Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Hacienda planea suavizar el hachazo a la vivienda de la reforma fiscal

Estudia limitar los coeficientes de actualización en las ganancias patrimoniales. Miguel Ferre admite que están abiertos a admitir enmiendas sobre la reforma tributaria

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre. EFE

El Gobierno está dispuesto a suavizar el hachazo tributario sobre la vivienda escondido en la reforma fiscal. El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha explicado este martes en el Foro Cinco Días que está abierto a analizar las enmiendas de los grupos parlamentarios sobre el nuevo tratamiento fiscal de las ganancias patrimoniales, que penaliza la venta de casas de segunda mano adquiridas antes de 1994.

El proyecto fiscal del Ejecutivo prevé eliminar dos elementos que reducen las plusvalías generadas en las ventas patrimoniales del IRPF como son los coeficientes de abatimiento y los índices de corrección monetaria. El efecto que causaría esta medida en el bolsillo del contribuyente sería enorme.

Un contribuyente que comprase un piso en 1985 por dos millones de pesetas (12.000 euros), el valor medio de una vivienda de la época, y lo vendiese en diciembre de este año tendría que pagar al fisco unos 19.000 euros por las plusvalías generadas en la operación. Pero si vende el piso un mes más tarde, en enero de 2015, tendría que abonar cerca de 56.000 euros. La diferencia, de unos 37.000 euros, se debe a la supresión de los coeficientes de abatimiento y de los índices de corrección monetaria que tiene en cuenta la revalorización por el efecto de la inflación.

Los coeficientes de abatimientos ya fueron retirados en parte en la reforma fiscal de 2006, aprobada por el Gobierno del PSOE, año a partir del cual no se aplican. Es decir, solo tienen derecho a la reducción de las plusvalías las viviendas adquiridas antes de 1995 y 2006. Además, la medida tampoco afecta a los mayores de 65 años que tienen derecho a la exención por plusvalías de la vivienda.

Hacienda justifica que en realidad esta modificación afecta a muy poca gente. Admite que solo perjudicará a aquellos que compraran una vivienda antes de 1994, tengan menos de 65 años, y ahora vendan esta casa, y que además tengan como mínimo otra vivienda.

Tras las presiones recibidas, el Gobierno se plantea ahora suavizar esta medida. El secretario de Estado defendió la supresión de los coeficientes de abatimiento. "Era una medida transitoria que ha durado 18 años. Eso no es neutral y provoca distorsiones". Durante su intervención agregó: "Existe un efecto fiscal muy brusco entre adquirir la casa en enero de 1995 o en diciembre de 1994". Y prosiguió: "Tan clase media es uno como otro", defendió para descartar que "sea un hachazo a la clase media". Ferre explicó que el Gobierno quiere diferenciar la tributación de las rentas obtenidas de vender un piso de aquellas que se logran "al levantarse todos los días a las ocho de la mañana para ir a trabajar".

A pesar de ello, el secretario de Estado dejó abierta la puerta a posibles cambios en esta medidas tributaria: "La posición del Gobierno es la de escuchar las aportaciones de los grupos parlamentarios, de analizar las enmiendas que presenten". Este jueves finaliza el plazo que tienen los grupos políticos para presentar enmiendas en el Senado a la reforma fiscal.

Recurrirá el fondo de comercio

El secretario de Estado también ha anunciado que recurrirá el dictamen e la Comisión Europea (CE) que hace dos semanas obligaba a España a recuperar las ayudas fiscales que había concedido a las grandes empresas cuando adquirían otras compañías extranjeras. "Vamos a recurrir esa decisión", avanzó Ferre. "El Gobierno no está de acuerdo con lo que dice esa decisión". El responsable gubernamental para asuntos tributarios indicó: "Nunca entendí como el anterior Gobierno no recurrió la sentencia del Tribunal de la Unión Europea sobre el fondo de comercio". Porque, dijo, "fue un instrumento muy importante para la internacionalización e las empresas españolas".

Ferre ha explicado que no comparte la decisión de la Comisión porque la deducción que permitía a las empresas decudirse una parte del fondo de comercio --la diferencia entre el precio pagado y el valor en libros de una sociedad-- no eran ayudas de estado. A su juicio, ese argumento se explica porque "eran un beneficio fiscal para cualquier tipo de empresas". Ferre ha asegurado que algunas pymes se beneficiaron de esta medida. Además, ha alegado que "estaba diseñada para compensar los obstáculos que las empresas españolas encontraban cuando invertían fuera".



Más información