Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rublo sufre la peor caída en un día desde 1999 por la bajada del crudo

La moneda rusa llega a caer más de un 8% frente al dólar

Peatones pasan bajo el letrero luminoso de una oficina de cambio en Moscú.
Peatones pasan bajo el letrero luminoso de una oficina de cambio en Moscú. AFP

El rublo siguió devaluándose este lunes lastrado por la caída del precio del petróleo. La divisa rusa llegó a sufrir su mayor caída con relación al dólar desde enero de 1999, al alcanzar un descenso intradía del 8%, si bien luego moderó el descenso hasta el 4,4%. El dólar, que por primera vez había superado los 50 rublos por unidad el pasado viernes, continuó ganando terreno el lunes al abrirse la bolsa de Moscú y llegó a tocar los 53,20 rublos.

Al final, la moneda nacional rusa recuperó algo de terreno y cada billete verde se cambió por 51,6 rublos. Mientras tanto, el euro, que el viernes se cotizó a 61,41 rublos, se disparó hasta 66,40 rublos y acabó quedando en los 64,5. Suponen pérdidas de dos y 2,9 rublos respectivamente con relación al viernes.

El rublo sufre la peor caída en un día desde 1999 por la bajada del crudo

Mientras tanto, un grupo de diputados de la Duma Estatal (cámara baja del parlamento ruso) se dirigieron a la Fiscalía del Estado para que investigue el papel del Banco Central en el mercado de divisas. En opinión del legislador Yevgueni Fédorov, el Banco Central incumple las funciones que le han sido dadas por la constitución, a saber defender y mantener la estabilidad del rublo, según informó el servicio RBC. El pasado 10 de noviembre el Banco Central anunció que renunciaba a intervenir en el mercado para sostener el cambio del rublo. No obstante, la entidad reguladora se ha reservado la posibilidad de intervenir, si se produce una amenaza para la estabilidad financiera. Para evitar la especulación, el Banco Central no ha desvelado cuáles son magnitudes de los cuatro parámetros que se ha fijado para hacerlo.

A fecha de 1 de enero de 2014, el dólar se cotizaba a 32,64 rublos y el euro, a 45,05 rublos, pero desde entonces un conjunto de factores, entre ellos sobre todo el descenso de los precios del petróleo, ha llevado al rublo a mínimos históricos. El descenso de los precios del crudo se ha acelerado después de que los países de la OPEP, en su reunión del 27 de noviembre, decidieran no reducir sus cuotas y seguir lanzando al mercado 30 millones de barriles por día. Debido a su política en Ucrania, Rusia tiene que vérselas también con las sanciones occidentales y el deterioro del clima inversor.

La vicepresidenta del Banco Central de Rusia, Ksenia Yudáieva, vaticinó el lunes que los precios del crudo continuarán descendiendo y señaló que el banco tiene planes de emergencia basados en un precio medio del petróleo de hasta 60 dólares por barril para el periodo 2015-2017. El presupuesto ruso se elaboró a partir del precio de 93 dólares por barril, señaló la alta funcionaria.

En vista de que el rublo se ha devaluado un 40% frente al dólar y entre un 20% y un 30% frente al euro, Yudáieva pronosticó un aumento de la inflación “a un nivel al que no estábamos acostumbrados en los últimos tiempos”. Inicialmente se calculaba que la inflación en Rusia iba a alcanzar un 5% en 2014, pero ese pronóstico ha sido corregido por el Banco Central hasta el 9%. Yudáieva calcula que la cifra real se acercará al 10%. La devaluación del rublo no se refleja mecánicamente sobre los precios, puesto que Rusia, en parte debido a las sanciones y contrasanciones impuestas por ella misma a las importaciones occidentales, está sustituyendo parte de las mercancías que importaba por productos de producción propia. Desde el pasado verano los precios del crudo se han rebajado en más de un 30%.

Más información