Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

América Latina y Europa se alían para financiar a las pymes

El Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Europeo de Inversiones acuerdan un crédito de 1.000 millones de dólares para las pequeñas y medianas empresas

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en Ciudad de Panamá. EFE

Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), anunció ayer en Colonia (Alemania) un acuerdo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para ayudar a la financiación de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en los dos continentes abriendo una línea de crédito de 1.000 millones de dólares, que aportarán al 50% las dos entidades.

Los préstamos respaldarán el comercio y las inversiones de las pymes en las dos orillas del Atlántico. "Las pymes constituyen la columna vertebral de nuestras economías y son las que impulsan el crecimiento y el empleo en América Latina, así como en Europa, y sin embargo aún tienen grandes dificultades para lograr una financiación adecuada a sus necesidades", aseguró el presidente del BEI, Werner Hoyer.

Además, el BID proporcionará, a través de la iniciativa ConnectAmericas, la información de negocios —controles reglamentarios, servicios jurídicos, etcétera— necesaria para la promoción de empresas conjuntas de firmas latinoamericanas en Europa.

La bajada del precio del crudo tendrá efectos en algunos países. Pero no habrá una segunda década perdida para América Latina

Luis Alberto Moreno, presidente del BID


La iniciativa se enmarca también en los esfuerzos del BID por contribuir a la mejora de la productividad de América Latina, verdadero escollo de la región para cerrar la brecha con los países desarrollados. En los últimos 20 años, según la OCDE, la productividad en el continente registró un aumento anual del 1,6% mientras que países como Corea del Sur, Turquía o Polonia lograban el 3%.

Pese a los augurios de un 2015 difícil para Latinoamérica por la caída de los precios de las materias primas, alimentos y petróleo principalmente, el presidente del BID no es pesimista sobre el futuro económico de la región. "La bajada del precio del crudo tendrá efectos en algunos países como puede ser el caso de Venezuela y es cierto que todos tendrán ahora que remar por cuenta propia, pero no habrá una segunda década perdida para América Latina", afirmó.

Aún así, será necesario continuar con las reformas. Moreno destaca, por ejemplo, que "las infraestructuras fueron las grandes sacrificadas en las políticas de ajuste durante la bonanza de los últimos años y ahora su ausencia se ha convertido en un enorme impuesto al desarrollo de los países"; la necesidad, una vez logrado avanzar en la inclusión social, de llevar a cabo una revolución educativa que mejore el capital humano y una reforma fiscal que evite la evasión y provea de servicios de calidad a los ciudadanos.

El presidente del BID señala también el reto de mejorar las instituciones, "la gran diferencia entre el éxito o el fracaso de un país". "Puede haber recursos, pero si no hay instituciones, difícilmente un país logrará sus objetivos".