Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

España coloca letras a tres meses al 0,04%, el interés más bajo de su historia

La subasta del Tesoro de su emisión a corto plazo se ha cerrado con la venta 1.106 millones de letras a tres meses y 2.394 millones de letras a nueve meses

España se financia a corto plazo casi gratis. El Tesoro Público español colocó este martes 1.106,14 millones de euros en letras a tres meses con un interés marginal del 0,04%, el más bajo de su historia, y un interés medio que alcanzó el 0,034%. La subasta se cerró también con la emisión de 2.394,68 millones en letras a nueve meses, cuyo tipo de interés se situó al 0,115%. La emisión total de deuda ascendió a 3.500,82 millones de euros, justo por encima del objetivo marcado por el Tesoro para esta subasta.

El Tesoro español está financiándose a los costes más bajos de su historia en un momento en que la deuda pública bate récords y ha superado el billón de euros. Eso contribuye a aligerar la carga en intereses que soportan las arcas públicas y permite reducir el déficit público. Con todo, los tipos de las nuevas emisiones se van trasladando lentamente al coste medio de la deuda, que aún se situaba en el 3,57% en julio pasado, pese a que en las emisiones de este año los tipos de interés se han situado en una media del 1,81%.

La rebaja del interés de la deuda pública es común a los bonos de todos los países europeos y tiene que ver con las perspectivas de baja inflación durante un periodo prolongado de tiempo y con la disposición del Banco Central Europeo (BCE) a tomar nuevas medidas en caso de que sea necesario. El mensaje del pasado viernes del presidente de la entidad bancaria europea, Mario Draghi, ha contribuido a hacer disminuir la rentabilidad de la deuda en toda la zona euro.

La deuda pública se ha convertido también en un refugio para el exceso de liquidez de la banca, obligada a pagar tipos de interés negativos por sus depósitos en el BCE.

Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4 Banco, explicó que “lo que se está cotizando son las expectativas de más estímulos monetarios por parte del Banco Central Europeo. Las palabras de Draghi del pasado viernes en Jackson Hole llegan en un momento en el que el crecimiento económico europeo pierde pulso y las presiones deflacionistas se intensifican. El mercado espera que el BCE reaccione y ponga en marcha un quantitative easing [una medida no convencional que consiste en aumentar la oferta de moneda a través de una compra de deuda para que suba su precio y bajen las tasas de interés], y los inversores aprovechan para comprar deuda a su vez”.

Para Javier Casal, subdirector de la mesa de deuda pública de Ahorro Corporación, la inyección de 400.000 millones de euros que el Banco Central Europeo (BCE) anunció en junio para reactivar el crédito no ha logrado convencer a los mercados plenamente: “Los bancos no prestan dinero como se esperaba, sino que compran deuda porque les garantiza intereses más altos que los que ofrece el BCE [que penaliza con una tasa del 0,10% a las entidades que depositan un exceso de liquidez en sus cuentas]. Así que el aumento de la demanda de deuda hace que baje su rentabilidad”.

El analista explica que el resultado de la subasta de este martes depende además del hecho de que “se ha diluido la diferencia entre deuda core (la de Alemania y Países Bajos) y la deuda semicore (la de Francia) y la periférica (la de los países del sur de Europa).

La deuda española hoy en día es un activo seguro en los momentos de inestabilidad, y ofrece una rentabilidad todavía por encima de la alemana.

En la subasta de este martes, los inversores habían solicitado títulos a tres meses por un importe de 3.516,1 millones, es decir, 3,17 veces más de lo adjudicado. La demanda de las letras a nueve meses, por su parte, sobrepasó en 2,29 veces a la oferta, al ser solicitados 5.479,6 millones.

En la anterior subasta del Tesoro del pasado 22 de julio la rentabilidad ofrecida para las letras a tres meses fue del 0,127%, con un tipo marginal del 0,138%; para las letras a nueve meses la rentabilidad fue del 0,205% y el tipo marginal se situó en el 0,21%.

El pasado martes las letras a tres meses marcaron tipos negativos en algún momento de la jornada. Se trata de un escenario inédito para el mercado español, que llevó al Gobierno a impulsar un cambio en el procedimiento de adjudicación de las letras para impedir que se coloquen títulos con tipos negativos a quienes realicen peticiones no competitivas, que son principalmente los pequeños inversores. La disposición, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado viernes, se aplicará a todas las subastas de letras que se celebren en el presente año 2014 y enero del próximo año 2015.

También el bono a 10 años se encuentra en tipos históricamente bajos en el mercado secundario: este martes se situó en 2,12% de interés El pasado jueves, en el mercado secundario, es decir, en el que se negocian títulos ya emitidos, el interés de la letra a tres meses tocó por primera vez tasas negativas, al intercambiarse al -0,020%.