Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las empresas podrán deducirse el 40% de lo que inviertan en mecenazgo

La ley aumenta las desgravaciones fiscales a las donaciones para actividades no lucrativas

El ministro de Cultura junto a su secretario de Estado en una exposición.

El Gobierno está ultimando de redactar la Ley de Mecenazgo, una de sus grandes promesas electorales que lleva paralizada desde 2011 y con la que pretende reconciliarse con el mundo de la cultura y mejorar la financiación de actividades no lucrativas. Para ello, el Ejecutivo mejorará los incentivos fiscales para las donaciones y aportaciones que se realicen a entidades beneficiarias del mecenazgo.

El Ministerio de Hacienda —que tiene la última palabra sobre los incentivos fiscales y que ha tenido congelado el proyecto alegando que la situación de las cuentas públicas no lo permitía— está dispuesto a subir en cinco puntos porcentuales las desgravaciones para los donativos que hagan las personas y las empresas, según la última propuesta fiscal a la Ley de mecenazgo que ha cosechado el respaldo de los responsables ministeriales.

De esta forma, la deducción para las personas que hagan un donativo a entidades sin ánimo de lucro o actividades culturales sin fines comerciales pasará del 25% al 30% en el IRPF en 2016 si finalmente sale adelante la propuesta que el grupo de trabajo gubernamental "ha valorado positivamente". Además, Hacienda prevé aumentar esta desgravación en otros cinco puntos adicionales cuando las aportaciones que realice una persona sea periódica y se repita durante al menos tres años consecutivos a la misma entidad. Con esta medida, el Ejecutivo pretende fidelizar las donaciones y tratar de dar estabilidad a los ingresos de las entidades sin ánimo de lucro. Las ventajas fiscales para las empresas también subirán otros cinco puntos, del 35% al 40%, en el impuesto de sociedades dentro de dos años si mantienen las aportaciones durante un periodo de tres años.

Aún así estos incentivos fiscales están lejos de los que se aplican en los países de nuestro entorno. En Francia tienen reducciones del 60% para empresas y del 66% para particulares. En Italia, del 100% para las empresas y del 19% para las personas. Y en Reino Unido las desgravaciones alcanzan el 70%.

Otra de las mejoras que introduce el proyecto de Ley de Mecenazgo tiene que ver con el crowdfunding (microfinanciación colectiva) para actividades sin ánimo de lucro. Hacienda establecerá una deducción del 75% en el IRPF para los donativos de hasta 150 euros. Sobre la cantidad que supere los 150 euros se aplicará la desgravación general del 30%.

El beneficio fiscal para un particular puede elevarse hasta el 35%

Por ejemplo, un contribuyente del IRPF que realice una donación periódica a una ONG (Cruz Roja, Cáritas, Oxfam...) de 20 euros al mes (240 euros al año) tendrá una deducción de 60 euros en su declaración de la renta con la normativa actual. Cuando esté aprobada la nueva Ley de Mecenazgo, a finales de año, en 2015 podrá deducirse 99,75 euros y en 2016 139,5 euros [el 75% de los primeros 150 euros más el 30% del resto]. Además, si en 2017 mantiene la donación podría beneficiarse de una deducción adicional de cinco puntos en el tramo general, lo que elevaría la rebaja final a 144 euros.

En el caso de las empresas, la desgravación subirá hasta el 40% cuando mantenga el donativo durante tres años consecutivos a la misma entidad. Además, el efecto de la deducción en la cuota a pagar del impuesto de sociedades será mayor por la rebaja del tipo del tributo prevista en la reforma fiscal —el impuesto de sociedades se reducirá del 30% actual al 25% en 2016—. De esta forma, el ahorro fiscal que obtendría una empresa que realizara, por ejemplo, una donación de 500.000 euros a una entidad no lucrativa se duplicará (hasta 50.000 euros) solo por la rebaja del impuesto sobre sociedades.

El proyecto también prevé eliminar los "programas de apoyo a acontecimientos de excepcional interés público". La propuesta justifica que se unifican con las "actividades prioritarias de mecenazgo", aquellas que vienen determinadas por los Presupuestos del Estado y que tienen una deducción adicional del 5%. Así, las sociedades que realicen aportaciones a este tipo de actividades durante tres ejercicios seguidos tendrán una deducción de hasta el 45%.

Más incentivos regionales

En los últimos meses algunas comunidades autónomas han ido mejorando las ayudas fiscales para los donativos a ONG y proyectos no lucrativos.

Navarra tiene una de las legislaciones más generosas. El pasado mayo aprobó su propia Ley de Mecenazgo que establece deducciones de entre el 40% para particulares, el 50% para las empresas y el 80% para los primeros 150 euros, lo que deja en escasas las ayudas previstas por el Gobierno. La norma entrará en vigor en enero de 2015, previsiblemente al mismo tiempo que la estatal.

Andalucía también está revisando una norma para impulsar el mecenazgo, que incluye deducciones adicionales del 15% en la cuota autonómica del IRPF.

La Comunidad Valenciana está tramitando su propia legislación sobre el mecenazgo. El proyecto valenciano prevé deducciones de hasta el 95% para las primeras cantidades donados. Además, eleva los incentivos fiscales para las cantidades aportadas para la conservación y restauración del patrimonio valenciano hasta el 20%. Las donaciones para entidades sin ánimo de lucro suben hasta el 15% de la cuota autonómica.

Más información