Selecciona Edición
Iniciar sesión
POLÍTICA MONETARIA

La Bolsa cae con fuerza por la ausencia de nuevas medidas de Draghi

El Ibex retrocede un 3,12% al cierre, al frente del resto de Europa junto a Milán

El aplazamiento de la compra masiva de deuda decepciona a los inversores

La ausencia de nuevas medidas en la reunión de este jueves del Consejo de Gobierno del BCE ha decepcionado a los inversores, que esperaban más de la cita. Las ventas han recorrido las Bolsas de toda Europa y han afectado de forma especial a España e Italia, donde el Ibex 35 o el FTSE de Milán han retrocedido un 3,1% y un 3,9%, respectivamente. En las divisas, el euro ha seguido el camino contrario y ha recuperado posiciones frente al dólar hasta rozar las 1,27 unidades del billete verde.

Los mercados llevan días inmersas en un pausado pero constante correctivo tras alcanzar máximos durante el verano. El frenazo de la recuperación y las dudas sobre algunos de los grandes emergentes como China y, sobre todo, Brasil, completan el telón de fondo sobre el que han caído las palabras del presidente del BCE, Mario Draghi, de que se tomarán "unos meses" para analizar si ponen en marcha una compra masiva de deuda a la americana. De momento, se conforma con adquirir bonos garantizados y los denominados ABS (títulos respaldados por deuda privada).

En España, el principal indicador del parqué, el Ibex 35 transitaba con pérdidas de entre el 0,60% y el 0,90% durante la mañana. Incluso ha llegado a cotizar en tablas. No osbtante, tras la intervención de Draghi y la falta de concrección de algunos detalles, sobre todo las relativas al tamaño de las compras, las ventas se han multiplicado. Una vez digeridas sus palabras y con Wall Street aumentando las dudas con recortes cercanos al medio punto porcentual, el índice ha  retrocedido un 2,4% al cierre. Tras el recorte, que se ha cebado con los bancos, el Ibex ha dicho adiós a los 10.500 puntos.

En la deuda, donde el Tesoro había logrado rebajar una vez más los costes de financiarse por la mañana, la situación también se ha dado la vuelta. Así, han aumentado las rentabilidades exigidas a los bonos españoles. En el caso del 10 años, su interés se ha ido al 2,112%. Lo mismo ha sucedido con el resto de títulos de la eurozona, salvo los de Grecia. El anuncio de Draghi de que también comprará la deuda en manos de la banca de países ratificados por debajo del nivel de BBB- que marca la frontera con el bono basura si están bajo un programa de rescate, alivia su situación.

"Draghi no ha sacado el bazuca, tal y como especulaba el mercado. El sentimiento estaba ya inclinado por el frenazo que muestran los datos económicos y el aumento de los factores (como el petróleo y los precios de la energía) que presionan a la baja la inflación, con lo que parece que los inversores han interpretado a Draghi de forma negativa ya que no ha proporcionado la salvación que se esperaba de él", ha resumido a Bloomberg Peter Garnry, responsable de estrategia de renta variable de Saxo Bank.