Bruselas tacha de “lento, ineficaz e injusto” el recorte salarial en España

El sueldo de los trabajadores temporales cae un 20% desde 2008, el cuádruple que los fijos

Tras cuatro largos años de ajuste salarial patrocinado por Bruselas, la Comisión Europea critica ahora el diseño del recorte sufrido por los trabajadores españoles. En un informe hecho público este lunes, el Ejecutivo comunitario califica de “injusta, lenta e ineficiente” la bajada salarial que han sufrido, fundamentalmente, los empleados con contrato temporal. Según sus cifras, el ajuste salarial de los asalariados con esta modalidad de contrato acumula un 20% de caída en lo que va de crisis, frente a la reducción del 5% en el caso de los indefinidos. “Estos datos no sorprenden si se tiene en cuenta la posibilidad de renegociar [a la baja] el salario al término de los contratos de duración definida”, subraya.

En el documento, el órgano de Gobierno de la UE sostiene que los trabajadores con contrato temporal han sido doblemente penalizados: “Han sido expuestos a un mayor riesgo de despido y han sufrido una caída mayor en su salario”. Bruselas también incide en las diferencias temporales del ajuste. “La reducción salarial empezó antes y ha sido considerablemente más alta en el caso de los temporales”, asevera. La Comisión dibuja así una imagen de España que encaja a la perfección con la esbozada por el presidente del BCE, Mario Draghi, a principios de septiembre —"en algunos países los trabajadores entran al mercado laboral con sueldos de los años ochenta"—. En la publicación, los técnicos europeos se contradicen, sin embargo, al señalar que el ajuste salarial de los temporales “triplicó” al sufrido por los fijos cuando, a tenor de las cifras aportadas unas líneas antes, se habría cuadruplicado.

El Ejecutivo comunitario destaca que, desde el inicio de la crisis económica, la cualificación media de la fuerza laboral ha aumentado “el doble” en el grupo de trabajadores con contrato temporal que entre los indefinidos. Bruselas achaca este fenómeno, entre otros factores, a un patrón de decisión empresarial basado en el coste de despido —más bajo en el caso de los temporales— que penaliza el nivel de preparación técnica del trabajador y que propicia que los empleados con contrato fijo y mayor antigüedad sean los que acaben reteniendo su puesto de trabajo indistintamente de si son o no los más cualificados.

El departamento de Economía de la Comisión también recuerda que el grueso del ajuste salarial se ha concentrado en los cuatro últimos años. “2009 fue el último año en que los salarios reales aumentaron, pese a que el ciclo económico ya se encontraba en fase descendente”, subrayan. Entre 2008 y 2013, la economía española destruyó 3,5 millones de puestos de trabajo y la tasa de desempleo pasó del 10% al 25%. La receta de Bruselas para frenar esta sangría y revertir la tendencia sigue siendo la misma que expresa en cada paquete de recomendaciones específicas: una segunda reforma laboral que acabe con la dualidad en el mercado de trabajo. “A la luz de los resultados, la alta dualidad puede llevar a un proceso de ajuste ineficiente, que penalice desproporcionadamente a los trabajadores con contrato temporal”, subraya. En otras palabras: la UE pide, por enésima vez, que Madrid homogeneíce definitivamente los niveles de cobertura de fijos y temporales.

Más información