precio de 6,3572 dólares. Después de esta adquisición, el magnate tendrá 27,8 millones de acciones. El control del diario permanecerá en manos de la familia Sulzberger, que posee la mayoría de las acciones de clase B, con mayores derechos de voto.

La operación reportará 101 millones de dólares al grupo del New York Times, que reinvertirá íntegramente en la recompra de acciones de clase A con el fin de no diluir los intereses de sus otros accionistas, según el comunicado. "Creemos que un programa de recompra de acciones es un uso apropiado de los recursos en efectivo", dijo Mark Thompson, presidente y director ejecutivo de la compañía.

Slim había prestado a Times Company 250 millones de dólares en 2009 a un interés del 14%. La empresa atravesaba por serias dificultades en ese momento, pero logró cancelar el préstamo tres años antes de lo exigido. El acuerdo contemplaba la posibilidad de que el empresario mexicano ejerciera los warrants (opciones de compra), que expiraban este mes. Las acciones de la compañía cerraron este miércoles a 12,28 dólares. El paquete total de Slim tiene ahora un valor de 341 millones.

En octubre, la empresa editora de The New York Times anunció que había reducido sus pérdidas con respecto al mismo periodo del año anterior: de 24,2 millones de dólares en el tercer trimestre de 2013 a 12,5 millones en 2014. Los ingresos se incrementaron un 1% hasta los 206,7 millones.

El último año ha sido bastante tormentoso en el New York Times. En mayo pasado fue despedida Jill Abramson, la directora, que fue sustituida por Dean Baquet. La redacción también ha sufrido una reducción de personal. Los nuevos proyectos digitales, tales como aplicaciones para teléfonos móviles inteligentes, todavía no han dado resultados económicos significativos. Aunque sus suscripciones digitales han crecido, el periódico, como otros muchos, lucha por compensar la reducción de los ingresos publicitarios.

En una reunión con analistas celebrada a finales del año pasado, según informó el miércoles el propio periódico, el director financiero, James M. Follo, aseguró que la compañía estaba todavía "en las primeras etapas de una transformación de varios años".

Más información