Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Termómetros y consejos contra el ébola en la asamblea anual del FMI

El Fondo y el Banco Mundial activan sus protocolos de prevención. Las instituciones recuerdan a los asistentes a la reunión de Washington de que hay que lavarse las manos

El vestíbulo de la sede de la reunión anual del FMI
El vestíbulo de la sede de la reunión anual del FMI REUTERS

El virus del ébola, que ha matado ya a miles de personas en África, no solo se ha metido en la agenda de las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, sino que también ha llevado a ambas instituciones a activar sus protocolos de prevención. Tanto en las instalaciones del Fondo, ubicadas en la esquina entre la calle H y las 19 de Washington, como en las del BM, que se encuentran enfrente, los servicios sanitarios tienen un expositor donde dan información y reparten termómetros todo aquel que quiera comprobar su temperatura. El servicio en el caso del Banco Mundial está operativo las 24 horas.

La asamblea anual recibe a miles de participantes y reúne a delegaciones de países afectados. Hoy, además, es la reunión de los ministros de Economía y los gobernadores de los bancos centrales del G-20. Todos los profesionales que acuden a la cita reciben una nota de instrucciones en la que sobre todo se llama a la calma y aclara que el contagio no es posible por aire, agua o mosquitos, además de que “el riesgo por contacto casual en sitios públicos es bajo”.

Además, según explica el folleto, “las personas infectadas están visiblemente enfermas y no se espera que estén lo suficientemente bien como para participar en la asamblea anual”. Las instituciones recalcan también que la mejor prevención primaria es lavarse las manos con regularidad con agua y jabón.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, advirtió de que el coste del brote de ébola puede alcanzar 25.800 millones de euros hasta 2015 y que el efecto miedo en España ya se ha empezado notar en la caída de la cotización de las compañías aéreas.

Más información