Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Repsol inicia los sondeos de petróleo en aguas de Canarias

El objetivo es comprobar si hay crudo a 3.100 metros de profundidad

Imagen del buque 'Rowan Renaissance'. Atlas / Javier Fuentes (EFE).

Repsol ha empezado este martes a perforar el suelo marino para buscar hidrocarburos frente a las costas de Canarias. A las seis y media de la mañana, los trabajadores del buque Rowan Renaissance empezaron a bajar la sonda exploradora para abrir el primer hueco en un punto situado a 54 kilómetros de Fuerteventura y 62 de Lanzarote, en el que pretende llegar a dos objetivos localizados a 1.920 y 3.100 metros de profundidad total, incluidos los 800 metros del tramo de agua. Los trabajos, según un portavoz de la empresa, se desarrollan “sin incidencias” y “con todas las garantías de seguridad” y a última hora de la tarde se había conseguido perforar un centenar de metros.

El sondeo iniciado este martes, bautizado como Sandía, es el primero de los tres que el Gobierno ha autorizado a Repsol para buscar petróleo en Canarias. En función del resultado, la compañía decidirá si acomete el segundo, llamado Chirimoya, pero ha descartado ya realizar el tercero, llamado Zanahoria. No puede predecirse la fecha exacta en la que la perforadora llegará a los dos objetivos de Sandía, pero calcula que entre finales de enero y comienzos de febrero de 2015 podrá saber si hay combustibles en cantidad suficiente para que sea rentable su extracción. En ese caso, Repsol debería pedir nuevos permisos para explotar la zona. Para esta primera prospección, sumando todos los trabajos previos, la empresa ha invertido unos 200 millones de euros, a los que habría que sumar otros 100 si se realiza el segundo.

El presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, ha vuelto a mostrar su rechazo a los sondeos, contra los que han protestado miles de ciudadanos canarios en diversas protestas. Rivero ha calificado estos trabajos como el “asalto de una empresa privada al territorio canario” para “usurpar”, con el apoyo del Gobierno, unos recursos que son del pueblo canario. “Es un trato absolutamente colonial”, ha denunciado.

El ministro de Defensa defiende la actuación de la Armada

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha afirmado este martes que el Ejército actuó con "pura proporcionalidad" y obedeciendo una orden "legítima" del Gobierno cuando embarcaciones de la Armada embistieron a lanchas de Greenpeace que se aproximaban al buque Rowan Renaissance, desde donde Repsol realiza las prospecciones petrolíferas frente a costas canarias., con el resultado de dos activistas heridos.

"No solamente no entiendo las críticas, creo que es pura proporcionalidad", ha dicho el ministro en declaraciones a los medios de comunicación en Bruselas, en un receso del Consejo de Ministros europeos de Defensa.

Morenés ha recalcado que había "más embarcaciones" por parte de los que intentaban "abordar" el barco de perforación propiedad de la empresa Repsol que por parte de los que "trataban de cumplir la orden de que no se pusiese en riesgo la seguridad del barco y su propia operación". 

El titular de Defensa ha informado de que el departamento que dirige ha entregado la información "oportuna" y "todos los datos" sobre el incidente tanto al Ministerio de Fomento como a la Abogacía del Estado en Canarias para que las autoridades competentes decidan si la organización ecologista incurrió en una falta administrativa, al desobededer la orden que prohibía acercarse a menos de una milla del buque fletado por Repsol.

En este sentido, ha avanzado que la Abogacía del Estado presentará una denuncia por lo ocurrido "cuando lo considere", si bien ha evitado aclarar en qué momento se presentará esta denuncia ni contra quién estará dirigida.

"No lo sé, eso tendrá que decirlo la Abogacía del Estado", se ha limitado a responder el ministro al ser preguntado por si la denuncia estará dirigida contra la ONG Greenpeace o contra personas individuales y cuándo se presentará.

"La Armada ha obrado en cumplimiento de una orden con proporcionalidad y con la obligación que tiene de que su misión sea cumplida sin ningún tipo de dudas sobre su legitimidad", ha reiterado el ministro.

Más información