Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bundesbank advierte de que comprar deuda no sube el PIB

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, dice que el crecimiento solo llegará con empresas más competitivas y trabajadores más productivos

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, criticó ayer en Madrid “la obsesión” que ha hay en España para que el BCE compre deuda pública. “Esto nos distrae del verdadero problema”, que lo describió con tres factores: flexibilizar el mercado laboral (“hay que proteger al empleado pero no el puesto de trabajo”) y favorecer la innovación en la empresa para lograr más competitividad y unificar Europa como un solo mercado con empresas más grandes.

Para Weidmann, que no contó con altos representantes de la banca española entre los asistentes a su charla en la convención de la Asociación de Mercados Financieros, es clave que se sepa que “no se puede esperar que el crecimiento venga por la compra de deuda. El BCE no puede crear crecimiento; eso lo hacen las empresas competitivas y la productividad de los trabajadores”.

El paro juvenil de España "es económicamente indefendible y moralmente repulsivo"

Preguntado por las propuestas políticas, como las de Podemos, que abogan por la reestructuración de la deuda, el presidente del Bundesbank admitió que “es aceptable y permisible. No está prohibida en el mandato del BCE”, pero incidió en que sí existen disposiciones en los tratados que crean “obstáculos legales por motivos de peso” y que supone “alejarse de los mercados de capitales y pagar altos tipos de interés”.

Respecto a la posibilidad de que España cumpla el déficit, dijo que se sumaba a lo dicho por Luis Linde, gobernador del Banco de España: “Este año sí y en 2015 si hay medidas adicionales”. Admitió el problema de baja rentabilidad bancaria y dijo que pedir más capital para las entidades “repercute en el crédito a las pymes”, restringiéndolo. En su opinión, el fantasma de una "generación perdida" por el enorme paro juvenil que existe en España "es económicamente indefendible y moralmente repulsivo".