Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La morosidad baja al 13% y marca su nivel más bajo en lo que va de año

El volumen de dudosos en manos de la banca se reduce un 2% hasta los 180.517 millones

El desplome de los préstamos de más de un millón frena la recuperación del crédito

Vista de billetes de diez euros.
Vista de billetes de diez euros. EFE

La morosidad en el crédito logró bajar en septiembre al 13,01% ante el descenso del volumen de dudosos y el recorte del saldo vivo en general, según los datos que ha publicado este martes el Banco de España. El recorte, el primero desde junio, deja la tasa de mora en su nivel más bajo en lo que va de año.

Por una parte, los créditos dudosos en el conjunto de bancos y antiguas cajas a finales de septiembre se redujeron en 3.686 millones de euros, hasta los 180.517 millones. De otro lado, el volumen total de los créditos pendientes de cobrar por las entidades financieras se redujo de 1,391 billones a 1,386 billones de euros debido, básicamente, al desapalancamiento de familias y empresas. Es su nivel más bajo desde agosto de 2006.

El recorte de la morosidad ha coincidido con un aumento del crédito a familias y pymes mientras seguía a la baja en el conjunto de las empresas. Este enésimo descenso en la financiación al tejido empresarial español se explica por el desplome, un mes más, de los créditos de más de un millón de euros.

En concreto, el dinero prestado desde la banca a las empresas bajó un 18% en septiembre con respecto al mismo mes de 2013, hasta los 25.600 millones. El aumento de los créditos de menos de un millón de euros, que son los que tradicionalmente se asocian a las pymes y que crecieron un 14%, hasta los 12.000 millones, no enjugaron el fuerte retroceso de los que superan esta cota. Así, los préstamos de más de un millón de euros cayeron un 34%, hasta los 13.500 millones.

Frente a esta evolución, los créditos a las familias repuntaron un 41% en tasa interanual, hasta los 4.830 millones de euros. El impulso vino tanto de los préstamos para comprar vivienda como los créditos al conumo y los que se clasifican como "otros".