Nicaragua presenta un canal con ruta pero sin estudios de viabilidad

El empresario chino Wang Jin presentó el proyecto sin especificar de dónde saldrán los 50.000 millones necesarios para su viabilidad

Daniel Ortega y Wang Jing. EFE

El empresario chino Wang Jing aterrizó el sábado en Managua para anunciar la ruta que recorrería el que ha sido el gran sueño de Nicaragua: un Canal Interoceánico que una al Pacífico y Caribe de este país centroamericano. El chino, como lo llaman los nicaragüenses, participó en un espectáculo mediático organizado por la primera dama del país, Rosario Murillo, con el que el presidente Daniel Ortega pretendía convencer a una sociedad expectante de que él es el encargado de llevar al país a través de un nuevo camino de desarrollo gracias a los beneficios que generaría el llamado Gran Canal. “Será la construcción más grande de la humanidad. Es el canal madre de todo el pueblo”, dijo Wang Jing, sin especificar de dónde saldrán los 50.000 millones de dólares que costaría la obra ni presentar los estudios técnicos y de impacto ambiental que demuestren la viabilidad económica del faraónico proyecto.

La visita de Wang Jing a Nicaragua ha dejado un país cargado de preguntas. Se esperaba que el empresario de Hong Kong presentara los estudios de impacto ambiental que por meses han preparado reconocidas empresas como la británica Environmental Resources Management (ERM), cuyos expertos han explorado varias zonas del país. Este es uno de los temas que más discusión ha desatado, principalmente entre la comunidad científica nicaragüense, al ser el de Nicaragua un ecosistema muy vulnerable. De hecho, la ruta elegida atraviesa el Gran Lago de Nicaragua, o Lago Cocibolca, de más de 8.000 kilómetros cuadrados, una de las mayores reservas de agua dulce de Centroamérica y hogar de variada fauna y flora.

La ruta canalera nace en el pequeñísimo poblado de Brito, frente a las costas de Pacífico sur de Nicaragua, atraviesa el Gran Lago en un recorrido de 105 kilómetros y desemboca en Punta Gorda, al sur de la bahía de la ciudad de Bluefields, en el Caribe nicaragüense. El total de recorrido es de 278 kilómetros y afectará 277 poblados. Esta ruta fue presentada por Don Yunsong, ingeniero de la empresa HKND Group, propiedad de Wang Jing y la concesionaria a la que la Asamblea Nacional de Nicaragua entregó los derechos de construcción y administración de la obra, por 50 años prorrogables por 50 más.

La ruta elegida atraviesa el Gran Lago de Nicaragua, o Lago Cocibolca, de más de 8.000 kilómetros cuadrados

“Esperábamos la evaluación de impacto ambiental como se había prometido y no llegó. Esa evaluación sigue estando pendiente y es la que quisiéramos que se hiciera con la participación de la población, para que esto sea un proyecto nacional y que todos nos sintamos tranquilos a la hora que se tome una decisión”, dijo Victor Campos, subdirector del Centro Humboldt. “El hecho de que el promotor del proyecto haya llegado a una conclusión de cuál es la ruta preferida no quiere decir que el trabajo haya terminado. Esta es la ruta que minimiza los riesgos ambientales y sociales, pero todavía hay que hacer un trabajo detallado para poder establecer la viabilidad ambiental y social de esta iniciativa”, dijo dijo Alberto Vega, representante de ERM.

Wan Jing llegó al país cargado de promesas. Además del canal de 250 metros de ancho, de entre 27 a 30 metros de profundidad, el proyecto incluye una zona de libre comercio de 35 kilómetros cuadrados, varios complejos turísticos, incluido uno que abarcaría varias de las mejores playas del Pacífico de Nicaragua, con una capacidad de 2.200 camas; aeropuertos, carreteras, dos puertos puertos y plantas procesadoras de materiales como cemento y acero. El proyecto generaría, según el equipo de Wan Jing, 200.000 empleos en Nicaragua.