La creación de empleo se reactiva

Por primera vez desde que comenzó la crisis, en 2014 se van a crear más puestos de trabajo de los que se destruyen y la tasa de paro retrocederá unos dos puntos

Un camarero trabaja en una terraza de Málaga.

Esperanza. Eso es lo que arrojan los últimos registros de paro del mes de junio. Animado por los contratos temporales de la campaña de verano, el desempleo se reduce y ya lleva cinco meses de descensos consecutivos, además de haber marcado el mejor junio de la serie estadística. Noticias optimistas en una España donde la falta de trabajo es el problema más acuciante de la sociedad, con 4,4 millones de personas en paro (5,9 millones si se considera la encuesta de población activa del primer trimestre).

“Es muy positivo que el paro haya bajado en más de 122.000 personas en junio, después de tantos meses de crisis. El punto de inflexión de la destrucción de empleo se ha producido ya. Vamos a ver si somos capaces de mantener a lo largo del año la creación de puestos de trabajo, que lleva 11 meses consecutivos produciéndose, y generamos empleo neto en 2014”, señala Juan Rosell, presidente de la patronal CEOE.

ampliar foto
Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social,Banco de España e INE.

Aunque la cautela impera, después de caer, levantarse y volver a caer en recesión, la economía española goza ahora de unas perspectivas mucho más alentadoras que hace seis meses. “Se están superando claramente las expectativas de los analistas. Hay un crecimiento del PIB sostenido que se traduce en creación de empleo. Creo que vamos a superar a final de año el 1,5% de crecimiento económico y, con ello, 2014 será el primer ejercicio desde que comenzó la crisis en que se cree empleo neto”, sostiene Sandalio Gómez, profesor de IESE Business School. El Sistema Nacional de Garantía Juvenil aprobado el viernes por el Gobierno ayudará en esta dirección, añade.

La campaña

de verano elevará

al menos un 10%

la contratación

Las cosas han cambiado, como muestran las estimaciones de los principales centros de análisis económico. Si el pasado septiembre las 19 fuentes que sirven para elaborar el panel de previsiones de la Fundación de las Cajas de Ahorros Confederadas (Funcas) situaban el paro en el 26,5% de la población activa en 2014, lastrado todavía por la destrucción de empleo; en enero el consenso del mercado se establecía en el 26,4%, pero entonces ya ni se creaba ni se destruía empleo; y en mayo de este año las estimaciones hablan de creación de puestos de trabajo y corrigen la tasa de paro al 25% a finales de año. Con sólo ocho meses de diferencia.

“El mercado laboral empezó a recuperarse en el último trimestre de 2013 y el empleo está despegando a un ritmo de crecimiento elevado, del 3%, sobre todo como consecuencia del aumento de los contratos a tiempo parcial”, explica Ángel Laborda, director de coyuntura de Funcas, que acaba de revisar a la baja las previsiones de paro, hasta el 24,5% y prevé la creación de unos 90.000 puestos de trabajo este año. Una revisión que se justifica por la creciente confianza que se está instalando en la economía española y “por la fuerza del ciclo”. “A lo largo del año, el desempleo se habrá reducido en dos puntos en tasa desestacionalizada”, indica. Laborda pronostica que entre 2014 y 2015 habrá un millón de desempleados menos, aunque la artífice de este descenso será la disminución de la población activa en edad de trabajar en sus dos terceras partes, en tanto que el tercio restante serán los contratos creados.

“Hemos alcanzado un punto de inflexión en el que es muy posible que la destrucción de empleo haya llegado a su fin, como muestran las afiliaciones a la Seguridad Social, que han crecido de forma importante en mayo y junio”, apoya Sara de la Rica, catedrática de Economía de la Universidad del País Vasco y artífice del Observatorio Laboral de la Fundación de Economía Aplicada (Fedea), que espera que 2014 sea notablemente mejor que 2013 para el mercado laboral.

De momento, los datos lo avalan, y la cara que presenta la campaña estival, también. Con el turismo en máximos y el consumo aumentando, las empresas tienen que reforzar sus plantillas para hacer frente a la temporada. La firma de trabajo temporal Randstad espera que este verano se creen 570.000 contratos, la cifra más elevada de los últimos siete ejercicios, un 5% por encima de 2008 y de 2013, aunque el buen comportamiento del mes de junio puede superar estos datos, aprecia. De hecho, Enrique Sánchez, presidente de Adecco, habla de un aumento del 15% en la contratación estival, que se colocará por encima de 600.000 contratos. “Notamos un tirón importante de la contratación temporal en sectores como la hostelería, comercio, transporte, logística; los servicios en general”, indica.

La compañías que ofrecen contratos

Automoción, transporte, industria y todas las actividades relacionadas con la exportación van a ser las que tiren del empleo de aquí a finales de año, pronostica Enrique Sánchez, presidente de Adecco. Se añadirán a la hostelería, el comercio, la distribución y la logística durante y después del verano, añade Luis Pérez, directivo de Randstad. Algo que también está previsto que ocurra en el negocio de la consultoría, que generará más puestos de trabajo que en ejercicios anteriores.

El perfil más demandado va a ser el del profesional joven, el de menores sueldos. Esos serán los fichajes que realicen empresas como BASF o Indra, que prevé contratar a 700 titulados en 2014 (170 de ellos no universitarios). Una cifra similar a la que aspiran Nestlé o EY, que incorporará a profesionales de mayor experiencia también.

Los jóvenes son igualmente los destinatarios del programa Becarios 3000, de BBVA, que nace para impulsar la contratación de este colectivo, como el proyecto Yo soy empleo se dirige especialmente a emprendedores y ha creado 7.000 empleos.

UGT espera que el sector del automóvil genere 2.000 puestos de trabajo netos en 2014. En lo que va de año, Ford y Renault son los principales reclutadores, con 1.200 y 500 personas, respectivamente. Pero también la industria auxiliar va a contratar. Es el caso de Grupo Antolín, que incorporará a unos 600 empleados, 150 de ellos en España, según explica su director corporativo de recursos humanos, Javier Blanco. Será en Valencia donde necesite personal por la apertura de un nuevo centro. Sobre todo, técnicos para sus plantas y talleres e ingenieros.

La consultora Eurovendex, especializada en el sector comercial, tiene previsto contratar a 1.500 personas de aquí a final de año. En general, se trata de promotores, reponedores y comerciales con sueldos anuales de 11.000 a 14.000 euros; y un 15% serán mandos intermedios. La mayoría de los contratos que ofrece son de obra.

Temporales son también en general los puestos que ofrece Meliá Hotels International este verano. Serán aproximadamente 1.800.

La cadena de centros odontológicos Dentix está en expansión. Sus clínicas necesitarán unos 1.000 profesionales durante este año.

El grupo Adecco quiere incorporar a más de 600 personas en Eurocen, filial especializada en logística; la mayoría, contratados por obra y eventuales. Son preparadores y manipuladores de pedidos cuyo sueldo parte de 12.000 euros. Y medio centenar de mandos intermedios, con salarios más altos. Y a otras 200 personas en su call center, Extel crm. Teleoperadores, supervisores, coordinadores y formadores con retribuciones desde 13.000 euros.

Mahou-San Miguel afronta su crecimiento internacional con un centenar de trabajadores contratados el año pasado y otro previsto para este. “El 96% son contratos indefinidos y con sueldos por encima de mercado”, indica su director de recursos humanos, Jesús Domingo. La empresa necesita industriales y comerciales.

L’Oréal España busca titulados superiores. En 2014 reclutará a unas 70 personas, la misma cantidad que prevé para el año próximo.

En los próximos seis u ocho meses, SegurCaixa Adeslas tiene prevista la incorporación de 135 personas para desempeñar tareas administrativas y comerciales. Ofrece contratos indefinidos.

El presidente de Adecco confía en que 2014 se cierre con la primera bajada del paro desde 2008 y el primer crecimiento del empleo, pero recuerda, no obstante, que España sigue duplicando de largo la tasa media de desempleo europea y hay cerca de dos millones de hogares en los que no entran ingresos de ningún tipo.

En el primer semestre del año, todos los sectores han mejorado, salvo la agricultura, con 33.000 afiliados a la Seguridad Social menos que a finales de 2013. Servicios gana más de 300.000 afiliados; construcción, cerca de 25.000, e industria, más de 20.000. “Es verdad que los últimos datos de afiliación arrojan una mejoría, pero estamos cambiando empleo indefinido por empleo a tiempo parcial. Los contratos de jornada completa han retrocedido más de un 20% desde 2008 y los de tiempo parcial han aumentado más del 15%”, afirma Toni Ferrer, secretario de acción sindical de UGT. “Pasa algo parecido con la temporalidad”, continúa, “que ya alcanza el 92,74% de los contratos. La vía que se ha elegido para salir de la crisis es la precariedad laboral”.

En la misma línea, el secretario confederal de acción sindical de CC OO, Ramón Górriz, cree que mientras la recuperación económica no llegue a la gente, no será tal recuperación. A su juicio, hay que relativizar el descenso del paro, lo mismo que los datos de afiliación a la Seguridad Social, puesto que tienen que ver con la contratación de temporada, con la hostelería y el turismo, en tanto que no se aprecia apenas mejora en la industria. Además, indica, tras la reforma laboral, estos avances se están consiguiendo por el camino de la desigualdad, a través de los contratos precarios.

“Entre 2009 y 2013 se han hecho 73 millones de contratos, una barbaridad, y en el último mes solo el 7% son indefinidos. Actualmente, y eso es un dato histórico, los contratos indefinidos de los asalariados españoles están por debajo del 50%, son el 49,5% del total. Lo que nos muestra una sociedad desigual y cada vez más precaria. Hoy la salida de la crisis se realiza a través del contrato a tiempo parcial, por el que se trabajan el doble de las horas contratadas y se acentúa la brecha de la desigualdad”. “Es un contrato que no quieren el 62% de quienes lo tienen y con el que no puede vivir nadie”, apoya Ferrer.

Claro que no son pocos los expertos que opinan que es mejor no tener el contrato ideal, pero tener contrato. Precisamente es la justificación del Gobierno. Los contratos a tiempo parcial suman en junio el 43% de los indefinidos firmados. “Es normal que se genere mucho empleo a tiempo parcial en la primera fase de la recuperación, tras los incentivos de la reforma laboral. Hay una flexibilidad total de su uso”, dice Laborda, para quien el tipo de trabajo irá mejorando a medida que se intensifique la recuperación, “en los últimos meses notamos que crecen más los contratos indefinidos que los temporales; pero todavía nos queda mucho tiempo de trabajo precario”, añade.

Según Sandalio Gómez, los contratos a tiempo parcial deberían promoverse aún más, hasta llegar a representar, como ocurre en el resto de Europa, el 20% del total, es decir, unos cuatro puntos porcentuales más. Lo mismo que los contratos de formación y prácticas para jóvenes. Algo que se prevé mediante la garantía juvenil aprobada el viernes por el Gobierno, que introduce reducciones en la cuota a la Seguridad Social y otras bonificaciones (sobre todo a la contratación de menores de 25 años con carácter indeficido), unas medidas que Gómez considera positivas, como todo aquello que intente reducir el desempleo juvenil, pero insuficientes. “Sin voluntad de las partes, de los empresarios y los sindicatos, será difícil lograr los objetivos que se persiguen”, explica.

El profesor cree que la sociedad necesita un gesto de apoyo, “las empresas tienen que mojarse para poder resolver el problema del paro con mayor celeridad. Deberían comprometerse con los desempleados, por ejemplo imponiéndose generar un porcentaje pequeño de puestos de trabajo, del 1% o 2% de su plantilla, destinados a parados mayores de 45 años y jóvenes”, afirma Gómez.

Una propuesta que a lo mejor en otros países sería factible. Mientras que en España, la opción elegida por el Gobierno, según los responsables sindicales consultados, es que se convierta en un país de mano de obra barata. Lo que, desde luego, no augura nada bueno. Górriz cree que el plan diseñado por Mariano Rajoy para el mercado de trabajo no aporta nada nuevo, pues no lleva recursos económicos aparejados. “Tenemos que hacer un acuerdo serio. Un compromiso real con el empleo de toda la sociedad”, asegura el representante de CC OO en la creencia de que invirtiendo un 10% del PIB se crearían 11 millones de empleos en 10 años.

Se prevé la creación de 90.000 empleos este año

Y esa es una opinión compartida por casi todos los expertos. “Si España no apuesta por la innovación y la inversión en I+D que impulse la actividad industrial competitiva y los servicios de alto valor añadido, entonces el país se especializará en actividades de baja cualificación que generarán, sin duda, sobre todo empleo precario. Podemos consolidarnos perfectamente como un país low cost en términos laborales porque las señales de apuesta por la I+D no se ven por ningún sitio”, asegura Sara de la Rica, preocupada por los 3,5 millones de parados de más de 45 años y difícilmente empleables y por casi un millón de jóvenes sin apenas formación, a quienes no cree que ayude demasiado la garantía juvenil del Gobierno porque su presupuesto es limitado, el soporte informático insuficiente, nace sin incentivos a las empresas para que incluyan sus ofertas en el portal y se necesita personal cualificado para encajar ofertas y demandas y trazar itinerarios formativos.

Porque no sólo los contratos han evolucionado hacia la precariedad. También lo han hecho los salarios, que han cedido el 10% durante la crisis para aquellas personas que han mantenido su puesto de trabajo, indica la catedrática de la Universidad del País Vasco. Las que fueron despedidas y volvieron a acceder a un contrato han visto devaluados sus sueldos hasta el 30%. Toca empezar a subir los sueldos para que los empleados recuperan el poder de compra perdido al menos. Esa es la reclamación de CC OO y UGT, que pretenden empezar a negociarla. De hecho, indica Górriz, algunos sectores, como el de la hostelería en Baleares, comienzan a marcar la senda en este camino.

También en el sector del automóvil se atisban los primeros aumentos salariales de esta crisis. Pequeños, pero son muchas las empresas que piensan abandonar la contención salarial. “Ahora que viene una buena época”, explica el director de recursos humanos de Grupo Antolín, Javier Blanco, “abordaremos subidas salariales razonables”.

“Cuando se recuperan los beneficios empresariales, los sueldos tienen que recuperarse. Las compañías deben elevar inmediatamente la retribución de sus empleados”, reclama Enrique Sánchez. Laborda, sin embargo, cree que la contención salarial continuará por algún tiempo, dado el poder de los empresarios. Estos, por boca de Juan Rosell, dicen: “Estamos convencidos de que vendrán salarios más altos”. Eso sí, no aclaran cuándo. Pero por algo se empieza.