Las grandes multinacionales inclinan la balanza del comercio electrónico

Las compras por Internet desde España triplican el valor de lo que se vende fuera

Centro de distribución de Amazon en EE UU. AP

El comercio electrónico en España bate récords periódicamente pero adolece de las mismas debilidades que el comercio físico: compramos en el exterior mucho más de lo que vendemos y estamos demasiado focalizados en el turismo y los viajes.

Las últimas cifras atestiguan ese fenómeno. Las transacciones online alcanzaron un volumen total de facturación de 3.432 millones de euros durante el cuarto trimestre de 2013, un 29,2% más que en el mismo periodo del año anterior. En el conjunto de 2013, se ingresaron 12.731 millones de euros, lo que supone un aumento del 21,8% respecto al año anterior, según el último Informe sobre el comercio electrónico a través de entidades de medios de pago difundido recientemente por la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC).

La compra a través de Internet de productos españoles desde el extranjero movió 494 millones en el cuarto trimestre de 2013 y supuso un 14,4% del total del comercio online. Por el contrario, España compró en el exterior por valor de 1.492 millones de euros. Es decir, compramos fuera tres veces más de lo que vendemos.

Solo uno de cuatro se atreve

Sin Internet no hay comercio electrónico. Las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) atestiguan que la necesidad de estar conectado a la Red está cada vez más extendida. Los llamados usuarios frecuentes de Internet (aquellos que se han conectado a la Red al menos una vez por semana en los últimos tres meses) son, aproximadamente, 24,5 millones de personas, lo que supone el 71,2% de la población, y suponen el 93,5% del total de internautas. El segmento de usuarios intensivos (los de uso diario) roza los 20,7 millones de personas, el 60% de la población de 16 a 74 años.

Sin embargo, todavía hay muchas reticencias a que ese gran público se decida a comprar a través del ordenador. El porcentaje de personas que ha comprado por Internet en los últimos tres meses, aunque ha experimentado una subida de 4,6 puntos en los últimos 12 meses, se sitúa apenas en el 27,5% de la población (9,5 millones de personas), se decir, poco más de uno de cada cuatro usuarios.

Y en torno a 14,9 millones de personas (un 43,2% de la población de 16 a 74 años) han realizado operaciones de comercio electrónico alguna vez en su vida.

Los productos y servicios más comprados son alojamiento de vacaciones (por el 54,1% de las personas que han comprado a través de Internet), otros servicios para viajes (46,1%), material deportivo y ropa (42,9%) y entradas para espectáculos (42,0%). El porcentaje es menor al de los ciudadanos que han contactado o interactuado con las Administraciones o servicios públicos a través de Internet por motivos particulares, que representan el 49% de la población.

De hecho, las importaciones vía online representan el 43,5% del negocio total que se mueve por la Red, y superan incluso a las transacciones interiores dentro de España, que suponen un 42,1% del total, con un volumen de 1.445,5 millones. El importe de las compras realizadas desde el exterior a webs españolas representa tan solo el 14,1% de todas las operaciones virtuales.

Las razones de este déficit comercial electrónico, más acentuado que en el comercio físico en general, se deben a que Internet permite mercados realmente globales, sin las restricciones del intercambio tradicional. También tiene que ver con el funcionamiento de las grandes multinacionales del mundo web como Amazon, eBay, Apple o Google. Para reducir al mínimo el pago de impuestos, estos gigantes de Internet no facturan en España las compras que se hacen aquí sino que lo hacen desde países con baja fiscalidad como Irlanda o Luxemburgo. Por eso, las ventas multimillonarias que hacen en España no se reflejan en las cuentas de sus filiales españolas, ya que oficialmente se hacen desde fuera y, en muchos casos, se procesan los pagos desde el exterior.

“Un consumidor tiene cada vez más opciones para adquirir productos y servicios desde cualquier parte del mundo con un simple clic. Las empresas de e-commerce españolas tienen un mercado muy estrecho para poder crecer y competir con las norteamericanas o asiáticas como Amazon o eBay. La oferta de los portales españoles aún no es tan completa como la de los puntocom”, explica José Luis Zimmermann, director general de la Asociación Española de la Economía Digital (adigital).

No obstante, Zimmermann advierte que el hecho relevante no es si se factura o no a través de filiales extranjeras sino si los pagos se procesan en España (a través de los esquemas españoles) o fuera.

Pero tan preocupante como este déficit comercial es el monocultivo de nuestras exportaciones por vía electrónica. El sector turístico supone el 62,3% de los ingresos. Dentro de ese sector se incluyen las agencias de viaje y operadores turísticos, que suponen el 40,2% del volumen de negocio, el transporte aéreo (15,9%) y los hoteles y alojamientos (4,3%). Es decir, que la mayoría de operaciones de compra a través de Internet tienen que ver con la reserva de viajes.

El turismo  acapara el 62% del negocio exterior del comercio electrónico español

A mucha distancia, el sector que más volumen genera son las prendas de vestir, con tan solo el 4,2% del total. Le siguen la publicidad (3,4%), los juguetes y artículos de deporte (2,9%) y los espectáculos artísticos, deportivos y recreativos (2,5%). La industria cultural sigue pinchando en el comercio online, como pone de manifiesto que el cine y el vídeo solo representan el 1,6% del negocio total.

Zimmermann confirma que en turismo (reservas, alojamientos y transporte) es donde el usuario utiliza más el canal electrónico, mientras que en el resto de sectores la oferta online está tardando más en desarrollarse, pero precisa que no es un fenómeno únicamente español porque la venta de productos tiene mayores obstáculos (logísticos, desconfianza...).

Geográficamente, también están muy concentradas las ventas. La Unión Europea es el área que compró, de forma electrónica, más bienes de España, con el 73,7% del total. Latinoamérica ocupa el segundo puesto con un 7,7% del total. Los ingresos procedentes de los Estados Unidos representan el 4,8% del total.

Más información