Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Gobierno estudia devolver la paga extra a los funcionarios desde 2015

Hacienda se plantea pagarla en metálico para tener un gesto con el colectivo

Montoro presenta los Presupuestos, en septiembre de 2013. EL PAÍS

El Gobierno está metido de lleno en la preparación de los Presupuestos Generales del Estado para 2015, el último año de legislatura. La bajada del IRPF es la medida estrella de las cuentas del año próximo. Esa rebaja de impuestos, a su vez, impide alegrías de gasto e inversión en un contexto de reducción del déficit. Dentro del poco margen existente, uno de los objetivos prioritarios de Hacienda es tener un gesto con los funcionarios, según fuentes del Ejecutivo. El Gobierno estudia la posibilidad de empezar a devolver la paga extra que se suprimió en 2013 y hacerlo en metálico.

La supresión de la paga de Navidad de 2012 fue una de las medidas adoptadas en julio de ese año junto con la subida del IVA y los recortes en las prestaciones por desempleo al comprobar el Gobierno que el déficit se le iba de las manos pese a la fuerte subida del IRPF y los duros recortes aprobados nada más llegar al poder. Varias sentencias obligaron después a distintas administraciones a devolver unos días de la paga suprimida por la retroactividad del decreto.

La rebaja fiscal deja poco margen para alegrías en gasto e inversiones

Ya al adoptar la medida, el Gobierno dijo que su plan era compensar esa supresión a partir de 2015 mediante aportaciones a planes de pensiones. Por eso, Hacienda trata de cuadrar las cuentas para evitar que al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pueda achacársele el incumplimiento de otra promesa, más aún en año electoral y tratándose de un compromiso que afecta a un colectivo tan numeroso.

Congelación de las retribuciones

Además, el Ejecutivo se está planteando empezar a devolver esa paga en metálico y busca margen para esa partida en los presupuestos del año que viene. Entre los argumentos para ese cambio están que el efecto directo inmediato sobre la economía de un pago en metálico será mayor que el de una aportación a pensiones, mientras que ambos computarían por igual en el déficit. Dado que hay poco margen para estimular la economía con gasto e inversión en un contexto de reducción del déficit y de rebaja del IRPF, en el Gobierno consideran que un pago en metálico serviría mejor para apuntalar la recuperación de la demanda interna. En un contexto de inflación mínima o en negativo. Hacienda se inclina por mantener la congelación de las retribuciones, con lo que este pago permitiría tener un gesto con el colectivo. El pago en metálico se notaría en el bolsillo de los funcionarios y empleados públicos, a diferencia de una aportación a pensiones.

El Ejecutivo se inclina por congelar otro año el sueldo a los funcionarios

La idea que manejan en Hacienda, según fuentes del Ejecutivo, es no devolver toda la paga extra de golpe, lo que supondría un aumento bruto de gasto del 7,7% en esta partida, sino en más de un ejercicio. Seguiría así el camino marcado con la rebaja del IRPF, que se va a repartir en dos años. En todo caso, la decisión final no está tomada todavía.

En los Presupuestos de 2015, además, se aplicará por primera vez la fórmula que limita la revalorización de las pensiones. Aunque faltan por conocerse algunas estimaciones, esa fórmula dará un resultado negativo, con lo que se aplicará el suelo y la subida de las pensiones será del 0,25%. El gasto en pensiones, sin embargo, crecerá bastante más por el aumento del número de pensionistas y por el efecto sustitución: las prestaciones de los nuevos jubilados son mayores que las de los pensionistas que se mueren. Este año, en que el Gobierno decidió subir las pensiones un 0,25% sin siquiera usar la fórmula, el gasto en pensiones está creciendo a un ritmo del 3%, aproximadamente. Las cuentas de la Seguridad Social siguen muy tocadas (y lo seguirán en 2015) por ese aumento del gasto y porque la creación de puestos de trabajo apenas ha permitido mejorar los ingresos por cotizaciones. Las rebajas de sueldos, las bonificaciones como la tarifa plana y el empleo a tiempo parcial lastran la recaudación.

La fórmula de las pensiones conduce a una subida del 0,25% en 2015

En otra de las grandes partidas de gasto, el Gobierno sí espera continuar con el ahorro en prestaciones por desempleo, que ya se viene produciendo este año. En cuanto a los gastos financieros, el incremento de la deuda hasta niveles récord contrarresta el ahorro por la rebaja de los tipos de interés de las nuevas emisiones. Con respecto a las inversiones, se esperan pocas alegrías aunque 2015 sea año electoral. No hay mucho dinero y, además, cortar cintas e inaugurar obras no se considera ya tan rentable electoralmente.