Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo Gotham City acertó

La misteriosa consultora destapó el escándalo en un informe demoledor. Las tradicionales firmas de análisis recomendaban comprar el valor

Los inversores tendrán a partir de ahora siempre un ojo en cualquier análisis que publique Gotham City Research. Con su peculiar estilo, que no se caracteriza por tener pelos en la lengua, ha demostrado tener mejor información (o ser más honesto al manejarla) que la mayoría de firmas de análisis que hasta hoy mismo siguen recomendando el valor de Gowex. Su informe, de 93 páginas, comenzaba con tres conclusiones demoledoras: el 90% de sus ventas son falsas; las acciones de Gowex tienen valor cero; y sus títulos serán suspendidos como lo fueron los de Pescanova. Al menos en las dos últimas ha acertado ya de pleno.

Su informe, muy gráfico, mezcla deducciones atrevidas y hasta anecdóticas con argumentos de peso. Entre las primeras, por ejemplo, señala que no es de extrañar que la firma engañara a sus accionistas porque la responsable de relaciones con inversores de la firma es la mujer del ya exconsejero delegado, Jenaro García. De éste hace un perfil muy negativo, recordando que fue consejero de Advanced Refractive Technologies, una compañía cuyas acciones cayeron hasta un centavo y que fueron suspendidas por el regulador estadounidense (SEC).

También apunta como prueba que los gastos de auditoría eran de unos 50.000 euros de media en los tres últimos años, muy por debajo de otras empresas con el nivel de facturación de Gowex, que pagan entre 10 y 20 veces más.

Luego, el análisis se pone más serio. Se pregunta cómo es posible que la compañía española anuncie ejercicio tras ejercicio crecimientos de sus ingresos y rentabilidades de dos dígitos en un negocio como el del wifi gratis que tiene escaso margen, porque los principales clientes son públicos. Esas cifras difieren de los discretos resultados de las otras compañías del sector como Boingo, iPass y Towerstream, la mayor parte de ellas en pérdidas.

Para explicar esta anomalía, Gotham indica que "el mayor cliente de Gowex es, realmente, la propia Gowex", a través de sociedades interpuestas creadas por García, y prueba que ninguna de las grandes operadoras (como las españolas Telefónica, Colt, Jazztel u Orange) tienen ninguna relación comercial con Gowex.

También acusa a la firma de wifi de hinchar la cifra de sus contratos, como el que comunicó con la ciudad de Nueva York por 7,5 millones de dólares, cuando en realidad no sobrepasa los 200.000 dólares. De hecho, la ciudad de Minneapolis anunció el mayor acuerdo de despliegue de wifi gratuito en EE UU y declaró que el contrato con otra firma ascendía a 150.000 dólares al año durante 10 ejercicios

Gotham también duda del despliegue de red que dice tener Gowex, con 100.000 postes de conexión (hotspot) en todo el mundo cuando, en realidad, apenas alcanza los 5.000. Además, la mitad de estos puntos son compartidos con otras compañías y muchos ofrecen mala cobertura, lo que no ayuda a justificar la rentabilidad de los mismos.

Asimismo, el informe declara imposibles los ingresos declarados por Gowex de su actividad publicitaria, a la luz de los que obtienen otras empresas del sector que están instaladas en mejores ubicaciones como aeropuertos.

Aunque Gotham se esconda bajo una opacidad casi extrema (nadie sabe quién realmente está detrás ni sus movimientos en el mercado), su actuación en el caso de Gowex deja en muy mal lugar a las firmas de análisis tradicionales, muchas respaldadas por bancos de negocios, Aún con el escándalo desatado, el 66% de esas firmas seguía recomendando comprar acciones de Gowex y el resto mantenerlas en la cartera, Ninguna apostaba por la venta, según la base de datos de Bloomberg.

La que ha tenido una actuación más dudosa es JB Capital Market, blanco de las iras de Gotham. El jueves, con la cotización suspendida, aún seguía defendiendo el valor y tachando de falsas las acusaciones de Gotham. "Somos una firma seria. No hablamos con la prensa", señaló un analista a este diario.