Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy aventura que España crecerá por encima del 2% en 2015

“España vuelve a ser un magnífico país de oportunidades para invertir”, señala el presidente en la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, a su llegada a Veracruz (México), donde participará en la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno EFE

Mariano Rajoy ha aprovechado hoy su primer acto público en Veracruz (México), la víspera del arranque de la XXIV Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno, para vender la mejora de la situación económica de España y el éxito de las reformas estructurales aplicadas por su gobierno. “España vuelve a ser un magnífico país de oportunidades para invertir”, ha proclamado, ante un auditorio formado por empresarios y directivos de compañías de ambos lados del Atlántico

Entre los empresarios presentes estaban Carlos Slim Domit, hijo del magnate mexicano del mismo nombre y presidente de Temex, o los españoles Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola) y Pablo Isla (Inditex). Rajoy ha recordado que hace dos años, en la cumbre del G-20 en Los Cayos (México), muchos países le preguntaban e incluso le exigían que pidiera un rescate, mientras que en la reciente cumbre del mismo grupo en Brisbane (Australia), le invitaron a explicar cómo las reformas propician el crecimiento. “Hoy ha nadie habla del rescate de España, de la ruptura del euro o de dos categorías de países en el euro, los listos y los no tan listos”, ha subrayado satisfecho, no sin reconocer que el camino ha sido “duro y difícil” y que la sociedad española ha tenido que hacer “esfuerzos importantes”. “Siendo un gobierno de derechas”, ha confesado, “tuve que nacionalizar tres entidades financieras y algunas no menores”.

Siendo un gobierno de derechas tuve que nacionalizar tres entidades financieras y algunas no menores”

Rajoy ha presumido de que España ya no está en recesión sino que en el último trimestre ha crecido por encima de la media europea (0,5% frente a 0,2%) y será a final de año y también el año próximo el país que más crezca y más empleo cree en la zona euro. Incluso se ha aventurado a pronosticar que en 2015 la economía española crecerá por encima del 2% previsto por el Gobierno —el FMI y la Comisión Europea son más cautos y le atribuyen el 1,7%— , siempre que se mantenga el tipo de cambio del euro y los bajos precios de las materias primas. La reducción del déficit, el equilibrio de la balanza comercial o la nula inflación son otros de los éxitos que ha esgrimido, soslayando el riesgo de deflación del que advierten algunos expertos.

El presidente del Gobierno ha puesto el caso de España como modelo para Iberoamérica y ha dicho que la clave del éxito está en la reducción del déficit y de la deuda, junto a la liberalización de la economía para hacerla más flexible. “Si la situación estructural es buena, la crisis se superan”, ha dicho.

Ha reconocido que la evolución de la economía española también depende “de lo que haga Europa” y se ha mostrado partidario de una mayor integración económica, con un mercado único digital también de la energía y con un mayor protagonismo del Banco Central. Incluso ha reconocido la necesidad de aumentar la inversión pública, “a ver si somos capaces entre todos”, ha dicho, en referencia al plan anunciado por el nuevo presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.