Selecciona Edición
Iniciar sesión

La economía de EE UU se recupera y crece al 4% en el segundo trimestre

La mejora del consumo revierte el descenso del 2,1% del PIB entre enero y marzo

Los datos fueron bien recibidos por la bolsa de Nueva York. Bloomberg

2014 está siendo un año de contrastes en la evolución de la economía estadounidense. Mientras en el primer trimestre el PIB se desplomó con fuerza, en el segundo la tendencia fue toda la contraria. Entre abril y junio la economía avanzó a un ritmo anualizado del 4% respecto al trimestre anterior, según el primero de los tres cálculos del Departamento de Comercio anunciado este miércoles. Además, el Gobierno volvió a revisar las cifras de evolución económica entre enero y marzo. La caída fue más suave de la anunciada anteriormente, a un ritmo del 2,1% en lugar de un 2,9%.

La intensa subida del PIB en el segundo trimestre -por encima del 3% que pronosticaban los analistas y fruto del tirón del consumo primaveral- dilapida de golpe las dudas suscitadas por el empeoramiento en los primeros tres meses del año, que la mayoría de analistas atribuyen a los efectos del inusual mal tiempo en la costa Este de Estados Unidos. En conjunto, la primera economía mundial avanzó un 0,9% en la primera mitad de 2014. Si mantiene este ritmo, el crecimiento anual podría superar el 2%. Hace unos días, el Fondo Monetario Internacional rebajó -del 2% al 1,7%- su previsión de crecimiento para EE UU este año.

El Departamento de Comercio también revisó las cifras de evolución del PIB desde 1999. Sobresale sobre todo la mejora en la segunda mitad de 2013. Entonces la economía estadounidense se expandió a una tasa del 4%, erigiéndose en los mejores seis meses en diez años.

Los datos del segundo trimestre muestran un mayor ímpetu del consumo, que equivale a más de dos tercios de la actividad económica en EE UU y que aumentó a un ritmo anualizado del 2,5%. En el primer trimestre, había caído un 1,2% por el descenso del gasto médico. Como resultado, la demanda doméstica se incrementó un 2,8%, el mayor avance desde el tercer trimestre de 2011. También destacan los avances del gasto en construcción, de las inversiones empresariales y de los inventarios.

Los datos del segundo trimestre muestran un mayor ímpetu del consumo, que equivale a más de dos tercios de la actividad económica en EE UU y que aumentó a un ritmo del 2,5%

El gasto público creció ligeramente, y el único sector que fue un lastre en la reactivación del segundo trimestre fue el comercio exterior, con las importaciones superando las exportaciones. Las compras al exterior crecieron un 11,7% frente al 9,5% de las ventas.

En un discurso en Kansas City, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, valoró la mejora del PIB pero insistió en la importancia de que sea más inclusiva. “Estoy contento de que el PIB está creciendo, que los beneficios empresariales son altos y de que la bolsa está en auge. Pero lo que realmente quiero es que un hombre que trabaja de 9 a 5 gane más que el salario mínimo”, afirmó en referencia a su propuesta de subir el sueldo mínimo.

“Las decisiones que tomamos ahora determinarán si las ganancias económicas que estamos generando son amplias, si solamente van a algunos de arriba o si tenemos una economía en la que la clase media tiene más escalones en la escalera y si la gente corriente se está beneficiando del crecimiento”, subrayó.

La Fed reduce hasta 25.000 millones sus compras mensuales de deuda

Las nuevas cifras llegaron a las pocas horas de la reunión del comité de gobierno de la Reserva Federal y como se esperaba no trastocaron la hoja de ruta de la Fed, que volvió a reducir en 10.000 millones de dólares (7.400 millones de euros) -hasta un total de 25.000 millones- el alcance de sus compras mensuales de deuda. Desde 2008 la institución que preside Janet Yellen ha cuadruplicado su balance, hasta los 4.400 billones de dólares (3.200 millones de euros), mediante una serie de programas de compra.

Algunos analistas, sin embargo, especulan que el repunte económico podría avanzar la decisión sobre cuándo subir los tipos de interés, que rozan el 0% desde diciembre de 2008. Hasta ahora, el consenso es que, si no hay sorpresas positivas en el mercado laboral, los tipos no subirán hasta el próximo año.

La inflación, medida por el índice de precios en gastos de consumo, se situó en el 2,3% entre abril y junio, comparada con el 1,4% del primer trimestre. En su política monetaria, la Fed se fija un objetivo del 2%, con lo que el incremento en el segundo trimestre supone una señal positiva, aunque a su vez puede reavivar el continuo debate sobre si hay que subir antes los tipos de interés ante el temor de una posible espiral inflacionista. En el comunicado posterior a la reunión el organismo con sede en Washington subraya que la “probabilidad de una inflación persistentemente por debajo del 2% se ha reducido en algo”.