Selecciona Edición
Iniciar sesión

España es el país avanzado que más reduce el tiempo para crear empresas

El trámite medio para abrir negocios pasa de 23 a 13 días en 2014, según el Banco Mundial

EFE

El controvertido e influyente Doing Business, el informe en el que el Banco Mundial trata de sintetizar en un solo índice cómo de favorable es el entorno económico y legal a la actividad empresarial, suele dejar una imagen poco favorecida de la economía española. "Nos sitúa de manera reiterada en puestos muy por debajo de nuestras posibilidades", admitía el ministro de Economía, Luis de Guindos, hace apenas un año. En esa foto, observada de cerca por los inversores internacionales, España llegó a caer en 2013, al puesto 142 entre 189 cuando se medía el tiempo y coste de los trámites para iniciar un negocio. Se colocó así a la altura de Afganistán, Sudán del Sur o Gaza, economías estragadas por los conflictos. Pero las reformas y los cambios metodológicos arrojan en la edición de este año un cambio espectacular, hasta el punto de que España es el país avanzado que más recorta el tiempo para crear una empresa y escala hasta el puesto 33 en el índice general (desde el 52 publicado el año pasado), que evalúa diez áreas. 

Los procedimientos necesarios, de media, para abrir una empresa en España han pasado de diez a 6. Y el tiempo promedio que transcurre hasta completar los trámites se ha reducido en diez días, de 23 a 13. Solo 10 países, ninguno de ellos avanzado, ha rebajado más el tiempo requerido para lograr los permisos en la apertura de un negocio. Y en el índice parcial que recoge estos y otros aspectos -coste de los procedimientos y capital necesario para crear una compañía, en relación a la renta por habitante-, el avance respecto al año pasado es igual de notable: del puesto 142 se pasa al 74.

Aunque aún por debajo de la mayoría de los países de la zona euro, y muy alejado de los parámetros de los países que encabezan este ranking (en Nueva Zelanda se tarda menos de un día en echar una empresa a andar), el estirón de este año permite a España superar en la facilidad para iniciar un negocio a Alemania, Luxemburgo o Austria, según las cuentas del Banco Mundial.

Parte del avance registrado por España tiene que ver con los cambios metodológicos introducidos en el Doing Business, cuyos rankings pasan a establecerse en comparación con lo que serían las mejores prácticas en cada área. Así, con los mismos datos, España habría pasado a ocupar el puesto 115 en 2013 por la facilidad para iniciar un negocio (del 142 original). Y el índice general que evalúa diez áreas, incluida el tiempo de creación de una empresa, dejó a España con este nuevo método en el puesto 32 en 2013 (el mejor desde que se hace el estudio), frente al 52 original.

El resto de la mejora, en el caso de la puesta en marcha de un negocio, la atribuye el Banco Mundial a las reformas del Gobierno, y singularmente a la ventanilla única que permite tramitar permisos de todas las Administraciones online. "España simplificó los registros de empresas introduciendo un sistema electrónico que vincula varias agencias públicas. Estas reformas están generando beneficios tangibles para los emprendedores", señala el informe. Hace una década, poner en marcha una empresa llevaba 140 días, ahora 13.

Con el nuevo método, España retrocede ligeramente en el índice general, del puesto 32 al 33, aunque el Banco Mundial aprecia mejoras en otras áreas, al incorporar ya las rebajas fiscales incluidas en la reforma, aún no aprobada (la bajada del impuesto de sociedades y de la tributación de las ganancias patrimoniales), o la nueva regulación en caso de insolvencia empresarial, que facilita la reestructuración de la deuda y hace más transparente el proceso.

Tras estas cambios, España destaca en los rankings de resolución de insolvencias (puesto 23), comercio transfonterizo (30), protección de inversores minoritarios (30), el acceso al crédito (52) y registros de la propiedad (66).  Ocupa el puesto 69 en el ranking de cumplimientos de contratos, el 74 tanto en la categoría de poner en marcha un negocio y en la de obtención de electricidad y el 76 en pagos de impuestos. La peor posición la obtiene en la categoria que analiza los permisos de construcción, al situarse en la 105.

SINGAPUR REPITE COMO EL PAÍS CON MAYORES FACILIDADES.

En términos generales, Singapur ha vuelto a ocupar la primera posición en el ranking de países donde es más fácil hacer negocios, por delante de Hong Kong, Nueva Zelanda, Dinamarca y Corea, que mantienen los puestos de privilegio del informe anterior, una vez revisado el ranking.

También repiten Noruega en el sexto puesto y Estados Unidos en el octavo. Por contra, Reino Unido gana una posición, la octava, que pierde Finlandia, que cae a la novena. Australia vuelve a cerrar un año más el 'Top ten' del 'Doing Business'.

En el caso de la zona euro, además de Finlandia, las mejoras posiciones las ocupan Irlanda (que asciende desde el 17 al 13), Alemania (que baja del 13 al 14) y Estonia (que baja del 16 al 17). Por su parte, Francia sube del puesto 33 al 31 e Italia baja del 52 al 56.

El informe revela que los emprendedores locales de 123 economías vieron mejorar su entorno regulatorio el año pasado, ya que desde junio de 2013 hasta junio de 2014, se llevaron a cabo 230 reformas de la regulación de los negocios. De ella, 145 tenían como objetivo reducir la complejidad y el coste asociado al cumplimiento con las regulaciones empresariales y 85 estaban encaminadas a robustecer las instituciones legales.