Educación congela la partida de becas generales y del programa Erasmus

El presupuesto sube un 4,5% para financiar la implantación de la ‘ley Wert’

El ministro José Ignacio Wert, este martes en el Senado, en Madrid. EFE

El gasto para políticas educativas sube un 4,5%, hasta los 2.273 millones de euros en 2015. El incremento se destinará fundamentalmente a financiar los cambios previstos en los dos primeros cursos de aplicación de la reforma educativa, la conocida como Ley Wert. En el año fijado por el Gobierno como el de la consolidación de recuperación de la crisis, no hay más cambios significativos en una de las partidas sociales clave de las cuentas. Se congela el dinero previsto para becas generales y ayudas Erasmus y se dejan casi intactas, o con menos fondos, las partidas previstas para la formación de profesores, las universidades o la educación en el exterior.

La educación compensatoria, destinada a garantizar la equidad, pierde casi el 90% de sus fondos en un solo año. El recorte supera los 48 millones de euros. Queda en 5,2 millones que se destinan, según explica la propia Memoria de los Presupuestos, a la “compensación de las desigualdades” y a activar acciones que contribuyan a prevenir las derivadas “de factores sociales, económicos, culturales, geográficos, étnicos o de cualquier otro tipo”. Un portavoz del Ministerio de Educación declinó este martes dar explicaciones sobre los detalles de las cuentas y remitió a la comparecencia prevista el próximo viernes de la secretaria de Estado del ramo, Montserrat Gomendio, en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados.

Implantar totalmente la Ley para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) costará 2.164 millones de euros hasta 2020, según la estimación ofrecida por Educación el pasado junio. Es la séptima ley orgánica española de este ámbito, que casi todos los partidos de la oposición han anunciado que anularán si se produce un vuelco electoral en los próximos comicios generales. La mayoría del dinero para su puesta en marcha e instauración proviene de Fondos Sociales Europeos y de lo que deberán aportar las comunidades autónomas.

Los Presupuestos Generales de 2015 incluyen la primera partida estatal para llevar a las aulas la reforma educativa, 142,6 millones. Se emplearán para financiar la implantación de los nuevos ciclos de Formación Profesional Básica, que han comenzado este curso, y los nuevos itinerarios de Educación Secundaria Obligatoria previstos a partir del curso que viene.

El desembolso para educación compensatoria baja un 90% en un año

La mayoría de las competencias educativas están transferidas a las comunidades autónomas y, con ellas, también las obligaciones de gasto. Así, la partida más cuantiosa del presupuesto de Educación —en la que se van casi dos de cada tres euros previstos (65%)— es la destinada a becas y ayudas. Será de 1.469 millones en 2015, un 0,14% más tras el incremento de 250 millones que se aprobó para el presente ejercicio.

La partida destinada a las becas Erasmus, uno de los programas más exitosos de la Unión Europea para movilidad de universitarios y estudiantes de Formación Profesional de grado superior, asciende a 37 millones. Es el mismo dinero que en 2014 englobado dentro del programa Erasmus+, que incluye programas antiguos como el plan Séneca de intercambio dentro de las universidades españolas.

Bruselas alertó la semana pasada a los Estados miembros de que corría riesgo el programa Erasmus por los recortes en el presupuesto europeo. “En Erasmus+, esperamos una interrupción en el pago de becas a los beneficiarios, principalmente estudiantes”, dijo el comisario de Presupuestos, Jacek Dominik, que pidió 4.700 millones más para las becas y para I+D+i. No cuantificó las cantidades que debía aportar cada país. España, según reflejan las cuentas de 2015, no piensa añadir un euro más.