Bankia salió a Bolsa apoyada en engaños

El informe de técnicos del Banco de España acusa al auditor de no detectar los fallos

El documento detecta también errores en las primeras cuentas de Goirigolzarri

 VÍDEO: ATLAS

Los dos peritos del Banco de España a los que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu encargó analizar las irregularidades en las cuentas con que Bankia salió a Bolsa han remitido al juzgado sendos informes demoledores. Los documentos realizados por los expertos del supervisor concluyen que las cuentas con que Bankia salió al parqué y se incluyeron en el folleto de emisión de la oferta pública no reflejaban la imagen fiel del banco que entonces presidía Rodrigo Rato. Además, se acusa al auditor Deloitte de haber fallado al haber dado por buenas cifras de las cuentas de resultados que podía haber constatado que eran erróneas. En concreto, apunta que admitió como riesgos buenos 1.859 millones que resultaron pérdidas para Bankia.

Aunque los inspectores no mencionan la palabra “engaño” en los más de 400 folios que suman los dos informes, esta acusación planea en la mayoría de los párrafos. El resultado de la salida a Bolsa fue que 347.338 pequeños inversores, además del propio Rato, un grupo de grandes empresas del Ibex 35, clientes morosos que demostraron una sospechosa fiebre compradora, así como los principales bancos españoles (menos el BBVA) compraron acciones a un precio más elevado del real. Excepto los que vendieron pronto, la mayoría perdieron todo o gran parte de lo invertido.

La etapa de José Ignacio Goirigolzarri, el presidente que sustituyó a Rato, también se ve afectada. Uno de los peritos indica que las resultados de Bankia y su holding BFA de 2011, cuentas reformuladas el 25 y 28 de mayo de 2012, “no expresan la imagen fiel por la existencia de ajustes de importancia no contabilizados”.

El otro inspector insiste en esta cuestión y apunta que las cuentas de mayo de 2012 “no cumplen la normativa del Banco de España por la existencia de errores contables”. Cita que deberían haberse reducido los recursos propios en 2.043 millones y que no se calificaron como dudosos unos creditos para evitar realizar las provisiones correspondientes. Los títulos de Bankia cerraron ayer la sesión bursátil con una caída de casi el 6% tras conocerse estos informes.

Goirigolzarri salió ayer por la tarde al paso de estas acusaciones y afirmó que cuando se incorporó al grupo en mayo de 2012, el nuevo equipo descubrió los problemas relevantes de la entidad, los puso encima de la mesa y quedaron perfectamente cubiertos.

Goirigolzarri explicó, en declaraciones a Efe, que están analizando los informes de los peritos “con gran profundidad”, pero añadió que “todas las cuestiones de fondo” están “alejadas en el tiempo” y son “anteriores” a su incorporación al banco. El banquero destacó que “a día de hoy” en los textos “realmente no se recoge requerimiento alguno de provisiones”. Añadió que a final de 2012 las autoridades aprobaron su plan de reestructuración.

Los informes de los peritos suponen una enmienda total a la actuación del Banco de España, que dio por buenas las cuentas. El supervisor difundió una nota pidiendo que no se le atribuya el contenido de los informes sobre Bankia elaborados por ambos peritos porque estos actúan “con independencia y a las órdenes exclusivas del juez instructor, sin que su condición de empleados del Banco implique relación alguna con este último en el marco de esta tarea pericial”. “Ni los peritos pueden recabar del Banco de España instrucciones para realizar ese trabajo ni el Banco puede influir en ellos a tal efecto, por lo que es improcedente imputar al Banco de España sus criterios o el contenido de sus informes”, agrega el comunicado.

Lo cierto es que la expresión más repetida es que “los estados financieros de BFA incluidos en el folleto de emisión no expresaban la imagen fiel de la entidad”. También aseguran que las cuentas del Banco de Valencia, filial del grupo, desde el cierre de 2010 estaban adulteradas y declaraban beneficios ficticios. La entidad, después comprada por Caixabank con 5,400 millones de ayudas, estuvo presidido por el expresidente de la Generalitat Valenciana, el popular José Luis Olivas, también imputado.

Los estados financieros de BFA incluidos en el folleto de emisión no expresaban la imagen fiel de la entidad"

Los informes señalan que meses después de la salida a Bolsa se reformularon las cuentas para contabilizar saneamientos de préstamos inmobiliarios que, al menos en parte, correspondían a fechas anteriores a su estreno bursátil. Los peritos no aceptan la excusa de que los directivos desconocían esta situación. “Bankia tenía la información necesaria, o estaba a su alcance conseguirla, para establecer la correcta valoración de activos”.

Sólo en la salida a Bolsa, uno de los peritos cifra en 3.092 millones el “perjuicio directo causado a los inversores”. Sin embargo, va más allá y dice que el daño total “no es cuantificable, pero pudo ser significativo. Hay un impacto evidente en la reputación y en el negocio financiero. Es difícil recomponer los daños a la confianza. Existe riesgo contingente por eventuales multas y sanciones que podrían llegar a la cancelación de la licencia bancaria”. Es difícil que un inspector del Banco de España se muestre más duro.

El informe describe además cómo la salida a Bolsa, lejos de ser la salvación para el grupo, supuso su tumba. Abunda que el estreno en el parqué “volvió inviable a BFA, al romper el grupo fiscal y dañar la recuperabilidad de sus cuantiosos activos fiscales y al causar una gran pérdida del valor de su participación en Bankia, en perjuicio de sus accionistas y acreedores, principalmente los tenedores de obligaciones subordinadas y participaciones preferentes, así como el propio FROB”.

El informe viene a decir que las cuentas del grupo desde 2010 a mayo de 2012 “son el resultado de omisiones o inexactitudes resultantes de fallos al emplear la información, que estaba disponible cuando los estados financieros para tales periodos fueron formulados”. Una enmienda total a la pieza clave de la reestructuración financiera de España.

Más información