Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

¿TOEFL o IELTS? Cómo elegir el mejor certificado de inglés

Organismos oficiales y programas de becas exigen certificaciones para evaluar el dominio del idioma.¿Cuál es el examen que más conviene?

Ampliar foto

Se ha dicho muchas veces que los españoles tienden excesivamente a la titulitis, ese empeño por acumular certificados académicos que no siempre tienen utilidad. Con los idiomas sucede lo mismo: nos examinamos y almacenamos diplomas y cursos que no siempre nos van a ayudar a demostrar nuestro nivel de inglés real. Existe además la norma no escrita de no dar como válido un certificado con una antigüedad de más de dos años.

No siempre es necesario demostrar la valía con papeles; para la mayoría de las empresas que demandan personal con buen nivel de inglés lo que cuenta es el aquí y ahora, la locuacidad y la expresividad de cada uno. Aún así, muchos organismos oficiales y programas de becas exigen certificaciones para evaluar el dominio del inglés del candidato.¿Cuál es el examen que más conviene?

La asesora de acreditaciones de British Council Bernadette Maguire recomienda analizar el contexto de cada uno e identificar qué certificado se ajusta más a sus necesidades. “Presentarse para probar suerte no tiene sentido, es una pérdida de tiempo y de dinero. Es importante saber cómo funcionan los niveles del Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas y tomar una decisión acertada”. Su consejo es realizar algún test orientativo, ser realista con el nivel que tiene cada uno y qué puede conseguir. “Los exámenes se hacen por razones específicas, no hay que hacerlos sin un objetivo concreto”.

Los dos certificados más reconocidos a escala internacional son el TOEFL y el IELTS, el primero estadounidense y el segundo británico y australiano. Ambos sirven en el ámbito laboral y en el académico. Por citar un ejemplo, uno de los requisitos del programa Fulbright, que ofrece becas a estudiantes internacionales para cursar posgrados de diferentes especialidades en universidades estadounidenses, es haber obtenido una puntuación mínima de siete en el IELTS o un 100 en el TOEFL, siempre que la prueba se haya superado en un plazo máximo de dos años previos a la fecha de convocatoria. En Reino Unido, la mayoría de universidades exigen un mínimo de seis en el IELTS para poder matricularse en algún grado o posgrado.

En España los certificados más conocidos son el First, Advanced y Proficiency de Cambridge English. A continuación, presentamos una guía con las claves de cada uno de estos certificados.

IELTS (International English Language Testing System)

Lo pusieron en marcha en 1989 University of Cambridge, British Council y IDP Australia y es junto con el TOEFL el más utilizado en el mundo para la acreditación lingüística. En 2013 se examinaron 2,5 millones de personas; de ellas 1,5 en Asia. La principal diferencia con el TOEFL es que el examen es presencial (no online) y la parte oral se realiza cara a cara con un profesor. British Council es la única entidad acreditada en España para la realización de estas pruebas, que se convocan unas 60 veces al año en 30 ciudades de todo el país. Existen dos modalidades: el Academic, que es el más extendido, y el General Training, más vinculado al ámbito laboral. Ambos constan de las cuatro partes fundamentales Reading, Writing, Listening and Speaking. Se trata de una prueba que mide la destreza del idioma con una puntuación que va de 1 a 9 (acredita desde el A1 al C2). No se aprueba o se suspende, sino que indica el nivel de inglés del alumno. Los resultados se obtienen 13 días después de la realización de la prueba y el precio es de 205 euros. En España se utiliza para acreditar el nivel de inglés en diferentes contextos: oposiciones, universidad (figura en la lista de certificados aprobados por la Mesa Lingüística de Inglés de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) o para aquellos profesores que quieren dar clase en escuelas bilingües.

British Council ofrece un curso online gratuito de preparación de 30 horas incluido en el precio de matrícula del examen.

TOEFL (Test of English as a Foreign Language)

Es el certificado más antiguo. Lo lanzó el Educational Testing Service (ETS), organización educativa estadounidense sin ánimo de lucro, en 1964. Más de 5.000 instituciones de educación superior, universidades, agencias de certificación y programas de intercambio de 130 países en el mundo aceptan los resultados del TOEFL para valorar el dominio del idioma, entre ellos Reino Unido, Canada, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. A diferencia del IELTS, el examen se realiza de forma online en centros acreditados. Para la prueba oral, los estudiantes hablan a un micrófono y sus respuestas se graban de forma digital y se envían a la red de puntuación virtual. Como el IELTS, evalúa las cuatro destrezas lingüísticas esenciales y acredita desde el nivel A1 al C2. El examen TOEFL iBT® se ofrece más de 50 veces al año en los centros de exámenes autorizados en todo el mundo. Es útil tanto para el ámbito académico como laboral, sobre todo en Estados Unidos. El precio de matrícula es de 198 euros (245 dólares).

Cambridge English Language Assessment: KET, PET, First, Advanced, Proficiency

Estos certificados son reconocidos por más de 15.000 universidades, empleadores y gobiernos a escala global, precisa Cambridge English en su web. En España son los más conocidos. La diferencia fundamental con los anteriores es que cada uno de ellos consta de una gramática específica y el examen se aprueba o se suspende. Su validez es permanente, no hay que volver a examinarse una vez transcurridos dos años. La prueba oral se realiza con otro alumno y dos profesores. Acreditan niveles de A2 a C2, en este orden:

- Cambridge English Key (KET), cuyo coste de matrícula es de 96 euros.

- Cambridge English Preliminary (PET), 107 euros.

- Cambridge English First (FCE), 192 euros.

- Cambridge English Advanced (CAE), 210 euros.

- Cambridge English Proficiency (CPE), 217 euros.

En el caso del KET y el PET, el alumno necesita obtener una nota superior a siete sobre 10 para aprobar. En el resto, un seis sobre 10. Estos certificados también han sido aprobados por la Mesa Lingúística de Inglés de la CRUE.

“Puesto que las universidades y las empresas a nivel internacional suelen exigir el IELTS o el TOEFL, estos certificados están más orientados al autoaprendizaje; son una forma de progresar a nivel formativo y de no estancarse”, señala Bernadette Maguire, de British Council.

Aptis

Impulsado por British Council en abril de 2013, la principal característica de este certificado es que el examen se puede realizar online y los resultados se obtienen en 48 horas. El precio de matrícula es de 58 euros. No tiene validez a nivel internacional. Su uso se ha extendido en diferentes comunidades autónomas españolas para la habiltación lingüística de los docentes que quieren impartir clases en centros bilingües. Existen tres versiones: Aptis General -se utiliza sobre todo para la acreditación del nivel B2 para el acceso a los másteres de formación del profesorado-, Aptis for teachers –se utiliza para la habilitación lingüística de profesores que quieren dar clase en centro bilingües en Baleares, Madrid y Cantabria-, y Aptis for teens –está pensado para colegios e institutos que quieren evaluar el nivel de inglés de sus alumnos de entre 12 y 17 años-.

Más información