Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva ayuda a parados de larga duración durará seis meses

Gobierno, sindicatos y patronal avanzan en los detalles del programa para desempleados

Reunión de los agentes sociales en La Moncloa

El Gobierno y los agentes sociales escenificaron la buena sintonía que existe para cerrar un acuerdo sobre el Programa de Activación para parados de larga duración sin prestaciones, aunque apenas ha cambiado sobre lo que habían conseguido hasta ahora en la negociación durante la reunión que han mantenido en el Palacio de La Moncloa. El encuentro sirvió para ratificar los objetivos, aunque siguen las diferencias en la cuantía, la vigencia y el universo de las ayudas, que según las partes son mínimos, aunque sí está claro que la duración de las ayudas será de seis meses y se podrá compaginar con un puesto de trabajo. El Gobierno se comprometió a entregar a las partes un documento definitivo antes de mitad del mes para llevarlo posteriormente al Consejo de Ministros.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuya intención es que el plan se apruebe antes de fin de año, reunió en La Moncloa a su ministra de Empleo, Fátima Báñez; a los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, y a los presidentes de las patronales CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi. Los participantes decidieron no hacer declaraciones y remitirse a un comunicado conjunto que difundieron al final del encuentro, que apenas duró dos horas.

El citado comunicado reseña: "Los avances en la negociación tripartita, y en particular, la reunión de hoy, han permitido definir las características de este nuevo Programa de Activación que tiene como objetivo la inserción en el mercado laboral de este colectivo a través de un tratamiento intensivo de servicios de empleo que se ajuste a las particulares dificultades de colocación a las que se enfrenta. El Programa se acompaña de una ayuda económica de seis meses de duración". Pero no da detalles, que serán presentados una vez haya sido acordado con las comunidades autónomas, "que serán protagonistas en su desarrollo". Según el comunicasdo, "los detalles de este programa serán presentados una vez haya sido acordado con las Comunidades Autónomas, que serán protagonistas en su desarrollo".

Por lo tanto queda por fijar la cuantía, que el Ejecutivo quiere establecer en 399 euros al mes (el 75% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, IPREM, índice de referencia para la asignación de ayudas y subsidios en función de los ingresos), ampliables a 453 euros (85% del IPREM) en caso de que el parado tenga a su cargo tres o más personas. Los sindicatos piden que la cantidad sea mayor (al menos como los 426 euros que fijó el Gobierno de Zapatero en su momento con el plan Prepara), ampliables a 480 en el caso de dependientes. Las patronales, por su parte, parecen de acuerdo con la cifra del Gobierno.

¿Cuál será la vigencia del programa?

El Gobierno, además, quiere que la duración de las ayudas sea hasta que acabe la legislatura (o sea, hasta final de 2015). Según los cálculos, el universo al que afecta, de acuerdo con ese primer objetivo, asciende a 309.760 personas. De ellos, 186.591 serían los que han agotado la ayuda o prestación hace al menos un año. Otras 123.169 personas se incorporarían en los siguientes meses hasta la finalización del programa en diciembre de 2015.

Los sindicatos han pedido, sin embargo, que ese periodo se eleve al menos dos años. Es decir, más allá del fin de la legislatura, con lo que afectaría a más desempleados y resolvería parte del problema de la pronunciada caída de la cobertura contra el desempleo, que ha bajado de un máximo del 80% en 2010 al 57% del paro registrado.

La patronal, por su parte, busca incentivos. Ya que el programa contempla una ayuda de acompañamiento que permita a los beneficiarios incorporarse a un empleo con la percepción de parte del salario como complemento, pide que las empresas reciban alguna compensación como una cotización reducida o la exención total de la misma hasta un año.

Los beneficiarios de este programa recibirán un tratamiento "personalizado" y servicios de empleo adaptados a su perfil profesional, con un Itinerario Personalizado de Inserción (IPI) destinado a su reinserción. Los parados que se acojan deberán acreditar su búsqueda activa de empleo, así como participar en las acciones de inserción propuestas por los servicios de empleo.

Condiciones básicas para solicitarlo

Podrán acceder los desempleados que en algún momento de su vida laboral hayan trabajado y extinguido su relación laboral por causa involuntaria; que no tengan protección y hayan agotado el programa PREPARA de recualificación o la Renta Activa de Reinserción (RAI) hace más de un año y no tengan derecho a percibir un salario social, renta mínima de reinserción o ayudas análogas; que carezcan de rentas y tengan responsabilidades familiares (cónyuge, hijos menores de 26 años o mayores con discapacidad); que no estén cobrando o hayan cobrado en los últimos 12 meses un derecho social, y que hayan permanecido inscritos ininterrumpidamente como demandantes de empleo.

La ayuda a los parados de larga duración no ha sido el único tema tratado en la reunión, convocada para analizar los avances realizados en los compromisos que adquirieron las partes en el acuerdo del pasado 29 de julio. También ha hablado del nuevo Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas y de la modernización de los servicios públicos de empleo, proceso sobre el que han constatado avances en los últimos meses con la puesta en marcha de varias iniciativas, como la garantía juvenil o el portal de empleo y autoempleo.

Asimismo, las partes han coincidido en valorar positivamente la ampliación de los fondos para políticas activas de empleo en los Presupuestos de 2015, aunque también han destacado la necesidad de ir elevando su dotación en futuros ejercicios.

En cuanto a la reducción de la dualidad laboral, Gobierno, sindicatos y empresarios creen que deben impulsar el diálogo para luchar contra la "excesiva segmentación del mercado de trabajo", así como evaluar conjuntamente el impacto de medidas como la 'tarifa plana' y "su posible modificación o prórroga".

Más información