Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué listo es mi contador

Los nuevos dispositivos permiten saber cuánto y cómo gastamos electricidad

Dos contadores digitales de electricidad.
Dos contadores digitales de electricidad.

A la hora de hablar de consumo energético, ya sea en luz o gas, la preocupación por el gasto aparece sin compasión. Y no es para menos porque la electricidad y los combustibles forman parte del mayor grupo de gasto que las familias tienen al año. Según el Instituto Nacional de Estadística a través de su Encuesta de Presupuestos Familiares, en 2013 se dedicaron 8.964 euros de media a vivienda, agua, electricidad y combustibles, siendo la partida del presupuesto de mayor importe. A pesar del gran gasto, las familias destinaron menos dinero a ello que en el año anterior, de modo que hubo una variación anual del -1,4%, es decir, gastaron 126 euros menos. Cualquier ahorro es bueno, incluso el del tiempo y domiciliar estos recibos nos ayuda a reducirlo.

Medir cada consumo es una obligación

A principios de año fuimos testigos de cómo el sistema para la fijación del precio de la electricidad cambiaba. El nuevo sistema se basaría en establecer un precio por cada hora del día en función de la demanda de electricidad que hubiese en cada momento para aquel consumidor acogido a PVPC (Precios Voluntarios para el Pequeño Consumidor). Esta nueva fórmula para la fijación del precio dejaba atrás las subastas y tenía por objetivo que el consumidor se beneficie de las variaciones del precio que la energía tendría en cada momento.

Este nuevo sistema lleva consigo una obligación: contadores inteligentes. Equipos que sean capaces de recoger exactamente los datos de consumo en función de las horas. Así se podrá obtener una facturación precisa –y no una media diaria como se hace para quien no tiene el contador inteligente-.

Pues bien, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha publicado recientemente un informe por el que considera que el 1 de enero de 2015 es la fecha idónea para que los distribuidores de electricidad implementen los nuevos procedimientos de recogida de datos a través de los contadores inteligentes y poder realizar la facturación tal y como establece el Real Decreto 216/2014.

Aun así, la CNMC considera que es necesario un periodo de prueba de 3 meses para que la nueva facturación sea cambiada por todas las comercializadoras, por lo que establece el 1 de abril de 2015 como fecha en la que todas las distribuidoras de electricidad deberán poner en práctica la facturación por horas de los contadores. Estas son las propuestas que hace la CNMC, pero hay que tener claro que las fechas definitivas serán fijadas por parte del Ministerio de Industria.

¿Contadores en calefacción central?

Desde Europa consideran que los edificios que cuenten con calefacción central deben contar obligatoriamente con contadores individuales, y lo hacen a través de la Directiva 2012/27/UE. Esta normativa europea establece que estos contadores deberán estar en los edificios con este tipo de calefacción antes del 31 de diciembre de 2016.

El objetivo es que exista un mayor control del consumo de cada vivienda gracias a este tipo de contadores. La cuestión está en que la propia normativa establece excepciones para que la instalación obligatoria de estos contadores no se cumpla, como por ejemplo si la instalación no es técnicamente viable y rentable. Estos casos habrá que justificarlos y en caso de que así sea, habrá que estudiar otras alternativas para la medición del consumo de calefacción.

Más información