El presidente de Gowex admite en los juzgados haber falseado las cuentas

El fundador de la empresa de wi-fi, que ha solicitado el concurso de acreedores, dimite

Jenaro García, en su cuenta de Twitter: "Pido perdón a todos. Lo siento de todo corazón"

Jenaro García, en el estreno de Gowex en el MAB. EFE

Hace menos de una semana, Gowex era el ejemplo de la innovación española y su presidente, Jenaro García Martín, el modelo de emprendedor a imitar. La firma se dedicaba a instalar zonas de conexión wifi gratuitas en espacios públicos como calles, estaciones o quioscos. Su negocio crecía exponencialmente año tras año, al menos sobre el papel, a la par que se disparaba su cotización en Bolsa, donde el pasado lunes valía 1.400 millones de euros. Hoy, probablemente, no vale nada. Y es que todo ha resultado ser un inmenso pufo, según confesó ayer el propio García, que admitió en los juzgados haber falsificado las cuentas de, al menos, los últimos cuatro años para hinchar los resultados.

La explosión de la burbuja de Gowex deja atrapados, en primer lugar, a cientos de inversores que compraron títulos de la tecnológica. Las acciones ya perdieron la semana pasada el 60% de su valor antes de ser suspendida la cotización. Y perderán seguramente el resto de su inversión, porque la empresa ya ha solicitado el concurso de acreedores al admitir que no puede hacer frente a sus deudas.

Precisamente, los acreedores son los siguientes perjudicados. La empresa reconoció en sus últimas cuentas de 2013 que su deuda financiera ascendía a 29,8 millones, justo el doble que a finales de 2012. Los mayores préstamos, por 8,92 millones, son con dinero que procede del Instituto Oficial de Crédito (ICO), tras haberse casi duplicado el saldo acreedor el pasado ejercicio, aunque el banco público ha aclarado que no asumió ningún riesgo con la firma, ya que la línea de crédito fue concedida a diversos bancos privados (que no especificó) que, a su vez se lo prestaron a Gowex, por lo que tendrán que ser estas entidades financieras las que asuman el agujero, según señaló un portavoz del ICO a este diario, informa Íñigo de Barrón.

También figuran como acreedores el Ministerio de Industria, que concedió préstamos blandos por 4,8 millones; el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Fondo Europeo de Inversiones, con sendos préstamos de tres millones cada uno, y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), dependiente del Ministerio de Economía, con un préstamo de 420.000 euros. A esa lista hay que sumar los proveedores comerciales.

El fundador se enfrenta a varios cargos penales, como estafa

La Comunidad de Madrid tenía suscrito un contrato con Gowex para el suministro de Internet a través de wi-fi en los trenes de metro. El Ayuntamiento de la capital adjudicó otro a la firma de Jenaro García para que la red de autobuses municipales tuvieran acceso a Internet. Ambas administraciones tienen previsto pedir hoy explicaciones a los responsables de Gowex para ver como pueden romper el contrato en caso de que no se pueda mantener el servicio.

Queda por dilucidar la asunción de responsabilidades. La más obvia es la del propio Jenaro García que, tras reconocer, primero el sábado ante el consejo de administración de Gowex, y ayer, en los juzgados, que había "falseado" las cuentas de los últimos cuatro años se enfrentará a varios cargos, entre ellos, falsedad documental y estafa.

El responsable de la firma de wifi ha pedido el concurso de acreedores

"Realizada mi confesión voluntaria en los juzgados. Estoy dispuesto a asumir las consecuencias y colaborar con la justicia. Encaro las cosas", colgaba ayer en su cuenta de Twitter el expresidente de Gowex, puesto que presentó su dimisión en el consejo celebrado el sábado. Aunque en esa reunión asumiera que las cuentas "de al menos los últimos cuatro años no reflejan su imagen fiel" y se atribuyera "la autoría de esa falsedad", la responsabilidad penal puede hacerse extensiva a otros administradores de la sociedad. También queda en mal lugar la actuación de M&A, la firma que auditó las cuentas en los últimos años y que es casi desconocida entre las grandes empresas.

El viernes un grupo de inversores denunció ante la Fiscalía General del Estado a Jenaro García, al auditor, a E&Y y a BME.

Tampoco quedan en buen lugar los reguladores y su credibilidad para controlar este tipo de firmas. El más tocado es el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde cotiza Gowex desde 2010, junto con otras firmas tecnológicas. Su consejo decidió suspender la cotización y pedir explicaciones a los directivos dos días después de que se desatara el escándalo, y cuando los títulos ya habían perdido el 60% del valor. No es la primera vez que le ocurre. También mantiene suspendida desde febrero la cotización de Zinkia (creador de Pocoyó) y Bodaclick, tras haber perdido los inversores decenas de millones de euros. Este mercado se creó con el fin de permitir que consiguieran liquidez empresas de innovación que tienen difícil financiarse en los mercados por lo que se relajaron las normas para la salida a Bolsa. En fuentes de los reguladores, se indicó que durante este fin de semana se han reunido responsables del organismo para plantearse endurecer los controles sobre este tipo de firmas.

El ICO precisa que su riesgo fue asumido por los bancos privados

Y es que en Gowex fallaron todos los controles oficiales. La firma hubiera seguido vendiendo humo y aumentando la burbuja de no ser por Gotham City Research, una misteriosa firma de análisis que dio a conocer el pasado martes un demoledor informe en el que acusaba a Gowex de inflar sus resultados y auguraba que sería la próxima Pescanova, la empresa alimentaria que este año entró en concurso de acreedores tras falsear también sus cuentas. El documento Let's Gowex: Pescanova Charade afirmaba que la facturación de la empresa era un 90% inferior a lo declarado, que hinchaba los contratos y que el principal cliente de Gowex eran sociedades instrumentales creadas por Jenaro García, entre otras acusaciones.

En lugar de refutar las acusaciones, Gowex se dedicó (hasta ayer) a descalificar el informe como "difamatorio" y lo atribuyó a la intención de esta firma de enriquecerse apostando por la caída del valor, ya que también actúa como inversor con operaciones especulativas a corto plazo. De hecho, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha abierto una investigación pero no sobre Gowex, sino sobre Gotham por si hubiera intentado manipular el mercado en beneficio propio. Si lo ha hecho, manejaba mejor información que los reguladores oficiales. De no haber sido por ese informe de Gotham, la ciudad del héroe de cómic Batman, Gowex seguiría recibiendo galardones mientras sus accionistas y acreedores se arruinaban.

Más información