Selecciona Edición
Iniciar sesión

El idioma como arma de expansión

Educaline es líder en la producción de contenidos educativos digitales en español

Equipo de Educaline en la sede de la empresa.

“Todos los indicadores sitúan a los alumnos españoles entre los peor formados de Europa, y mucha gente interpreta que hacen falta más profesores, pero no es así; hay que adaptar el sistema educativo a la realidad y ser conscientes de que hoy se trabaja con las nuevas tecnologías, y lo lógico es aprovecharlas para estudiar. El sistema educativo no ha cambiado desde la revolución industrial y el futuro avanza hacia la enseñanza personalizada”, asegura con firmeza Miguel Ángel Temprano, consejero delegado de Educaline, empresa de capital riojano especializada en la elaboración de contenidos educativos digitales que se ha convertido en el principal productor mundial en español. Por eso, este evangelista convencido de las virtudes que brindan las nuevas tecnologías de la innovación en el ámbito educativo, advierte de que su implantación global es una cuestión de tiempo y “solo hay que decidir dónde queremos que nos pille la ola, al principio o al final”.

La empresa forma en Perú a 4.200 profesores en el uso de sus programas

Aunque Educaline se fundó en Logroño hace una década, no fue hasta hace tres años cuando Temprano tomó las riendas de la firma al desembarcar en la compañía el fondo de inversión riojano Orfeo XXI. Y entonces no dudó en dirigir el timón de la empresa hacia el mercado donde consideraba que se encontraba el mayor número de clientes potenciales: Latinoamérica. Una apuesta estratégica por la internacionalización adoptada en gran medida por la difícil situación que vive en España el sector. Por eso, desde 2011, Educaline dirige casi todos sus pasos hacia el continente americano, aunque nunca ha renunciado al espacio logrado en España, donde mantiene su sede en Logroño, la capital riojana. No en vano, el Ministerio de Educación le ha concedido el distintivo Sello Escuela 2.0, y este año ha llegado a un acuerdo con Telefónica para distribuir sus contenidos en España, y ha firmado convenios con los Gobiernos de Cantabria y Castilla y León para incorporar sus contenidos a los centros públicos.

Un sector rezagado en España

En España, las editoras de contenidos exclusivamente digitales deben competir en un mercado maduro, pero en permanente transformación, como es el de las editoriales escolares clásicas. Y a esto se suma la actitud de las administraciones públicas, que aún no están convencidas a la hora de introducir ciertas apuestas por la innovación en el sistema educativo.

Según los datos de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), España cuenta con una proporción de 13 alumnos por cada ordenador escolar, lo que nos sitúa por debajo de la media europea, que se encuentra en seis estudiantes por equipo informático. En un año, denuncia este sindicato, España ha pasado de ocupar el lugar 31 al 34 en el escalafón internacional sobre el uso de las tecnologías de la información en la enseñanza.

En España existe el convencimiento de que un sistema educativo idóneo se basa casi únicamente en reducir la proporción de alumnos por profesor. Sin embargo, países como Corea del Sur, considerado uno de los más avanzados y exitosos del mundo, tienen tasas que llegan a 40 alumnos por profesor. Y a pesar de esa proporción, el país asiático ha conseguido un nivel de personalización educativa envidiable para nosotros a través de la implantación masiva de la enseñanza mediante contenidos digitales. Empresas como Educaline y otras del sector, denuncian que la adaptación de contenidos digitales en España no solo no avanza a la misma velocidad que en países europeos como Holanda o Finlandia, sino que el ritmo es más pausado que el de países latinoamericanos como Perú, que avanzan mucho más rápido y con mayor ambición.

El tiempo ha terminado dando la razón a Temprano. Y frente al escepticismo en esta materia de España, Educaline ha encontrado una inmensa receptividad en el continente americano, donde en apenas dos años la firma ha invertido 13 millones de euros y ha formalizado acuerdos con las autoridades educativas de media docena de países que se van a materializar en el mayor número de licencias entregadas nunca en Latinoamérica. El Gobierno de Colombia ha empezado a distribuir 835.000 tabletas con contenidos de Educaline, y en Perú ha comenzado el despliegue de un plan que conlleva la entrega de 230.000 licencias de uso hasta marzo de 2015. Además, la empresa está en presente en Paraguay; tiene previsto entrar en Chile y Ecuador, y ha trasladado la dirección de su división latinoamericana a México ante las perspectivas de rápido crecimiento en ese país.

Recientemente, Educaline ha puesto en marcha en Colombia una “fábrica de contenidos”, un centro de producción donde trabajan 25 técnicos en el desarrollo de material educativo. Y con el objetivo de optimizar el uso de sus contenidos didácticos, la empresa ha apostado por formar en Latinoamérica a los profesores en las capacidades técnicas y pedagógicas del uso de las TIC en el aula. Solo en Perú se está formando a 4.200 profesores, aunque su objetivo es hacerlo en todos los países de la zona.

El responsable de Educaline achaca esta buena acogida a la “calidad y atractivo” de sus productos y explica que “no nos limitamos a pasar libros de texto en papel a contenido electrónico, sino que se elaboran ejercicios, fichas, juegos interactivos, vídeos e incluso un programa con el que los propios alumnos pueden corregir sus ejercicios. Todo ello en dos idiomas, español e inglés, en asignaturas de ciencias, matemáticas, lengua y filosofía, para alumnos desde primaria a bachillerato. La facilidad de su uso va a permitir un desarrollo fácil y progresivo en el aprendizaje de los alumnos”. Una percepción avalada por los datos, ya que la investigación del uso didáctico de los contenidos digitales Educaline, desarrollada por la Universidad Autónoma de Barcelona durante el curso 2011-2012 en 23 centros docentes de primaria y secundaria obligatoria que aplicaron en sus clases diversos materiales de la empresa riojana, concluyó que más del 90% de los profesores considera que estos recursos mejoran la comprensión, la atención y la implicación del alumnado, facilitando una renovación metodológica orientada a la innovación didáctica.