El juez imputa por fraude a la cúpula de la patronal de las pymes

El expresidente, el gerente y el secretario general de Cepyme declararán por los pagos opacos a Terciado

Jesús Terciado, en una fotografía de archivo.

El juez de Madrid que instruye la causa contra el presidente de la patronal de las pymes y número dos de la CEOE, Jesús Terciado, por supuestos cobros ilegales de la organización ha citado como imputados al expresidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, al secretario general, José Alberto González Ruiz, y al gerente, José Manuel Vilar Martínez. Lo hace después de que el fiscal se opusiera al archivo de la causa al considerar que había indicios de “falsedad y estafa o apropiación indebida”.

La imputación de la cúpula de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) y su anterior presidente por el magistrado Tomás Martín Gil llega tras la declaración de Terciado en julio, también como imputado. Según el auto del juez, que fue notificado ayer, las declaraciones se producirán el 12 de noviembre. Un portavoz de la patronal no ha querido valorar la noticia.

El caso se inició con una denuncia de la patronal de Salamanca (Confaes), enfrentada con Terciado desde que este era presidente de la patronal de Castilla y León (Cecale). En la denuncia, Confaes acusa a Terciado de utilizar dos de sus empresas, Tecrucyl e Ingasert, para cobrar un sueldo de Cepyme a través de facturas, pese a que el cargo de presidente de las pymes no tenía sueldo. En 2010, Tecrucyl facturó 103.000 euros a Cepyme; 129.000, en 2011, y 82.167, en 2012.

Los pagos acabaron en 2012. Ese año Cepyme suscribió con Terciado un contrato de alta dirección. Hace unas semanas, Terciado admitió a este diario que ese dinero era una remuneración: “Estoy cobrando sueldo desde 2012, antes lo hacía desde la facturación de mis empresas para compensar los gastos de vivir en Madrid y por la dedicación al cargo”.

En la declaración de julio ante el juez, Terciado afirmó que era normal que los presidentes de Cepyme utilizasen facturas de sus empresas para cobrar de la patronal. Esto explica que el juez haya citado a su predecesor, Jesús Bárcenas. Sin embargo, este explica por teléfono que cobraba por los gastos de representación y que estos eran transparentes al fisco. Bárcenas añade que percibía “bastante menos” y que aunque tenía una tarjeta de crédito de la organización no la usaba.

La resolución del juez va acompañada del informe del fiscal que, además de oponerse al archivo, reclama la contabilidad de Cepyme. También pide las facturas de Ingasert y Tecrucyl entre 2010 y 2013 para que un perito analice cuánto y por qué cobró Terciado de la patronal que preside.

No es la primera vez que Terciado es acusado de utilizar sus empresas para cobrar de la patronal que preside. Cuando fue presidente de Cecale, su consultora Tecrucyl facturó a empresas a las que contrataba la patronal castellanoleonesa. Por ejemplo, Tecrucyl cobró 5.672 euros de Fragua (una empresa de un socio de Terciado), que a su vez había sido contratada por Cecale para organizar un evento por 25.074 euros. A preguntas de este diario, Terciado afirmó que recibió el dinero a cambio de trabajos sobre “el sector agropecuario en Perú y Brasil”, aunque se negó a enseñarlos. También cobró de Tecopy, uno de los principales contratistas de Cecale. Terciado liquidó Tecrucyl cuando fue denunciado.

Aunque oficialmente no tenía sueldo, Terciado cobró en mayo de 2010 dietas que sumaban 3.240 euros brutos por 18 reuniones, casi una por día laborable. Además, entre enero de 2009 y abril de 2012, Terciado gastó 29.920 euros con su visa de la patronal y de esos hubo 2.788 euros gastados en su propia gasolinera y 4.616 euros en fines de semana. Una auditoría posterior de KPMG reveló gastos suntuosos como 4.557 euros en taxis en marzo de 2012 o los 5.876 en unas cortinas para su despacho. Terciado afirmó que él no se encargaba de seleccionar el mobiliario y que no pasaba las dietas sino que la patronal le pagaba las que consideraba.

La patronal salmantina lo denunció en un juzgado en Valladolid y la juez lo archivó al considerar que no existía reglamentación sobre el uso de la tarjeta y que “no se ha acreditado que se haya hecho un uso de la tarjeta totalmente al margen de los gastos derivados de su cargo”. Sobre las dietas, consideró que no había “fijado ningún límite máximo de asistencia a reuniones con derecho a dieta”. La juez apuntó que la disputa debía resolverse en el interior de la organización y no en los tribunales.

Terciado, un ingeniero técnico agrícola de Ávila, es presidente de Cepyme desde 2010, cargo que renovó en julio. Como presidente de esta organización es vicepresidente nato de la CEOE y es de facto el número dos de Juan Rosell, con quien acude a las reuniones del diálogo social con Gobierno y sindicatos.

Más información