Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Empresas del ‘caso Petrobras’ donaron 78 millones en la campaña electoral

Los partidos del Gobierno brasileño recibieron el 62% del dinero de las constructoras

Ampliar foto
El director de Queiroz Galvão deja el edificio la Policía Federal. Reuters

El Partido de los Trabajadores (PT) y las formaciones aliadas del Gobierno brasileño de la presidenta Dilma Rousseff recibieron 48 millones de dólares de 78 (un 62%) donados en las elecciones del pasado octubre por constructoras a las que se investiga por la supuesta trama de corrupción en Petrobras. Así se desprende de las cuentas que los candidatos han presentado ante el Tribunal Superior Electoral. Los partidos de la oposición recibieron 27 millones, el 34% del valor dispensado por las empresas. El resto se destinó a partidos que apoyan al Gobierno eventualmente.

Las donaciones son, en principio, legales, ya que han sido declaradas por los partidos. La Policía Federal y el Ministerio Público investigan, sin embargo, si parte de esas cantidades encubren tratos de favor a las empresas donantes para futuras licitaciones.

El monto equivale a un tercio de las donaciones que recibieron los tres principales candidatos a la presidencia, Dilma Rousseff (PT), Aécio Neves (PSDB) y Marina Silva (PSB). El PT recibió de las empresas investigadas 18 millones de dólares; el aliado PMDB, 15 millones, y los opositores PSDB y PSB, 11 y 6 millones, respectivamente. Las cuantías investigadas se refieren solo a la primera vuelta. Las cifras de la segunda vuelta serán divulgadas la próxima semana, lo que supondría un aumento de la suma recaudada a través de donaciones de las constructoras.

Las compañías Odebrecht, UTC, Queiroz Galvão, Toyo Setal, Iesa, OAS, Engevix, Mendes Júnior, Galvão Engenharia y Camargo Corrêa están siendo investigadas en la operación Lava Jato por una supuesta trama que desvió hasta 3.880 millones de dólares de la estatal Petrobras. Este grupo de constructoras tiene más de 19.400 millones de dólares en contratos con la petrolera. Ocho de ellas aportaron donaciones a candidatos en las últimas elecciones.

Un análisis de las donaciones revela que estas no responden a posicionamientos políticos o ideológicos. Odebrecht, por ejemplo, donó sumas iguales (78.000 dólares) a los principales candidatos a gobernador —de cinco partidos distintos— en tres Estados brasileños. ,En el caso de la Queiroz Galvão, el ingeniero Ildefonso Colares Filho, trabajador de la compañía durante 40 años y actualmente en prisión, aseguró a la policía: "Dábamos dinero a los partidos que más se identifican con las características de la empresa, que estuviesen vinculados al crecimiento de la infraestructura".

Un estudio realizado por el diario Valor Económico mostró que 255 de los 513 diputados federales elegidos este año recibieron dinero de las constructoras investigadas. Otro dato que muestra el intento de las empresas por influir en el escenario político son las donaciones a los miembros de la comisión parlamentaria que investiga el caso de Petrobras en el Congreso. De los 58 diputados y senadores que componen el grupo, 33 recibieron dinero de las empresas sospechosas de corrupción.

El Tribunal Supremo Federal está replanteando las donaciones de empresas en las campañas electorales. Diversas autoridades, entre ellas el presidente del Tribunal Superior Electoral y ministro del Supremo, Dias Toffoli, ya se declararon favorables a prohibir dichas donaciones. Brasil espera que para las elecciones municipales de 2016 se haya concretado algo.