54 países acuerdan compartir información fiscal a partir de 2017

España recibirá información de las cuentas bancarias situadas en los países que han firmado el acuerdo. El Gobierno satisfecho por la inclusión de Gibraltar

Un total de 50 países y jurisdicciones de todo el mundo, entre los que se encuentra España,  han firmado este miércoles en Berlín un acuerdo multilateral para el intercambio automático de información sobre cuentas financieras. De ellos, 48 países y territorios compartirán información fiscal desde 2017 y otros dos más lo harán a partir de 2018. Además, otros seis países más se han comprometido (aunque aún no han firmado) con el citado acuerdo para 2017.

Las autoridades españolas están especialmente satisfechas por el hecho de que Gibraltar se haya incorporado al acuerdo, lo que permitirá perseguir agujeros de fraude de ciudadanos españoles en la colonia británica.

En total, 54 países y territorios intercambiarán información financiera y fiscal de forma automática y estandarizada en 2017. El importante acuerdo se ha celebrado en Berlín adonde se han desplazado el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre.

Los representantes de todos los países han suscrito el acuerdo que les compromete a compartir información financiera lo que será un gran avance en la lucha contra los paráisos fiscales y la planificación fiscal agresiva.

Este acuerdo ha sido impulsado por el G5, integrado por Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido. Este grupo de países de la mano de la Comisión Europea han trabajado intensamente para alcanzar un acuerdo similar al modelo FATCA de Estados Unidos, por el que los países que participan en dicho acuerdo están obligados a facilitar toda la información financiera de los ciudadanos estadounidenses a las autoridades de Washington.

Avance histórico

A partir de este proyecto del G-5, la OCDE aprobó el 17 de enero de 2014 un modelo de acuerdo sobre este sistema común y estandarizado de intercambio de información. Según el Gobierno, la firma de hoy, así como el acuerdo político alcanzado en el Ecofin de la UE del 14 de octubre para establecer este sistema de intercambio de información en el ámbito comunitario, supone un "avance histórico y radical" en materia de transparencia y control fiscal internacional en un escenario económico cada vez más global e interrelacionado. Además, afirma que el proyecto se mantiene abierto a nuevas incorporaciones que, con toda seguridad, se producirán en el futuro.

El ámbito de información a intercambiar mediante este sistema es muy amplio. En concreto, abarca todo tipo de cuentas financieras, es decir, depósitos bancarios, valores negociables, participaciones en fondos de inversión, seguros o rentas, e incluirá datos referentes a saldos, importes percibidos por rentas o transmisiones, así como la identificación de la persona o entidad titular y de quien efectivamente controle la cuenta.

En 2017 se iniciará el intercambio automático de información, con datos referidos a cuentas financieras que estén abiertas a finales de 2015 y a las cuentas que se abran con posterioridad a esa fecha. La información se intercambiará anualmente y de forma automática, es decir, sin necesidad de requerir a las autoridades fiscales extranjeras información referente a algún caso individualizado por haberse encontrado indicios de fraude.

De esta forma, la Agencia Tributaria tendrá acceso a un sistema de intercambio de información automática y estandarizada de todo tipo de cuentas financieras, lo que conllevará un mejor control del fraude fiscal y, por tanto, un aumento de los ingresos públicos que hará posible reducir la carga sobre los contribuyentes que cumplen con sus obligaciones tributarias.

Gibraltar está en el pacto

Para el Gobierno, la adecuada explotación de la información que se reciba referente a contribuyentes residentes en España, en coordinación con otras iniciativas como la obligación de declarar bienes situados en el extranjero, supone un "paso adelante decisivo" en la aplicación efectiva del sistema tributario español, permitiendo ensanchar las bases imponibles declaradas y perseguir el fraude de aquellos residentes cuyas declaraciones fiscales no sean congruentes con los activos o rentas que tengan en el exterior.

Entre los 54 países y jurisdicciones que se han comprometido a intercambiar información desde 2017, además de la práctica totalidad de los países de la UE, se encuentran otros estados como Argentina, Barbados, Colombia, Corea, India, Islandia, Mauricio, México, San Marino, Seychelles, Sudáfrica, Trinidad y Tobago, Islas Feroe, Guernesey, Isla de Man y Jersey y los territorios británicos de ultramar Anguila, Bermuda, Gibraltar, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas y Montserrat, muchos de ellos considerados hasta ahora como paraísos fiscales.

Por su parte, los seis países y jurisdicciones de la lista anterior que no han firmado hoy pero que se han comprometido a intercambiar información desde 2017 son Barbados, Bulgaria, India, Seychelles, Trinidad y Tobago así como Groenlandia. Además, Austria y Aruba han firmado hoy en Berlín el intercambio de información desde 2018.

Proyecto Beps

Previamente a la firma del acuerdo multilateral, el G-5 ha mantenido una reunión en la que se ha debatido sobre cómo impulsar a nivel de la UE el proyecto de la OCDE contra la erosión de bases imponibles y la transferencia artificial de beneficios empresariales (BEPS). Sobre esta problemática ya se celebró un primer intercambio de opiniones en el Ecofin del pasado 14 de octubre.

Poco antes, el 16 de septiembre, la OCDE hizo público un primer grupo de recomendaciones sobre cómo hacer frente a este problema de forma coordinada a nivel internacional. El Gobierno español recuerda que la reforma tributaria, ahora en trámite parlamentario, incluye cambios normativos al respecto como el que se refiere al tratamiento fiscal de los llamados 'productos híbridos'.