Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La economía española ya crea más de 1.000 empleos al día en un año

La afiliación creció en 5.232 cotizantes el pasado mes de noviembre

Guindos mejora las previsiones hasta los 800.000 nuevos puestos entre 2013 y 2015

 Atlas / Carlos Rosillo

A duras penas, el mercado laboral va consolidando su mejoría. Noviembre ha sido bueno, contradiciendo la tradición que dicta que el penúltimo mes del año es malo para el empleo. La afiliación a la Seguridad Social creció en 5.232 cotizantes. Es la primera vez que lo hace en este mes desde que comenzó la crisis y cierra así un año en el que se han afiliado más de 1.000 nuevos cotizantes en la Seguridad Social cada día: 402.209 en un año que elevan la cifra media total hasta los 16,7 millones. También tuvo una cara positiva el paro registrado, que bajó en 14.688 desempleados y quedó en 4,5 millones, según los datos divulgados por el Ministerio de Empleo.

A la vuelta del verano, el mercado laboral había frenado su mejoría, afectado el enfriamiento económico. Noviembre ha vuelto a mostrar cierto vigor, aunque el mercado laboral en las salidas de las crisis suele tener comportamientos erráticos, y sus datos, en consecuencia, también lo son.

Hay más cifras que apuntalan el buen comportamiento del mercado laboral el pasado mes. Los números desestacionalizados, los limpios de los altibajos propios de las coyunturas estacionales mediante fórmulas matemáticas, incluso lo mejoran. Desde este punto de vista, la afiliación creció en más de 95.000 cotizantes y el paro registrado en 51.308 personas. Ambos datos son los mejores de las series desestacionalizadas que elabora el Gobierno. También la comparación anual ofrece un síntoma esperanzador para la Seguridad Social, si en octubre se había frenado la mejoría, el mes pasado volvió a repuntar: del 2% al 2,5%.

El peso específico de los temporales y los trabajos por horas crece

Sin embargo, buena el alivio laboral sigue mostrando rasgos pronunciados de precariedad. El peso de la temporalidad y del empleo por horas entre los asalariados crece. Del total de contratos registrados en la Seguridad Social, los temporales ya representan el 28,8%, 1,3 décimas más que en el mismo mes del año anterior. Y los contratos a tiempo parcial —contando temporales e indefinidos— ya suman el 22,5%, tres décimas porcentuales más que hace 12 meses.

Así se explica que buena parte de esos nuevos 400.000 nuevos afiliados durante los últimos 12 meses no ha implicado necesariamente más trabajo, si no el reparto del que hay. Eso se observa en los últimos datos de contabilidad nacional divulgados la semana pasada, en los que por primera vez en toda la crisis creció el número total de horas trabajadas en el último año (0,8%).

Cae la afiliación en hostelería

El aumento de la afiliación fue mayoritario en casi todas las ramas de actividad. Entre las que ocupan a más trabajadores, solo cayó en la hostelería, en 82.090. Pero la evolución de la educación, la administración, el comercio, la agricultura, la industria manufacturera o la construcción, entre otras, compensaron ese significativo retroceso.

El paro registrado baja en casi 15.000 personas, hasta los 4,5 millones

Entre esas ramas hay una muy significativa para entender solo con números lo sucedido en la crisis en el mercado laboral, sus causas y el origen de su desplome: la construcción. En ella, entre asalariados y autónomos en 2007 llegó a haber en torno a 2,5 millones de afiliados a la Seguridad Social. El mes pasado, después de haber tocado fondo, puesto que ya está aumentando el número de trabajadores en el sector respecto al año anterior, el número de cotizantes rondaba el millón.

Siguiendo la afiliación también se puede observar que la recuperación el mes pasado tuvo un signo exclusivamente masculino. Del aumento de los cotizantes solo se beneficiaron los hombres (7.165 más), mientras que las mujeres salieron perjudicadas (1.932).

Menos empleo en la legislatura

Con estas cifras, el ministro de Economía, Luis de Guindos, anticipó que el Gobierno mejorará su previsión de creación de empleo entre el final de 2013 y el de 2015. La primera vaticinaba 620.000 puestos de trabajo nuevos; la anunciada este martes, 800.000. Con todo, este nuevo dato tampoco compensaría todo el empleo perdido en la primera parte de la legislatura, para eso faltarían todavía 200.000 ocupados adicionales.

CC OO, en cambio, puso el acento en la precariedad y el tipo de empleo creado: “No es un incremento sólido y de carácter permanente sino, otra vez, vinculado a campañas de temporada y en actividades de bajo valor”. UGT puso el dedo en la misma llaga. El sindicato dirigido por Cándido Méndez, en un comunicado, señaló que la precariedad está creciendo “por la temporalidad, la parcialidad involuntaria y el subempleo” y reclamó “la mejora de los salarios”.

Por su parte, CEOE optó por fijar su atención en los datos desestacionalizados que “parecen confirmar y afianzar un nuevo avance en el cambio de tendencia en el empleo”. No obstante, la patronal insistió en reclamar medidas “para aumentar la competitividad de la economía”.

Más información