Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
GUY RYDER / DIRECTOR GENERAL DE LA OIT

“No creo que sirva para nada bajar más los salarios en España”

El máximo responsable de la OIT reclama más políticas activas de empleo

Guy Ryder, director general de la OIT, durante una visita a Madrid.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) acaba de presentar un informe sobre España, el primero de una organización internacional crítico con la reforma laboral de 2012. Advierte de que en la negociación colectiva, siendo pronto para sacar conclusiones, ha bajado la cobertura de los convenios. Su director general, el británico Guy Ryder (Liverpool, 1953), se ha sumado a quienes avisan de que bajar más los sueldos arriesga la recuperación. Pero él, en su fluido español con acento andaluz, puede recurrir al "ya lo decía yo".

Pregunta. Hace dos años, usted dijo que no creía que bajar los salarios fuera la solución en España. Han bajado. ¿Hemos ido muy lejos?

“Los sistemas de aprendizaje están muy poco desarrollados”

Respuesta. Hemos ido bastante lejos, sí. En la competitividad, los salarios son un elemento. Pero el problema de competitividad en España tiene que ver con el modelo productivo, con los bajos niveles de inversión. Los salarios en los últimos dos o tres años han bajado de forma importante. No creo que sirva para nada bajarlos más. Hay falta de demanda, la solución no pasa por ahí

P. Su informe dice que deben subir. ¿Cuánto?

“La salida a la crisis no tiene que pasar por el empleo de mala calidad”

R. Tienen que vincularse más con la productividad.

P. ¿Olvidando el ancla con los precios?

R. El mecanismo es la negociación colectiva. Hay que cuidar los mecanismos de redistribución: los salarios mínimos, la negociación colectiva y la calidad del empleo.

P. Ustedes señalan que España sale de la crisis, creando empleo precario. Siempre ha sido así. ¿Puede cambiar?

R. España siempre ha tenido el problema de la polarización entre empleos bien protegidos y este sector, muy grande, de precarios. Y hemos tenido las distintas reformas laborales hechas por este Gobierno, pero el trabajo a tiempo parcial no voluntario y temporal crece. Sindicatos, Gobierno y empleadores tienen que preocuparse por esto. No es obligado pensar que la salida a la crisis pase por el empleo de mala calidad.

P. ¿Y cómo se cambia?

R. España necesita que las pymes crezcan. España crea empresas, pero no crecen. Hay que buscar condiciones para que las pymes funcionen. Hay problemas de crédito. Hemos hecho una simulación: una bajada de los tipos de interés al nivel europeo, bajaría el paro un 0,6% en un año. España ha invertido en políticas de empleo, pero faltan políticas activas. Hay pasivas (prestaciones) pero hay problemas de Formación Profesional y de calidad en sus servicios públicos de empleo (SPE) y la coordinación con los autonómicos.

P. ¿Han sido desequilibradas las reformas en España? Se han aplicado los recortes y, en cambio, no han llegado aún las políticas activas.

R. Sí, hay falta de equilibrio. No hay alternativa, hay que formar a los jóvenes, a los trabajadores. Los sistemas de aprendizaje en España están muy poco desarrollados. Los SPE pueden mejorarse. Incluso con medidas que se pueden considerar positivas, en general ha habido falta de equilibrio.

P. Las previsiones hablan de una recuperación lenta, ¿durante cuánto tiempo?

R. En el informe decimos que hay que esperar hasta 2023 para llegar al paro de 2007. No podemos seguir el mismo camino. Hay que hacer más esfuerzos. Planteamos la posibilidad de una estrategia de empleo nacional. También la posibilidad de controlar el efecto de las medidas tomadas.

P. ¿No se controlan?

R. La información no es completa. Necesitamos más, más análisis de los efectos de la descentralización, del descuelgue. Nos daría la idea de lo que hacer en el futuro.

P. Europa se acerca a una tercera recesión con países con el paro por encima del 20%. ¿Es soportable?

R. Los niveles de paro que hay en muchos países no son aceptables. Con frecuencia, se me pregunta en qué punto estas sociedades quebrarán. Si usted me lo pregunta hace seis años, si España podía ser estable con el 50% de los jóvenes en paro, habría dicho que no. El paro que hay en Europa es inaceptable y la creación de empleo, de calidad, debe ser la prioridad de la política pública nacional y europea.

P. ¿Y basta con las medidas del BCE?

R. Hacen falta cambios. Llevamos años con políticas que hasta ahora no han dado los resultados deseados. Un nuevo esfuerzo, nacional y europeo, es necesario.

P. ¿Puede concretar?

R. Hay que buscar nuevos equilibrios entre el ajuste necesario de las finanzas públicas y medidas para promover políticas de empleo.

P. ¿Esto supone aplazar los objetivos de déficit?

R. Hay que buscar soluciones a medio plazo en las finanzas.

Más información