Selecciona Edición
Iniciar sesión

El presidente de Damm: “Pescanova ha sido una puñetera estafa”

Carceller da por hecho que no recuperará los 40 millones invertidos en el grupo gallego

La compañía ganó 70 millones en 2013, un 14,6% menos, y quiere facturar 1.000 millones este año

Demetrio Carceller, en una junta de accionistas.

El presidente de Damm, Demetrio Carceller, ha sostenido este lunes que su inversión en Pescanova, firma en la que invirtió 40 millones de euros y que quería reflotar, ha sido una "puñetera estafa". "Ha sido una puñetera estafa. Nos han estafado 40 millones de euros. De Pescanova no vamos a comer, nos han comido 40 millones, nos han metido la mano en la cartera", ha asegurado Carceller en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas en la que ha querido pasar página sobre la cuestión y subrayar que la empresa quiere centrarse en la internacionalización.

Pese a la voluntad de dar la crisis por cerrada, el presidente de Damm se ha mostrado frustrado tras el esfuerzo invertido por reflotar la marca gallega y, pese a que ha iniciado un proceso judicial, no prevé recuperar los 40 millones: "Si vuelvo a repetir otra de éstas, mal", ha sentenciado. "Pensábamos que la compañía tenía una oportunidad. Los trabajadores han sido de 10", ha señalado, y ha indicado que todavía les queda una participación accionarial en Pescanova, si bien está provisionada a cero. "Es un tema pasado completamente. Se acabó. Ni una lágrima más por Pescanova", ha aseverado Carceller, que también ha deseado lo mejor a la firma gallega para el futuro.

El grupo cervecero cerró 2013 con unos ingresos de 909 millones de euros, mientras que el beneficio neto alcanzó los 70 millones de euros, un 14,6% menos en comparación con los 82 millones de ganancias del año anterior precisamente a causa de la provisión por Pescanova, de 40 millones. José Carceller y François Tesch, en representación de Damm y Luxempart, abandonaron en mayo el consejo de administración de Pescanova, tras tomar la banca acreedora el timón de la pesquera y ser aprobado el convenio para evitar su liquidación.

Sobre las previsiones para este ejercicio 2014 la compañía se ha fijado el objetivo de facturar mil millones de euros. Las cervezas del grupo Damm ocupan el tercer puesto del mercado español, con una cuota del 26%, tras Mahou-San Miguel y Cruzcampo Heineken. Los directores generales, Jorge Villavecchia y Enric Crous, han destacado que el objetivo de la compañía es aumentar su presencia internacional, tras estar implantada en 85 países y conseguir que el 15% de la actividad proceda de fuera de España, un 18% más que en 2012.

La compañía, han subrayado, cerró el pasado ejercicio acuerdos con nuevos distribuidores en Canadá, con Moosehead, y en Rusia, con Moscow Brewing Company, para seguir avanzando en su proceso de internacionalización, y sus principales mercados son Reino Unido, donde cuenta con un equipo propio y las ventas se incrementaron un 41% el año pasado, y Estados Unidos, donde cuenta con 4.000 clientes activos. En Portugal, el año pasado fue el primero completo de actividad tras la incorporación de Cintra y el acuerdo de distribución con Sumol+Compal, y la fábrica de Santarem ya está plenamente operativa y alcanza una capacidad de producción de 1,5 millones de hectolitros para trabajar cerveza y refrescos.

Respecto a Cacaolat, la marca de batidos de chocolate cuya unidad productiva compraron hace dos años en pleno concurso de acreedores de la firma, que perteneció al conglomerado Rumasa, los directivos han celebrado que la "buena gestión" del nuevo equipo directivo ha permitido recuperar un 40% de la cuota de mercado. Con 25 millones de euros en ventas, el objetivo es, han afirmado, doblarlas hasta alcanzar los 50 millones.

Más información