Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El IPC cae un 0,3% en julio y vuelve a tasas negativas

Se explica por la estabilidad del precio de alimentos y gasolina frente a las subidas de 2013

El INE incide también en que en la caída influye la bajada del coste de la energía eléctrica

Ampliar foto
Precios de los alimentos en el mercado central de Valencia.

La evolución de los precios del consumo es uno de los muchos contrapuntos (como el elevado desempleo o la deuda acumulada por empresas, familias y Administraciones Públicas) a los indicios de que la recuperación se fortalece. Por tercera vez en los últimos diez meses, el IPC refleja tasas negativas, un -0,3% en julio, según el avance publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística. Es una prueba de que la devaluación salarial y el paro sigue haciendo mella en las decisiones de gasto de la mayoría de bienes y servicios de consumo diario.

Si el dato se confirma dentro de dos semanas será el mayor retroceso de los precios de consumo desde 2009, cuando la Gran Recesión empujó el IPC al -1% y disparó los temores a un proceso de deflación. Los expertos daban por hecho que la tasa anual volvería a territorio negativo en verano, tras quedarse en el 0,1% en junio, pero el dato avanzado por el INE ha vuelto a desbordar sus expectativas.

Fuente: INE y Eurostat.

En la escueta nota que acompaña el avance mensual, el INE explica la reducción, principalmente, por la estabilidad de los precios de los carburantes y lubricantes y los alimentos y bebidas no alcohólicas frente a las subidas experimentadas en 2013. Y también incide en la influencia de la bajada de los precios de la energía eléctrica. En junio, la agencia estadística ya reflejó el impacto del dinero devuelto por las eléctricas a los consumidores por la cantidad facturada en exceso en los seis primeros meses, por lo que el descenso puede deberse a la comparación con julio de 2013, cuando la factura subió un 1,2% para la mayoría de los hogares.

Además, el IPC armonizado (IPCA) -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro- tuvo también una tasa anual negativa en julio del 0,3%. Para conocer el dato adelantado de la zona euro habrá que esperar unos días, pero todo apunta a que el diferencial (en junio, los precios subieron un 0,5% para el conjunto de los Dieciocho) se habría ampliado.