Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
FCC

Soros invertirá unos 660 millones para ser socio de referencia de FCC

El financiero llega a un pacto con Koplowitz para comprar sus derechos de la ampliación

George Soros (Budapest, 1930), durante una entrevistaen Barcelona.

La carta secreta de Esther Koplowitz era George Soros y la descubrió ayer por la mañana. El magnate se convertirá en accionista de referencia de FCC tras la compra de los derechos de suscripción de la empresaria en la ampliación de capital de 1.000 millones de euros. Es decir, del 50,01% de la constructora que Koplowitz tiene a través de la firma B1998. El acuerdo, por tanto, supone una inversión total de 500 millones por la mitad de la citada ampliación, a los que hay que añadir el valor de los derechos, estimados en otros 160 millones.

En virtud de este acuerdo, la empresaria garantiza su preponderancia en FCC, pese a que su participación en la compañía se queda por primera vez por debajo del 50% y pasa al 25%. Un porcentaje similar quedaría en manos de Soros Management Found si ejecuta todos los derechos que ha suscrito. El financiero de origen húngaro ya tenía una presencia minoritaria en la constructora fundada por el empresario de origen polaco Ernesto Koplowitz en los años cuarenta del pasado siglo. Según fuentes empresariales, Soros habría llegado a poseer, directa e indirectamente, alrededor del 6%, por encima del 5,7% que ya ostenta Bill Gates.

La inversión es la mayor en una sola empresa realizada por el financiero

De ser así se convertiría en el principal accionista de FCC, por delante incluso de Esther Koplowitz, con una presencia entre el 25% y el 30%, porcentaje que obliga a lanzar una opa si se rebasa. Ahora queda pendiente, una vez que se cierre el acuerdo, el reparto de los puestos en el consejo de administración, en el que Koplowitz cuenta en la actualidad con ocho representantes. El acuerdo tendrá que ser analizado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para asegurar que no hay un pacto de control, lo que podría obligar a una opa.

En todo caso, Koplowitz, además de asegurarse el control, resuelve la refinanciación de su deuda personal, la vinculada a su inversión en el grupo. Según el acuerdo con los bancos para reestructurar este pasivo, la empresaria tenía que vender sus derechos de asignación en la ampliación para atender esa deuda.

Soros, cuyo fondo hace así la inversión más grande en una sola empresa, adquiere un compromiso de permanencia mínima de cuatro años. La inversión en FCC refuerza su apuesta por España en un momento que resulta muy importante para el país, con unos datos macroeconómicos que apuntan hacia la recuperación económica. Soros es uno de los principales accionistas de Hispania Activos Inmobiliarios, constituida por Azora para invertir en el mercado inmobiliario donde ha comprado títulos por más de 90 millones. Según algunas fuentes, también habría entrado en la venta del 7,5% de Bankia el pasado febrero con una pequeña participación. El citado fondo maneja 30.000 millones de dólares (unos 22.000 millones de euros).

La ampliación de capital, que será sometida a la aprobación de la junta de accionistas el 20 de noviembre, pretende hacer frente al pago de un tramo de la deuda que el grupo refinanció el año pasado por 1.390 millones y que era convertible en acciones. Es decir, gran parte lo empleará en resolver el riesgo de dilución y que, de no hacerlo, elevaría la deuda hasta los 2.258 millones en 2018, fecha en el que los bancos podrían capitalizarlo en acciones. La constructora presidida por Esther Alcócer, hija de Koplowitz, paga altos intereses (el 11%, que pueden elevarse hasta el 16%) por ese pasivo.

Según explicó ayer su consejero delegado, Juan Béjar, a los analistas, el grupo destinará 765 millones a amortizar 900 millones de deuda de ese tramo, con una quita del 15%. Otros 200 millones irán a amortizar otras deudas. Gracias a ello, FCC recompondrá sus fondos propios, que se habían situado en negativo tras las pérdidas del tercer trimestre. La deuda total, en esa fecha, se incrementó de 5.964,55 millones a 6.430,9 millones. El objetivo ahora es recuperar el dividendo, que prevé abonar cuando logre un nivel de deuda de cuatro veces el Ebitda (ahora pasa de ocho a seis).

Las acciones del grupo se dispararon con fuerza en Bolsa tras conocerse el acuerdo. Al cierre del mercado, la entidad subió el 8,37% hasta 14,73 euros por acción, precio de referencia.

FCC prepara un plan estratégico 2015-2017. El desarrollo de negocios, especialmente el internacional, de servicios medioambientales y agua constituye uno de los ejes de la estrategia junto a la selección de los proyectos de construcción más rentables. Mientras tanto, prevé cerrar la venta de Realia, la inmobiliaria que controla con Bankia y por la que se han interesado Colonial, Juan Abelló y varios fondos, y de Globalvía, concesionaria de infraestructuras también controlada con la entidad financiera. Así, terminaría la desinversión de activos no estratégicos, de la que ya ha realizado operaciones por 1.740 millones, un 79% del objetivo.

FCC perdió hasta septiembre 788 millones, un 16,8% más que el año pasado (674,9 millones). Este resultado se debe a las provisiones y deterioros no recurrentes por 769 millones realizadas para culminar el saneamiento de activos. El resultado bruto de explotación alcanzó los 597,7 millones, tras subir un 19,3% respecto a un año antes.

Más información