Selecciona Edición
Iniciar sesión

La primera subasta del BCE para animar el crédito queda a medio gas

La banca pide 82.600 millones a cuatro años, menos de lo que se había previsto

Logo del euro que decora los alrededores de la sede del BCE.

El Banco Central Europeo (BCE) abrió hoy las compuertas del dinero barato a largo plazo con la primera de las subastas de liquidez que aprobó en junio para la banca con la condición de que lo destinasen a facilitar el crédito, pero el resultado quedó por debajo de lo esperado. En total, el eurobanco colocó 82.600 millones de euros a un total de 255 entidades de la zona euro, cuando la mayor parte de analistas consideraba que se harían con más de 100.000 millones. Con los resultados ya sobre la mesa, los estudiosos del mercado consideraron que el sector estaba aguardando a la próxima subasta, en diciembre, con sus necesidades de fondos más claras. La interpretación también vale para la banca española, que se hizo con unos 15.000 millones.

Además, de los 82.600 millones subastados, una parte de se destinará al repago de las subastas de liquidez a tres años de 2011, que ya vencen, así que la financiación neta es más baja.

Las entidades españolas solicitan unos 15.000 millones de euros

La liquidez colocada hoy vence en cuatro años, paga un interés mínimo, del 0,15%, y los bancos europeos tienen derecho a fondos en una cantidad equivalente como máximo a un 7% de una cartera de préstamos al sector privado no financiero de la zona euro, excluyendo las hipotecas. Este volumen, contando las subastas de hoy y la prevista el 11 de diciembre, suma unos 398.000 millones de euros baratos para el sector.

Los bancos podían disponer de ello con la condición de que destinasen los recursos a inyectar crédito a la llamada economía real, la productiva: empresas y consumidores. En total, habrá ocho TLTRO o litronas, que es la expresión coloquial con la que en España se llamaban las subastas de 2011 y 2012 por sus siglas en inglés: LTRO. La litrona de hoy añade esa T, por target (objetivo), porque el BCE no quiere que las entidades las aprovechen para colocarlas en inversión en deuda pública o simplemente fortalecer sus balances, sino que están condicionadas a la concesión de crédito. Este requisito es uno de los elementos que algunos expertos expusieron hoy para explicar por qué sus cálculos habían quedado por encima del resultado.

El BCE se verá forzado a medidas más agresivas si las próximas subastas pinchan

“La colocación de diciembre será probablemente mayor, ya que muchos bancos también del núcleo central de la zona euro presumiblemente participarán”, apuntaron los analistas de Barclays, que habían estimado en 114.000 millones las solicitudes de este primer manguerazo. El motivo, a su juicio, es que en diciembre “los bancos tendrá una idea más clara de sus necesidades de financiación y su estrategia de concesión de crédito a la economía real”. Es decir, el sector aún no tiene muy claro cuánto está dispuesto a abrir el grifo de los préstamos. El elemento clave para poder comprometerse a conceder un determinado volumen de créditos será el resultado de la revisión de calidad de activos bancarios y las pruebas de resistencia que el BCE dará a conocer en octubre y que marcarán qué bancos necesitan reforzar su capital.

El BCE no desglosa las concesiones de créditos por países, pero según los datos manejados por Bloomberg, la mayor base de datos financiera del mundo, los bancos de España e Italia habrían captado al menos el 40% de los fondos colocados hoy. Y, dentro de este paquete, las entidades italianas quedarían por delante, ya que Unicredit, el principal grupo del país, e Intesa Sanpaolo, tomaron 7.800 y 4.000 millones de euros, respectivamente.

Las entidades españolas, en total, captaron unos 15.000 millones, según los datos facilitados por el sector y fuentes del mercado. Santander, el mayor banco, se ha adjudicado el mayor volumen, un total de 3.600 millones, que incluyen 600 de su filial en Portugal; seguido por Caixabank (3.000 millones); el Popular (2.847 millones), el nacionalizado Bankia (2.700 millones) y el BBVA (2.600 millones), informa Íñigo de Barrón. BMN ha pedido 360 millones. Han renunciado por ahora a tomar liquidez Kutxabank, Ibercaja o Liberbak, pese a que podían pedir unos 1.000 millones.

Entre las dos subastas, los bancos españoles podrán solicitar hasta 54.000 millones de euros. No obstante, el ministro de Economía, Luis de Guindos, indicó el miércoles que la banca española solicitaría unos 30.000 millones.

“La banca en conjunto tiene un exceso de liquidez que en este momento puede ser de 100 millones de euros”, advierte, José Luis Martínez Campuzano, de Citi, en referencia al resultado de la subasta para el conjunto de la banca. Para diciembre, el sector conocerá mejor su situación y necesidades después de las pruebas de resistencia y, mientras tanto, por muy barata que salga la litrona, puede seguir financiándose con créditos de corto plazo que tienen el mismo coste, recuerda Campuzano, en referencia a los MRO (principales operaciones de refinanciación) a 7 o 90 días.

Si la demanda de liquidez y el flujo de crédito no aumentan con las próximas subastas, crecerá la presión sobre el BCE para que tome medidas más contundentes, como la compra masiva de activos, conocida como expansión cuantitativa o quantitative easing.