Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Empresas públicas alemanas demandan a España por las renovables

Firmas de los municipios de Múnich y Colonia se suman a los arbitrajes contra España

Planta de Andasol 3 en Granada.

Suma y sigue en la avalancha de pleitos de inversores extranjeros contra España por el recorte a la retribución de las instalaciones de energías renovables. En la estela de la eléctrica alemana RWE, que demandó a España a finales de 2014, dos empresas públicas alemanas y otras de capital privado han presentado una demanda de arbitraje contra España ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), el organismo de arbitraje del Banco Mundial.

La demanda fue presentada el pasado 7 de enero por las firmas alemanas Stadtwerke München, RWE Innogy, RheinEnergie, AS 3 Beteiligungs, Ferrostaal Industrial Projects, Ferranda, Andasol Fonds GmbH & Co. KG, Andasol 3 Kraftwerks y la española Marquesado Solar. Las empresas alegan la vulneración del Tratado de la Carta de la Energía, que defiende las inversiones en el sector de las empresas de países firmantes del acuerdo. La firma de abogados Allen & Overy representa a los demandantes, según los detalles del caso facilitados por el CIADI.

La demanda se debe a la inversión en la planta española Andasol 3, situada en Granada, cuya construcción se inició en 2008. Es una instalación de energía termosolar de 50 megawatios de potencia con una inversión de algo más de 300 millones de euros. marquesado Solar es la sociedad que canaliza la inversión y en la que Stadtwerke München (SWM) tenía una participación del 48,9%; RWE Innogy y RheinEnergie, otro 25,1%.

SWM es una empresa pública de servicios propiedad de la ciudad alemana de Múnich. RheinEnergie es una firma de energía y agua propiedad en un 80% de la ciudad de Colonia y en un 20% de la eléctrica RWE. Ferrostaal Industrial Projects y Ferranda son empresas del grupo Ferrostaal, una firma de ingeniería y servicios industriales que estuvo controlada por International Petroleum Investment Company (IPIC), el dueño de Cepsa, y por MAN, el fabricante de camiones del grupo Volkswagen, pero que fue adquirida por el grupo de Hamburgo MPC en 2011. Abu Dabi ya demandó a España por las inversiones de su empresa Masdar.

En la demanda también participan Andasol Fonds y Andasol 3 Kraftwerks. Esta última sociedad era propiedad del grupo Solar Millennium que entró en suspensión de pagos y cuyos administradores concursales se la vendieron a Andasol Fonds con la esperanza de recuperar 36 millones de euros para los acreedores.

La demanda de arbitraje es la novena que presentan los inversores extranjeros ante el CIADI. Además, hay otros pleitos abiertos ante otras instancias de arbitraje. En estos pleitos, España se juega cientos de millones de euros en reclamaciones por los recortes a las primas a las renovables aprobados por los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

Las compañías alegan que se ha vulnerado la seguridad jurídica para las inversiones que garantiza el Tratado de la Carta de la Energía, mientras que el Gobierno replica que lo que se respeta es una rentabilidad razonable para las inversiones realizadas, pero no una desproporcionada, que el recorte no es discriminatorio porque ha afectado por igual a inversores españoles y extranjeros y que está en hecho en virtud de una reforma del sector para la que España es soberana.

Más información