Selecciona Edición
Iniciar sesión

El precio del aceite de oliva en origen sube un 20% ante una cosecha corta

La distribución ha iniciado la repercusión de los precios al consumidor

Planta embotelladora de aceite de Ybarra, en Sevilla.

No falta aceite. Pero, el sector juega para el futuro y los precios del producto en origen han experimentado en las últimas fechas una subida superior al 20% ante las previsiones de una próxima cosecha a la baja. La falta de lluvias en primavera ha provocado una caída de la cosecha de entre 800.000 y 900.000 toneladas, un 50% por debajo de la cosecha pasada.

Según los datos manejados por los operadores, los precios de un aceite lampante o aceite de oliva de menor calidad, han pasado de una media de 1,65 euros kilo en toda la campaña a cifras ligeramente por encima de los dos euros, mientras para un aceite virgen el precio superó los 2,20 euros kilo.

Desde la producción, Agustín Rodríguez, responsable del sector olivarero de UPA en Andalucía, habla de recuperación de cotizaciones frente a los precios ruinosos soportados en el pasado.

El aceite de oliva de menor calidad ha pasado de una media de 1,65 euros kilo a más de dos  euros

Este fuerte incremento ha cogido por sorpresa a algunos industriales, mientras la gran distribución ha iniciado la repercusión del precio en los precios de venta al consumidor final.

La campaña pasada, la producción de aceite de oliva alcanzó una cifra récord de 1.773.000 toneladas. Este volumen supuso una estabilización de los precios a la baja que dio lugar a un fuerte incremento de la demanda. Las ventas en el mercado interior crecieron un 18% hasta las 48.000 toneladas mensuales. Por su parte, las exportaciones se elevaron un 54%. A este ritmo, la exportación llegaría a la cifra histórica del millón de toneladas.

A principios de junio, las existencias totales se situaban en 1.015.000 toneladas. Si se mantuviera el actual ritmo de ventas, sobre todo en los mercados exteriores, las existencias de campaña en octubre ascenderían solo a menos de 300.000 toneladas. Sin embargo, con la actual subida de los precios, en medios agrarios se considera que se podría producir un recorte en las ventas, especialmente en el mercado exterior.

Ante la próxima campaña, las previsiones de cosecha se hallan a la baja por la falta de lluvias en primavera que afectó a la floración, aunque más de una tercera parte del cultivo ya dispone de posibilidades de riego.