Bankia admite que el escándalo de las tarjetas daña la imagen del sector

La entidad ganó 696 millones de euros, un 53,9% más que en el mismo periodo de 2013

Ampliar foto
José Sevilla, durante la rueda de prensa.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha asegurado que el escándalo de las tarjetas de la entidad (y de su antecesora, caja Madrid) no va a variar "ni a mejor ni a peor" las previsiones de la entidad para el ejercicio. Ha dicho también que no descubrieron las tarjetas hasta enero de este año "ya que habían desaparecido cuando llego el nuevo equipo y a raíz de conocer un correo poniendo en conocimiento su existencia". Luego se terminó la investigación en junio. No obstante admitió que el asunto tiene un impacto negativo en la imagen del sector en su conjunto.

Bankia, que mejoró sus beneficios un 53,9% hasta septiembre, preve acabar el ejercicio con una aceleración comercial con el crecimiento del crédito y cerrar con una rentabilidad sobre recursos propios (Roe) del 10%, habiendo alcanzado en el tercer trimestre un 8,4%. En ese sentido, subrayó que espera superar las pruebas de estrés que se conocerán el domingo. También adelanto Sevilla que devolverán todas las preferentes.

En su conjunto, el grupo BFA-Bankia ha obtenido un beneficio después de impuestos de 1.151 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un 77,7% más sobre los 648 millones obtenidos en el mismo periodo de 2013, excluyendo el efecto del canje de instrumentos híbridos por capital. Según la información remitida este viernes a la CNMV, este resultado se debe a la mejora de los ingresos, la reducción de gastos y las plusvalías. Solo Bankia, la filial cotizada, logró un beneficio neto de 696 millones.

El presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, destaca en un comunicado que "la mejora de los ingresos trimestre a trimestre, la disminución de los gastos y la fuerte reducción de la morosidad, que permite empezar a rebajar las dotaciones a provisiones, sitúan a Bankia en el camino de cumplir el objetivo de conseguir un ROE —rentabilidad— del 10% en 2015".

La morosidad cayó del 14,65% del cierre del pasado año al 13,63% mientras que la solvencia a cierre de septiembre se elevó al 12,44 %, tras haber generado 5.472 millones en capital durante siete trimestres, periodo en el que ha visto mejorar su negocio.

En este sentido, el consejero delegado, José Sevilla, ha explicado que el incremento de la capacidad comercial del banco, que consigue "importantes crecimientos de cuota de mercado" en la concesión de créditos a empresas, permite captar en lo que va de año 6.400 millones en nuevos recursos de clientes. Además, ha añadido, en septiembre los empleados eran capaces de vender un 51 % más de productos que un año antes.

Respecto a las cuentas de Bankia, que son donde realmente se ve la evolución del negocio, el margen de intereses acumulado en los nueve primeros meses del año alcanzó los 2.163 millones, un 15,2% superior al de un año antes. El margen bruto, que aglutina todos los ingresos, llegó a cierre de septiembre a 2.937 millones, un 2,7% más. Sólo los ingresos por comisiones se elevaron a 702 millones, un 2,3% más. Con ello, los ingresos típicos bancarios, es decir el margen de intereses más las comisiones, sumaron en los nueve primeros meses 2.864 millones de euros, un 11,8% más.

Por su parte, los gastos de explotación se redujeron un 9,6%, hasta 1.307 millones, lo que permitió a Bankia anotarse un resultado antes de provisiones de 1.631 millones, un 15,3% más.

"La mejora en la actividad del banco continuó un trimestre más", destaca Bankia, cuyos depósitos estrictos de clientes han subido en 4.398 millones en el año y los fondos fuera de balance, en otros 1.996 millones. Por el lado del crédito, la entidad concedió en los nueve primeros meses del año más de 9.000 millones en nueva financiación, de los que 7.212 millones se han dirigido a autónomos, pymes y empresas.

El saldo de activos de dudoso cobro se ha reducido en 2.356 millones de enero a septiembre de 2014, hasta 17.666 millones, lo que ha contribuido a que la morosidad mejore por tercer trimestre consecutivo, hasta el 13,63%.

En paralelo, en lo que va de año, la ratio de cobertura se ha incrementado hasta el 58,6 %, desde el 56,5% y el banco ha ganado en eficiencia a medida que sus ingresos han aumentado y sus gastos se han reducido, hasta caer al 45,4%.

Más información