Selecciona Edición
Iniciar sesión

Repsol asumirá en solitario el primer sondeo en busca de petróleo en Canarias

La petrolera española ejercerá la opción sobre la parte de RWE y Woodside

Dos plataformas y un barco plataforma atracados hoy en el muelle Reina Sofía de Las Palmas de Gran Canaria EFE

El grupo petrolero español Repsol asumirá en solitario el primer sondeo en busca de hidrocarburos en aguas de Canarias, según fuentes conocedoras de los planes de la empresa. La compañía que preside Antonio Brufau ha entablado conversaciones con los otros dos miembros del consorcio, la alemana RWE Dea y la australiana Woodside, para ejercer una opción contemplada en su pacto de accionistas y emprender a solo la inversión de ese primer sondeo.

El consorcio está liderado por Repsol, con un 50%. El grupo español es además el operador, el que asume la ejecución de las prospecciones. Los socios de Repsol son la compañía australiana Woodside, con un 30%, y la firma RWE Dea, filial de petróleo y gas de la eléctrica alemana RWE a punto de ser comprada por LetterOne.

Las petroleras suelen aliarse para compartir los proyectos de exploración, pero Repsol ha decidido ejercer la opción para asumir en solitario el primero, bautizado como Sandía, cuya realización está prevista para octubre o noviembre. Eso implica que costeará por completo la inversión de unos 120 millones que implica el proyecto.

Repsol se encuentra en una situación muy saneada tras recibir la indemnización por la expropiación de YPF y por ahora no se ha concretado ninguna de las posibilidades de compra de compañías o de activos que ha analizado, así que puede permitirse holgadamente afrontar esa inversión. En cambio, la australiana Woodside está más centrada en proyectos de gas natural licuado (GNL), mientras que RWE Dea está en pleno cambio de accionista. Para ninguna de las dos el proyecto de Canarias es prioritario.

Posibilidad de retomar la inversión

El sondeo se realizará aproximadamente a unos 60 kilómetros de las islas, muy cerca de la frontera con Marruecos, país que ya ha realizado más de una decena de prospecciones en la zona. Los sondeos exploratorios se ejecutarán desde el buque oceanográfico Rowan Renaissance, que según la compañía española es el “más avanzado, eficiente y seguro de su categoría”. La profundidad total de la exploración será de 3.100 metros, muy inferior a las realizadas por Repsol en Brasil o EE UU, en torno a los 8.000 metros.

Repsol iniciará el primer proyecto de exploración, bautizado como Sandía, en octubre o noviembre

Asumir en solitario el riesgo inversor implica también un mayor beneficio en caso de éxito en la búsqueda de petróleo y gas. Repsol cifra la probabilidad de éxito en un 33%. RWE Dea y Woodside tendrían la posibilidad de reengancharse en el proyecto en caso de éxito, según las condiciones del pacto de accionistas, pero obteniendo en ese caso una rentabilidad inferior a la que correspondería a Repsol, pues no solo tendrían que hacerse cargo de su parte de la inversión en el sondeo, sino que tendrían que abonar una cantidad adicional.

Con respecto al segundo sondeo previsto, el llamado Chirimoya, no hay ninguna decisión tomada aún, pero cabría la posibilidad de que Repsol también decidiera asumirlo en solitario. Hay otro sondeo autorizado, Zanahoria, pero por ahora no está prevista su realización.

Más información