Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Bruselas destinará 125 millones para compensar el veto ruso a frutas y verduras

La Comisión toma esta medida retroactiva a la que podrán acceder todos los agricultores

Puesto de frutas y verduras en el mercado de Przemysl (Polonia).

Bruselas pasa a la acción. La Comisión Europea ha anunciado este lunes un paquete de medidas de apoyo al sector agrario valorado en 125 millones de euros con el fin de “estabilizar” los precios y compensar así los primeros efectos derivados del veto ruso a las importaciones. Las medidas comunitarias incluyen retiradas de productos que ya están en el mercado —y que serán destinados a distribución benéfica— y compensaciones por no recolectar o recolectar antes de la maduración. La asistencia financiera se destinará a aquellos cultivos de temporada completa y en los que, por tanto, el almacenamiento no es una opción válida para estabilizar el mercado. Los productos que se beneficiarán de la medida —que se suma a las ayudas ya aprobadas para melocotones y nectarinas— serán el tomate, la zanahoria, el repollo, el pimiento, la coliflor, el pepino y pepinillo, el champiñón y otras setas, la manzana, la pera, los frutos rojos, la uva de mesa y el kiwi.

El Ejecutivo comunitario ha destacado que todos los agricultores —estén o no asociados— se beneficiarán de una ayuda que entrará en vigor este mismo lunes y que tendrá un periodo de vigencia de tres meses y medio. Bruselas justifica esta acción, que llega cuatro días después de que los Estados detallaran el impacto individual y que tratará de equilibrar oferta y demanda para evitar un desplome de los precios, por la imposibilidad de abrir “inmediatamente” un mercado alternativo para estos productos.

Un portavoz comunitario ha aclarado que la retirada de la producción del mercado se instrumentará a través de las organizaciones agrarias y que la UE cubrirá el 100% de los costes si el producto se distribuye gratuitamente con fines sociales o caritativos (hospitales, colegios o bancos de alimentos) y el 50% si se emplea en la producción de compost, en la generación de energía, o si no se recolecta o se destruye. En este segundo caso, las organizaciones agrarias se harán cargo de la otra mitad de las pérdidas.

De entre los productos que se beneficiarán de las ayudas, el kiwi (el 10% de su producción total se exporta a Rusia) es, a priori, el más impactado por las sanciones impuestas por Moscú a principios de agosto. La pera (8%) y la manzana (7%) también destacan por encima del resto. En el lado contrario, la coliflor y la zanahoria (1% en ambos casos) serían, según datos de la UE, las producciones menos afectadas.

En un comunicado, la Comisión Europea ha señalado que proseguirá con su seguimiento de los mercados afectados por el veto ruso “en contacto directo” con las autoridades nacionales y afirma que “no dudará” en apoyar a otros sectores que dependan “en gran medida” de las exportaciones a Rusia. Los representantes del departamento comunitario de Agricultura volverán a reunirse este viernes con enviados de los Estados miembros, en un encuentro que contará con la presencia de expertos del Parlamento Europeo. Para el próximo día 5 de septiembre está prevista una cumbre extraordinaria de los ministros del ramo para abordar la situación.

Hasta este lunes, el Ejecutivo comunitario se había limitado a expresar su apoyo a los productores afectados y solo había actuado sobre dos mercados: el de melocotones y el de nectarinas. Cabe recordar que la propia Comisión Europea cuantifica el impacto de las sanciones rusas sobre la UE en 5.252 millones de euros y dispone de un fondo de reserva de solo 420 millones en 2014 y de algo más de 430 millones en 2015 para hacer frente a compensaciones. El desembolso anunciado este lunes procede de esta partida.

Por su parte, la ministra española de Agricultura, Isabel García Tejerina, ha afirmado este mediodía que aún es “muy pronto” para saber si es “suficiente, sobra o falta” con los 125 millones anunciados por Bruselas y ha subrayado que, “si es necesario”, el Gobierno español pedirá a la Comisión Europea más recursos “para que ningún sector se vea afectado” por el embargo selectivo decretado por Rusia. Según García Tejerina, el Ejecutivo comunitario “está ultimando” los detalles para la aplicación de medidas que hasta ahora “solo ha esbozado”.

Tras reunirse con la ministra, los responsables de las principales organizaciones agrarias españolas han dejado entrever sus “dudas” sobre las ayudas europeas y han exigido mayor celeridad en la actuación de las instituciones ante una disminución de precios que ya empiezan a observar en varios nichos de mercado.

Las sanciones del Kremlin pesan sobre todos los alimentos perecederos —carne, pescado, lácteos, frutas y verduras— producidos en la UE, EE UU, Canadá, Australia y Noruega. Según los últimos datos de la Comisión Europea, España sería el sexto país más afectado de la UE (338 millones), por detrás de Lituania (927 millones), Polonia (841), Alemania (595), Países Bajos (528) y Dinamarca (377).

Más información