Selecciona Edición
Iniciar sesión
MERCADO LABORAL

Alemania reduce el paro a mínimos mientras en Italia marca máximos

La tasa alemana baja al 6,5% y en Italia sube hasta el 13,4%

Los datos de paro de la zona euro ponen en evidencia una vez más las enormes diferencias económicas que hay entre sus socios. Mientras el nivel de ocupación se dispara en Alemania, el desempleo alcanza en Italia niveles récord. La primera economía de la UE ha recibido la puesta en marcha del salario mínimo el pasado 1 de enero con un nuevo hito de su mercado laboral. Mientras, en la eurozona, según la información de Eurostat, la tasa de desempleo se mantiene por cuarto mes consecutivo con un 11,5%.

El pasado mes de diciembre hubo en Alemania 2,8 millones de parados, lo que equivale a una tasa del 6,5% de la población activa, el nivel mínimo desde la reunificación que incorporó en 1990 a la República Federal los territorios del Este. La media del año se queda en el 6,7%. Ni las sanciones a Rusia ni el debilitamiento de la economía han hecho mella en un mercado laboral que lleva una década avanzando de forma constante.

La Agencia Federal de Empleo acaba de dar unas cuantas buenas noticias al Gobierno de Angela Merkel. No solo cae el paro y aumenta el número de ocupados hasta los 42,6 millones, el octavo récord anual consecutivo. Además desciende el número de ciudadanos con trabajos precarios. En 2014 cayeron hasta 3,8 millones, 100.000 menos que el año anterior y la cifra más baja del último cuarto de siglo.

“Pese a algunas incertidumbres relacionadas con el salario mínimo, los planes de contratación de las empresas parecen haber aumentado en los últimos meses. Prevemos que el paro continúe cayendo a lo largo de este año”, asegura el economista del HSBC Rainer Sartoris en un análisis hecho público el lunes.

En cuanto a Italia, la tasa de paro ha alcanzado el 13,4% de la población activa también en noviembre, un nivel sin precedentes desde que hay datos comparables (2004). Tampoco atendiendo a la serie anterior, que recoge las tasas trimestralmente, no hay una cifra tan alta desde 1997. El repunte del desempleo ha llegado provocado por el regreso de la economía italiana a la recesión durante el primer semestre de 2014.

La situación más grave es la que afecta a los jóvenes menores de 24 años. Según el Instituto Nacional de Estadística (Istat), la tasa de paro juvenil se sitúa ya en el 43,9%, 2,4 puntos porcentuales más que en noviembre de 2014. Un dato pésimo que llega un mes después de que los principales sindicatos italianos advirtieran, mediante una huelga general, de que las políticas de empleo del primer ministro, Matteo Renzi, van por el camino equivocado. La decisión de Renzi de flexibilizar el mercado laboral, suprimiendo el blindaje que para los trabajadores fijos suponía hasta ahora el artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores, lo ha enfrentado a la izquierda del Partido Democrático (PD) y a las organizaciones sindicales. Pese a ello, Renzi y su ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, mostraron su determinación a proseguir con las reformas, e interpretaron la protesta sindical como la prueba de que las reformas van en la dirección justa.

En el conjunto de la eurozona, que tiene sus propios datos desestacionalizados, la tasa de paro se mantuvo estable en noviembre por cuarto mes consecutivo en el 11,5%. Según esta estadística, Eurostat vuelve a colocar a España (23,9%) como el segundo país con peores cifras de toda la región, tras Grecia (25,7%).