Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La filial española de Twitter declara ingresos de menos de un millón de euros

La red social se une a las prácticas fiscales de multinacionales como Google, Apple o Facebook y factura desde Irlanda su negocio en el mercado español

Sede de la red social Twitter en San Francisco.

Twitter ha sido la última de las grandes multinacionales de internet en desembarcar en España con una filial propia. Pero lo ha hecho siguiendo el camino marcado por firmas como Google, Apple, Facebook o Linkedin, que facturan desde Irlanda sus ingresos en el mercado español de modo que minimizan los impuestos a pagar. Twitter Spain cerró su primer ejercicio declarando unos ingresos inferiores al millón de euros y declarando un beneficio neto de 46.772,5 euros, tras una provisión para el impuesto de sociedades de solo 26.067 euros, según sus cuentas anuales, recién depositadas en el Registro Mercantil de Madrid.

Twitter Spain cerró su primer ejercicio con un resultado neto de 46.700 euros

La firma de la popular red social ha configurado Twitter Spain como una empresa que no factura a los clientes directamente. La sociedad fue fundada el 27 de febrero del pasado año y su primer ejercicio fue de esa fecha al 31 de diciembre pasado. Lo que hace la filial española es realizar actividades de marketing y desarrollo de negocio, estudios de mercado, promoción de los servicios de la sociedad y apoyo a las ventas de publicidad. Así, los 983.331 euros de cifra de negocio que contabilizó Twitter Spain en su primer ejercicio lo fueron íntegramente por facturación a otras empresas del grupo Twitter.

El grupo no desvela en sus cuentas registradas ante la Comisión del Mercado de Valores de EE UU (la SEC, por sus siglas en inglés) sus ingresos por países. Este año, Twitter espera facturar unos 1.320 millones de dólares (unos 1.000 millones de euros), con un fuerte crecimiento del negocio internacional, según las últimas previsiones publicadas por la propia empresa. En el segundo trimestre de este año, casi un tercio de los ingresos han procedido de fuera de Estados Unidos. Su principal mercado en el exterior es Reino Unido, con 33,4 millones de dólares de abril a junio.

Toda la facturación de la filial de 2013 fue a otras empresas del grupo

La filial española tiene su sede en Madrid. En 2013 su plantilla media fue de solo 5,6 personas. Cerró el ejercicio con activos por medio millón de euros de los que 421.000 euros eran efectivo y equivalentes. La empresa destinó 638.432 euros a gastos de personal y 76.613 euros a alquilar su oficina, en la calle Rafael Calvo, a la inmobiliaria Regus.

Controlada desde Irlanda

Twitter todavía no genera un alto volumen de negocio en España, pero la estructura fiscal que ha creado permitirá que su filial española apenas tribute aunque sus ingresos por publicidad se disparen. Twitter Spain tiene un capital social de 3.006 euros propiedad al 100% de la sociedad irlandesa Twitter International Company, cuya sede está en el número 42 de la calle Pearse, en Dublín. Pero además, según sus cuentas anuales, el grupo cuenta con otras dos sociedades irlandesas (T.I. Sparrow Ireland y T.I. Sparrow Ireland II) y con una holandesa (Twitter Netherlands B.V.) que le permiten desviar de modo legal los beneficios que genera la publicidad que capta en países como España a paraísos fiscales eludiendo casi por completo tributar por ellos.

Twitter no es la excepción. Las principales filiales en España de siete grandes firmas del sector (Google, Apple, Amazon, Facebook, Yahoo, eBay y Microsoft) muestran que la dotación conjunta para el impuesto sobre beneficios del ejercicio 2012 (último del que están disponibles las cuentas de todas ellas) superó por poco el millón de euros.

Las tácticas de ingeniería fiscal de las multinacionales, especialmente de las tecnológicas, son motivo de preocupación para las autoridades de los países desarrollados, que han lanzado un plan para tratar de combatir lo que denominan erosión de bases [imponibles] y desvío de beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés). Las empresas aprovechan tratados de doble imposición que al final producen la nula imposición, precios de transferencia, activos intangibles, pagos por derechos de propiedad industrial y otras lagunas fiscales en la legislación internacional con la que en la práctica apenas tributan por una parte relevante de sus beneficios.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el G-20, que agrupa a las principales economías de países desarrollados y emergentes han emprendido planes para tratar de combatir esas tácticas legales de elusión fiscal y tapar los agujeros por los que todavía se siguen colando las empresas de modo perfectamente legal.

La OCDE presentó en julio del año pasado su plan a dos años, que fue apoyado por la cumbre del G20 de San Petersburgo en septiembre de 2013. El calendario de implantación de las 15 medidas propuestas entonces arrancaba precisamente en septiembre de este año, pero los trabajos están retrasados. La reforma del sistema tributario internacional vuelve a estar en la agenda del G20 para la cumbre de Brisbane (Australia) de noviembre próximo.

Más información