Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

México sufre un día negro por la caída de la bolsa, el peso y el petróleo

La Bolsa registra su peor caída en 2014 y el crudo tiene su precio más bajo desde 2009

El Gobierno ha decidido subastar dólares para estabilizar el mercado cambiario

El presidente Peña Nieto durante la cumbre del clima en Perú AP

La economía mexicana atraviesa días negros. Además de la situación de inseguridad, los mexicanos han añadido en las últimas jornadas a sus preocupaciones la situación económica. Este miércoles la Bolsa Mexicana de Valores sumó tres días de pérdidas y registró la peor caída desde 2009. El precio del crudo mexicano también cayó un 4.8% y suma un desplome del 46% desde sus máximos registrados en 2014. A todo esto se agrega que el peso continúa perdiendo terreno frente al dólar. La moneda se ha depreciado un 6% desde mediados de noviembre.

El peso cayó 12 centavos el miércoles y colocó al dólar en 14.55 pesos. La cotización se acerca a las altas marcas registradas en la primavera de 2009, cuando la moneda superó los 15 pesos afectada por la resaca de la crisis financiera de 2008. El Gobierno mexicano ya ha tomado una serie de decisiones para frenar la escalada.

Estamos bien preparados para enfrentar esta tormenta que viene del exterior


Agustín Carstens, Gobernador del Banco de México

El Banco central decidió esta semana intervenir el mercado cambiario cada vez que el peso se deprecie un 1.5% o más. Cuando esto suceda se inyectarán 200 millones de dólares a través de subastas con un tipo de cambio más barato reservado para las grandes operaciones financieras. Este jueves la subasta podría activarse si el dólar alcanza los 14.73 pesos.

“El objetivo principal es proveer de liquidez al mercado en caso de que llegue a ser necesario”, informó este lunes la Comisión de Cambios, conformada por el ministerio de Hacienda y el Banco de México (BdeM). Los analistas han recibido bien la medida. “La decisión del Banco de México no logró detener la depreciación, pero sí ayudó al mercado porque la caída pudo haber sido mayor”, dice Abraham Vergara, catedrático de la Universidad Iberoamericana.

La herramienta empleada por el banco central ya había sido utilizada en 2011 y 2012. Se suspendió en abril de 2013 porque el peso comenzó a mostrar estabilidad frente a la divisa estadounidense, manteniéndose alrededor de los 13 pesos.

“Estamos bien preparados para enfrentar esta tormenta que viene del exterior”, ha dicho este miércoles Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, en una entrevista. El funcionario, que ha tenido una gran actividad mediática en los días recientes, dijo que el peso está “subvaluado”, pero que se fortalecerá en un futuro próximo. Su confianza se debe a las reservas internacionales con las que México cuenta, 192.000 millones de dólares, y una línea de crédito flexible que el Fondo Monetario Internacional acaba de renovar por 70.000 millones de dólares.

El mal momento, sin embargo, no solo se debe a las condiciones económicas externas. “Hay un periodo de incertidumbre provocado por la poca confianza. No se sabe muy bien adónde va el país en los siguientes meses en materia de seguridad y aplicación de la ley. Hay cierto temor de los inversionistas”, señala Vergara. Esto coincide con un análisis que el propio Banco de México hizo el pasado 5 de diciembre afirmando que la actividad económica se ha deteriorado por los recientes “acontecimientos sociales” relacionados con la matanza de Iguala y las masivas protestas sociales que este hecho ha desatado.

Carstens, no obstante, aseguró que permanecerá “vigilante” a la situación externa. El futuro, sin embargo, promete retos. Los inversores prevén para 2015 que la Reserva Federal de Estados Unidos subirá las tasas de interés para evitar un aumento de la inflación. Esto podría aumentar la volatilidad del mercado cambiario y afectar la cotización del peso frente a la moneda americana. Si eso sucede se echaría mano de otros instrumentos. “Si la depreciación empieza a afectar el desempeño de la inflación tendremos que ajustar las tasas de interés”, dijo Carstens.

Cae el precio del petróleo y la bolsa

La pérdida de fuerza del peso se da en medio de un difícil contexto económico mundial que está golpeando con fuerza a México. Uno de estos indicadores es la caída del precio del crudo. La mezcla mexicana se colocó este miércoles en 54.4 dólares por barril, un retroceso del 4.8%. Petróleos Mexicanos (PEMEX) ha informado de que este es el precio más bajo para la mezcla desde mayo de 2009.

El crudo mexicano ha sufrido en 2014 un retroceso del 46% respecto a su máximo, que llegó a superar los 90 dólares. Este martes el precio había roto una tendencia negativa de nueve sesiones de pérdidas. El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ya ha dejado claro que el precio del petróleo no impactará las finanzas mexicanas para el próximo año porque cuentan con una cobertura total de los ingresos petroleros para 2015. Esto significa que México recibirá 79 dólares por barril y no estará expuesto a las reducciones del precio del crudo.

La mezcla de crudo mexicano ha sufrido en 2014 un retroceso del 46% respecto a su máximo, que llegó a superar los 90 dólares

Este miércoles la OPEP ha hecho públicos sus pronósticos de demanda de petróleo para 2015 y que estima una contracción de 6% en los volúmenes de compra. Este dato arrastró a las bolsas del mundo. En México, la Bolsa de Valores cerró su tercer día consecutivo de pérdidas con una caída del 2.28%, la peor registrada desde junio de 2013, cuando el descenso fue de 3.91%. El Dow Jones y Nasdaq también registraron pérdidas del 1.51% y 1.73%, respectivamente.

Aunque el panorama vislumbra un futuro difícil, los analistas dejan lugar a cierto optimismo. “El mal momento no será permanente, sino pasajero. El tipo de cambio se va a estabilizar, junto con las pérdidas de la bolsa”, dice Vergara. El lento pero constante crecimiento de Estados Unidos beneficiará a México, un país que depende de la economía americana por su relación comercial. El Gobierno también apuesta para que en el segundo semestre de 2015 comiencen a notarse las inversiones que han prometido la reforma energética, el programa de infraestructuras y la reforma de telecomunicaciones.

Más información