Selecciona Edición
Iniciar sesión

La UE deja de recaudar un 16% de IVA

El fraude y las quiebras impiden a los Estados europeos ingresar 177.000 millones al año

Ampliar foto
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso. EFE

La Unión Europea pierde cada año el 16% de lo que debería recaudar por IVA. Esa brecha, equivalente a 177.000 millones de euros, supera la dotación del Presupuesto comunitario en 2014 y revela el potencial de la lucha contra el fraude para equilibrar las cuentas públicas. Son datos publicados esta mañana por la Comisión Europea para alertar de la bolsa de fraude e incumplimientos que genera este impuesto.

La media del 16% recoge situaciones muy diversas en los Estados miembros, con España ligeramente por encima de la media (brecha del 18%), a pesar de que otras estimaciones sobre economía sumergida le atribuyen valores más elevados en el conjunto de las obligaciones fiscales. Los mayores incumplimientos se registran en Rumanía, con casi la mitad de su IVA (el 44%) fuera de las arcas públicas, en Eslovaquia (39%) y en Lituania (36%). El fraude, en cambio, es muy limitado en Finlandia y Países Bajos (ambos con un 5% de pérdida) y en Luxemburgo (6%).

“Las cifras demuestran que aún queda mucho por hacer. Los Estados miembros no pueden permitirse sufrir pérdidas de tal magnitud. Deben incrementar sus esfuerzos y tomar medidas contundentes con el fin de recuperar este dinero público”, subraya el comisario europeo de Fiscalidad, Algirdas Semeta, en un comunicado. Este responsable aboga por “una reforma fundamental del sistema de IVA para dotarlo de mayor solidez y eficacia y reducir su vulnerabilidad ante el fraude”.

España está por encima de la media con una fraude del 18%

Bruselas ha alertado varias veces del volumen de elusión fiscal que existe en la UE. Los Estados miembros pierden un billón de euros anuales si se tienen en cuenta todos los impuestos, según cálculos de la Comisión Europea, que ha tratado de elevar el tono en un periodo en que los países han aplicado fuertes recortes a sus políticas públicas para compensar la sangría de ingresos públicos y los gastos derivados de la crisis. La llamada de atención ha sido, pese a todo, limitada y sus efectos, poco visibles.

La llamada brecha de IVA compara la recaudación real de este impuesto, el mayor gravamen europeo sobre el consumo, con la que derivaría de aplicar estrictamente la legislación sobre el nivel de consumo de los diferentes países (el estudio no incluye datos de Croacia y Chipre porque están cambiando su metodología). Bruselas aclara que la diferencia entre un valor y otro no obedece solo al fraude, sino también a impagos derivados de quiebras, a retrasos y a formas de elusión legales.

El 16% presentado hoy corresponde al año 2012 y es idéntico al de 2011, que se dio a conocer el año pasado. Pero son más los Estados que empeoran el nivel de cumplimiento (15) que los que mejoran (11). España figura en este segundo grupo, con un punto porcentual de mejora. El país que más ingresos ha recuperado es Grecia, que ha pasado de perder del 38% al 33% en sus pérdidas de recaudación por IVA. La mejora es, en todo caso, modesta si se tiene en cuenta que en estos años Grecia ha recurrido a dos rescates europeos que la han obligado a controlar mucho más sus recursos públicos, con medidas como la entrega obligatoria de tiques de compra en los comercios.

Bruselas apunta también en su estudio al volumen de recaudación que detraen los tipos reducidos y demás excepciones a la norma en la aplicación del IVA. Si los países gravaran el consumo con un tipo fijo para todos los pagos y sin ninguna deducción, recaudarían un 43% más de lo que consiguen ahora. España es el cuarto país que más deja de ingresar por esta serie de excepciones, con diferencias cercanas al 50% respecto a una hipotética situación de gravamen único para todos los productos y servicios.