Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sobrina de Guindos llega al Banco Mundial con 14.000 euros de sueldo

El exsecretario de Estado Fernando Jiménez Latorre asume su puesto en el Fondo Monetario Internacional

Beatriz de Guindos, cuando ocupaba un cargo directivo en la CNMV

El exsecretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, y la exsubdirectora de Industria y Energía de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, Beatriz de Guindos, han asumido en Washington este mes sus nuevos puestos en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, respectivamente, para el periodo 2014-2016.

Jiménez Latorre ocupa el puesto de director ejecutivo que le corresponde a España de forma rotatoria en la silla o grupo de países en que se turna con México y Venezuela. El sueldo de un director ejecutivo era en 2013 de 244.350 dólares anuales, unos 196.000 euros al año o 16.300 euros al mes. Al tratarse de organismos internacionales, los sueldos de estos puestos suelen estar libres de impuestos.

Beatriz de Guindos, sobrina del ministro de Economía, Luis de Guindos, ha pasado a ser directora ejecutiva suplente del Banco Mundial, un puesto cuyo sueldo en 2013 fue de 211.370 dólares, unos 169.000 euros al año o 14.000 euros al mes, al tipo de cambio actual.

Jiménez Latorre dejó el puesto de secretario de Estado de Economía, número dos del Ministerio, para incorporarse a su destino en Washington y fue sustituido en su puesto por el director general del Tesoro, Íñigo Fernández de Mesa.

Beatriz de Guindos renunció a su nombramiento como directora de Competencia, uno de los más importantes de la Comisión nacional de los Mercados y la Competencia, tras la polémica que se generó por ser sobrina del ministro y pese a su excelente currículum. En ese puesto su salario era de 75.000 euros brutos año, es decir, unos 50.000 euros netos, aunque la cifra final depende de las circunstancias personales.

Tras esa polémica, Beatriz de Guindos decidió pedir un destino fuera de España y logró uno de los más codiciados por los técnicos comerciales y economistas del Estado. Los destinos se deciden en el Ministerio de Economía por antigüedad, méritos y las preferencias manifestadas.