Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La inversión en vivienda vuelve a crecer siete años después

La construcción residencial avanza un 1,3% en el tercer trimestre

El INE confirma que el PIB aumenta un 0,5% gracias al consumo privado

La construcción de viviendas fue el principal indicador del desequilibrado crecimiento en los primeros años del siglo XXI. Luego, anunció el desastre. Y ahora, es el último vagón en sumarse a la lenta recuperación de la economía española, que acumula ya cinco trimestres de avance, cada vez más lejos de la recesión.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó este jueves que, en los meses de verano, el valor real del PIB aumentó un 0,5% respecto al segundo trimestre y avanza a un ritmo anual del 1,6%. El detalle de la contabilidad nacional revela además que el consumo privado se mantiene como la locomotora de esta recuperación, que el gasto público corriente sigue estancado y que el sector exterior vuelve a restar. O que la inversión modera algo su aportación. Pero es aquí donde se produce la principal novedad, porque el valor añadido que genera la inversión en vivienda vuelve a crecer, tras siete años en retroceso.

La inversión en construcción de viviendas avanzó un 1,3% respecto al segundo trimestre, cuando la variación trimestral no había dejado de ser negativa desde el verano de 2007. La última muesca de la recuperación tiene, sobre todo, un valor simbólico. Porque la inversión residencial empezó a caer un año antes de que España entrara, a mediados de 2008, en recesión. Lo que el Gobierno socialista, y muchos expertos, tomaron entonces como “un aterrizaje suave” tras el estallido inmobiliario, acabó siendo un heraldo de la mayor crisis económica en más de medio siglo.

La crisis ha rebajado el peso del sector del ladrillo del 12% al 4% del PIB

El colapso financiero internacional, la Gran Recesión y su epílogo europeo desvelaron las graves debilidades del patrón de crecimiento español. El aterrizaje, en las peores condiciones posibles, fue de emergencia. Dejó tras de sí un reguero de inmobiliarias cerradas, viviendas vacías, entidades financieras quebradas (o muy golpeadas). Y endosó una factura enorme en actividad y empleo a la economía española.

“Los datos muestran que la actividad en el sector de la construcción de viviendas se acerca a un punto de inflexión”, advertían los expertos de BBVA Research este mismo mes. “La inversión residencial debería estar ya creciendo”. La predicción del servicio de estudios, ahora corroborada por la contabilidad nacional, se basaba en la sucesión de indicadores parciales (consumo de cemento, condiciones financieras, visados, inversión extranjera, empleo en la construcción) que daban cuenta en el último año de una mejora en el sector. Otros, como el precio de compraventa de viviendas, tienden a estabilizarse.

Los expertos del BBVA recordaban que “la actividad inmobiliaria tradicionalmente ha anticipado la recuperación de la economía”. Pero esta vez no ha sido así, e incluso el empleo, que suele ser el último en reaccionar a la mejora de la actividad, lleva nueve meses creciendo. El elevado nivel de deuda de familias y empresas, y el amplísimo parque de viviendas nuevas sin vender, cercano al medio millón de unidades, explican que la inversión inmobiliaria haya quedado tan rezagada.

Siete años de destrucción de actividad han menguado el peso del sector. Si el valor añadido que generaba la inversión en vivienda llegó a rondar los 32.000 millones de euros al trimestre, ahora apenas llega a los 10.500 millones. De suponer un 12% del PIB en 2006, una desproporción sin igual en la zona euro, ahora se ha quedado en el 4%. Y lo que revelan los últimos datos es que lo que ha tocado el sector es más bien el subsuelo: las cuentas del Ministerio de Fomento apuntan a que este año se iniciarán algunas viviendas más que en 2013. Pero es que el ejercicio pasado apenas se comenzaron 29.232 casas y pisos de precio libre, el registro más bajo desde 1960. Y apenas un 5% de las que se iniciaban en los años más desquiciados del boom inmobiliario.

Cuatro años de recesión y el 2010

La última remesa de datos de la contabilidad nacional constata que el binomio consumo privado-empleo (las horas trabajadas aumentan por primera vez en términos anuales) es el centro de la recuperación. Y también, que la congelación salarial sigue ahí: la remuneración por asalariado cae un 0,1% respecto al tercer trimestre de 2013. Pero, además, permite una visión retrospectiva de la recesión a partir de los cambios metodológicos introducidos recientemente por el INE.

Esos cambios, que incluyen una valoración económica de actividades ilegales como la prostitución o el tráfico de drogas, ya dibujaron un retroceso más acusado que el estimado hasta ahora en los años 2012 y 2013, marcados por la crisis europea, el ajuste presupuestario, el rescate a la banca y la reforma laboral. El INE da en esta ocasión el desglose trimestral con el nuevo sistema contable (SEC2010), y corrobora que la economía española se pasó un lustro en recesión (de mediados de 2008 a mediados de 2013), con los cuatro trimestres de 2010 como un islote de levísimo crecimiento económico.

Con la nueva estimación, el primer trimestre de 2011 deja de ser positivo, y la efímera salida de la recesión queda limitada casi en exclusiva a la primera mitad de 2010, pues en el segundo semestre la variación del PIB fue nula. Es un repunte, además, con mucho de espejismo estadístico, porque se compara con el peor periodo económico de la historia reciente, la Gran Recesión de 2009, y se beneficia de los estímulos fiscales con los que se afrontó el principio la crisis. Las dudas sobre la sostenibilidad de la deuda europea y la respuesta política dada segaron pronto aquellos brotes verdes, que en España tornaron en una recesión más grave y prolongada que la primera.